30 de enero de 2008

Excmas. e Ilmas. Autoridades, Señoras y Señores, Queridos Amigos:

Hoy es el Día de La Rioja en Fitur.

Hoy, este prestigioso escaparate ferial celebra por todo lo alto la fiesta del vino. La fiesta de la cultura del vino y de sus placeres, con La Rioja como anfitriona, lo que nos llena de satisfacción a los riojanos por la posibilidad que se nos brinda de incrementar nuestra proyección exterior y de dar pasos en nuestra aspiración de convertirnos en el primer destino para los amantes del enoturismo.

Asumimos este alto honor con el orgullo y la seguridad de saber que no existe ningún otro lugar como La Rioja para disfrutar del turismo del vino. Con el orgullo y la seguridad de saber que elaboramos uno de los mejores y más festejados vinos del mundo. Vinos que son la esencia de nuestra identidad, porque nos remiten a un territorio, a unas gentes y a los frutos de una milenaria historia tejida en torno a nuestros vinos. Vinos de verdad, con nombre y apellidos, con Denominación de Origen. Vinos que dan nombre a La Rioja y a todo lo que La Rioja representa, porque decir vino es decir Rioja. Porque paladear nuestros vinos es paladear nuestra historia, nuestra cultura, nuestras fiestas y tradiciones. Porque probar nuestros vinos es enamorarse de nuestra tierra.

Hoy, en Madrid, en el recinto ferial de Fitur, los protagonistas son La Rioja y sus vinos. Y vamos a aprovechar esta extraordinaria ocasión para que se nos conozca todavía más, para que se hable de nosotros, para que se interesen por nosotros gentes de todo el mundo, con la certeza de que van a ver colmadas sus expectativas si deciden viajar a La Rioja.

Por eso, para ellas, abrimos de par en par las puertas de nuestra bodega, de nuestro stand, como una invitación para que se asomen a la tierra de los grandes vinos y comprueben, como un anticipo, la gama de atractivos que les aguardan y de los que van a poder disfrutar con los cinco sentidos.

Venimos a Madrid con nuestros vinos como estandarte. Esos vinos que nos han hecho universales y que han conseguido, por su calidad y por el universo que les rodea, que cada vez exista mayor interés por saber de nosotros y por visitarnos, como venimos comprobando durante ayer y hoy y como tendremos ocasión de ratificar hasta el próximo domingo en Fitur.

Nuestros vinos nos han convertido en una tierra de llegada, de encuentro y de disfrute. Con nuestra presencia en Fitur vamos a consolidar aun más esta realidad, indicando a los interesados la diversidad de caminos que existen para arribar a La Rioja y a sus vinos. Caminos como el de Santiago, al que, en Fitur, queremos rendir el homenaje que merece por su contribución a la configuración actual de La Rioja como tierra de vinos.

Y es que fue por la Ruta Jacobea por donde llegaron, de la mano de órdenes religiosas, nuevos métodos y técnicas que nos ayudaron a mejorar la elaboración de nuestros caldos. Y ha sido también el Camino de Santiago, sus peregrinos, los que nos han ayudado a extender su fama a todos los confines del planeta.

Existe otro camino que iguala en méritos al de Santiago. Es el que lleva al viajero a los monasterios de San Millán de la Cogolla, donde nació el español hace ya más de mil años y donde hoy se estudia y de divulga como un activo cultural de primerísima magnitud en Cilengua. Y otros adquieren apariencia de senda para conducir al visitante a nuestros bosques y pueblos, a nuestros yacimientos de huellas de dinosaurio, a la estación de esquí de Valdezcaray, a nuestras casas rurales, hoteles y restaurantes. A la huerta riojana y a nuestra suculenta gastronomía.

Son los unos y los otros caminos donde el paseante respira la siempre presente atmósfera del vino que todo lo impregna. Caminos que, tras llevar al viajero por diversos rumbos, confluyen en uno sólo que lo sumerge de lleno en los placeres más directamente vinculados al vino. Placeres como pasear entre viñedos o sobrevolarlos en globo, visitar y comer en una bodega, someterse a sesiones de vinoterapia, contemplar exposiciones etnográficas…

Es lo que se ha denominado el enoturismo, una vertiente turística donde La Rioja está alcanzando el lugar de privilegio que le corresponde. Y ello no sólo porque elaboramos los mejores vinos del mundo, sino porque hemos hecho del vino una de nuestras principales señas de identidad y uno de los más firmes argumentos para disfrutar de la vida.Por eso, hoy nos presentamos en Fitur seguros del atractivo que representamos. Por eso hoy en Fitur nos convertimos en adalides en la defensa del vino y de su cultura. Del vino de verdad, ése que es fruto de una tradición, de un saber hacer centenario, de unas gentes y de un trabajo artesanal que hace de él un vino inconfundible y único. Y en defensa también de una cultura que se desmoronaría si a los vinos como el riojano no se les depara, por parte de las Administraciones española y comunitaria, el respeto y la consideración que merecen y que se han ganado a lo largo de los siglos.

La Rioja no va a renunciar ni a sus vinos ni a su cultura. Nadie quiere que renunciemos. Así nos lo están reclamando estos días en Madrid.

El pasado martes, se nos concedía en Nueva York el galardón a la ‘Mejor región vitivinícola del año’. Hoy, Fitur nos reserva todo el protagonismo en esta fiesta del vino.

Sabemos que estamos haciendo las cosas bien y así vamos a seguir. No vamos a consentir ningún ataque al modelo de denominaciones que encarnamos ni a la cultura que de él brota. Durante la próxima celebración, en Logroño, del Foro Mundial del Vino nos vamos a reafirmar en nuestras ideas, vamos a apostar por defender la viticultura que tanto prestigio nos ha dado a lo largo de los siglos y que hoy nos permite presentarnos en Fitur con orgullo, con satisfacción y con alegría. Con la alegría de saber que somos el paraíso de los grandes vinos. Que somos una tierra con nombre de vino. Una tierra que hoy, cuando celebramos el Día de La Rioja en Fitur, invito a visitar a todos aquellos que quieran disfrutar de una experiencia única e inolvidable.Pero antes brindemos. Brindemos por La Rioja, por sus vinos y por su cultura. Brindemos por la vida y por sus placeres.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja