9 de junio de 2006

Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades,

Muy estimados galardonados con la Medalla de La Rioja,

Queridas riojanas y riojanos:

Los riojanos nos reunimos hoy en el monasterio de Yuso, en San Millán de la Cogolla. En este emblemático y universal lugar, cuna de la más útil creación de un pueblo, su lengua, que fue testigo, piedra fundacional y leal depositario de las ilusiones de todos los riojanos de otorgarse su propio Gobierno. Unas ilusiones que conjugaron la ambición de ser dueños de nuestro destino con la responsabilidad de trabajar para progresar, junto a los otros pueblos de España, en la construcción de una sociedad más próspera y solidaria. Unas ilusiones que renovamos, como hoy, cada nueve de junio.

Como signo de identidad riojana, el Día de La Rioja es, hoy, forma de expresión de fidelidad de la voluntad del pueblo riojano a su autogobierno y expresión de firmeza con los valores constitucionales que alumbraron el desarrollo autonómico. Hoy es un día para la reflexión y para la alegría, para el compromiso y para el reconocimiento. Un día en el que nos decimos y nos sentimos apasionadamente riojanos.

LA PASIÓN ES UN PRIVILEGIO

Es algo nunca dicho con mayor sentido y sentimiento en ningún otro lugar. La realidad de un sentimiento individual, a la vez que compartido. Un amor intenso de juventud por nuestros pueblos y comarcas, por nuestra Comunidad y por nuestra tierra. Un sentimiento de riojanos y españoles que, con ustedes, me alegro en compartir.

Y así lo ofrezco por entender que este sentimiento es todo un privilegio. Un privilegio económico y cultural; un privilegio que ha sido y que es impulso y compromiso de progreso y bienestar de todos los riojanos, que posibilita la solidaridad.

En este sentimiento radica la fuerza de La Rioja: en la pasión por ser, en la pasión en el hacer, en la suma de voluntades de miles de riojanos que aportan su trabajo para conseguir el objetivo común de hacer más Comunidad. Una Comunidad que hoy se presenta como la región con los niveles de empleo más altos de España y con los mejores índices de crecimiento económico.

Esta es La Rioja de la que hoy quiero hablar: la que toma su fuerza de la confianza en sí misma, la que tiene fe en sus posibilidades, la que se mantiene fiel a sus raíces y sus principios, La Rioja que es apasionada defensora de la libertad.

LA LIBERTAD ES UN ESTADO; NO ES UN FIN, ES EL CAMINO

Conmemorar el nacimiento de nuestra autonomía, festejar el día en que los riojanos comenzamos a regir de manera efectiva nuestro destino, es un buen momento para reafirmarnos en este valor, en el de la libertad, y, además, llenar de contenido éste y todos los Días de La Rioja.

Esta reflexión me hace distinguir las distintas formas de entender y ejercer el legítimo derecho al autogobierno, el ejercicio de las libertades individuales y el respeto a la pluralidad dentro de un proyecto en el que está incluida La Rioja, un proyecto que se llama España y que participa también de la construcción de una Europa unida.

La libertad la entendemos como la facultad de la persona -de un pueblo o de una región- para elegir. Por lo tanto, la libertad no es un fin, no caminamos hacia la libertad; la libertad es el camino. La libertad es un estado por el que no se es o no se está sometido a la voluntad o a las condiciones de otro. Y con rotundidad, porque la historia del desarrollo autonómico así lo confirma, tengo que decir que no puede entenderse la libertad sin igualdad.

REFLEXIÓN EN TORNO AL AUTOGOBIERNO

Hoy la realidad política española, su realidad autonómica, nos describe que hay formas de concebir el autogobierno como un instrumento a través del cual se pueden obtener y mantener beneficios y ventajas superiores a las de los demás. Y otras cuyos objetivos confesos van por un camino que poco tiene que ver con la idea de un proyecto común.

Ambas interpretaciones no responden -a mi juicio- a la forma de ser y de pensar de los riojanos.

Más allá de pretensiones políticas de obtener superiores ventajas económicas, institucionales o administrativas que otras Comunidades, yo creo en una Comunidad de La Rioja que persigue su progreso y su autogobierno sin pretender situarse por encima de nadie. No nos interesa la 'diferencia' fundamentada en la superioridad político-administrativa, sustrato de las demandas nacionalistas.

Esa forma de entender la 'diferencia' denota una visión de la Historia en la que el progreso se reserva de manera exclusiva para sus territorios. Y no es más que discriminación y, por tanto, refleja un dudoso carácter democrático.

Estoy convencido también de que somos mayoría los que, creyendo en un modelo de Estado moderno y eficaz, demandamos el reto de enriquecer el texto constitucional para evitar que los llamados derechos históricos se conviertan en justificaciones de una discriminación legalmente consagrada. ¿Quién duda del derecho del resto de las Comunidades Autónomas a situarse en un plano de igualdad respecto a las que se consideran históricas?

HACIA EL 25 ANIVERSARIO DEL ESTATUTO, REFORMAS ESTATUTARIAS

Aquí, en nuestra Comunidad, en La Rioja, hemos aprendido -año tras año- a entender con mayor hondura el significado de la palabra libertad, al igual que el significado de palabras como esfuerzo, trabajo, solidaridad...

Palabras todas ellas asociadas a nuestra propia Autonomía como individuos y como Comunidad; todas ellas vinculadas con España y referenciadas en un contexto europeo. Es la senda por la que estamos avanzando, la senda del progreso, que se traduce en calidad de vida de las riojanas y riojanos.

Sin querer profundizar en los procesos estatutarios de otras Comunidades de España, que tantos ríos de tinta están generando, recojo como Presidente de la Comunidad de La Rioja el sentir de las riojanas y riojanos para alzar la voz y defender la libertad de La Rioja, que es defender un autogobierno equiparable a cualquier otra Comunidad.

Quiero trasladar la serenidad del Gobierno de La Rioja de que confiamos en la Constitución y de que nunca vamos a sobrepasar los límites que ésta nos marca. Y quiero también expresar mi confianza en el trabajo de todos los partidos políticos y agentes sociales y económicos de La Rioja para, en el devenir político en el que nos hallamos, defender el valor de la igualdad y de la identidad riojana.

Desde hoy avanzamos ya hacia la celebración del 25 aniversario de nuestro Estatuto de Autonomía, de su ratificación por Ley Orgánica en 1982. Un Estatuto de Autonomía que, reformado en 1994 y 1999, nos vuelve a convocar en su reforma para su adecuación al devenir político-administrativo de la realidad española. Hagamos nuestro el lema de la Generación del 98 "Todo menos el conformismo" en la defensa de La Rioja de todos.

LOS FRUTOS DEL TRABAJO Y RETOS DE FUTURO

"Vivimos en un mundo -escribió Hanna Arendt- en el que la propia transformación de las cosas se ha convertido en algo tan obvio que corremos el riesgo de olvidar incluso qué es lo que ha cambiado".

Por eso, como cada nueve de junio, es bueno recordar las grandes transformaciones de La Rioja, fruto de la capacidad de autogobierno y cuya semilla fue el sentimiento de miles de riojanos alzados al unísono.

Por eso, cada nueve de junio, es bueno recordar los frutos del trabajo entre períodos y establecer nuevos retos de futuro. Y en este año debemos recordar los buenos resultados de ese esfuerzo colectivo y de la acción de gobierno que se sintetizan en:

· La generación constante de un empleo seguro, estable y de calidad, sobre la base del diálogo permanente con los agentes sociales y económicos de La Rioja;

· y la cohesión y la igualdad alcanzadas en La Rioja con las políticas sociales desarrolladas.

Pero una mejora constante de la calidad de vida de todos los riojanos exige avanzar en estos retos.

· Avanzar en la mejora de los servicios que se prestan a los riojanos;

· y avanzar también en la puesta en marcha de las actuaciones en infraestructuras que están en construcción para un mayor desarrollo y bienestar social de todos los riojanos.

LA PASIÓN ES SENTIMIENTO

La pasión es sentimiento, es actitud. Este sentimiento de riojanidad y carácter nos hace disfrutar de la vida y pone a nuestro alcance motivos para hacer las cosas; pone sabor a nuestras vidas. Quien venga a La Rioja comprobará cómo este sentimiento tiene la capacidad de mover el tiempo, el espacio y hasta la voluntad de las personas.

· Medallas de La Rioja 2006

Quien venga a La Rioja comprobará cómo este sentimiento de riojanidad es vida, es entusiasmo, es entrega, es poner en lo que hacemos nuestros cinco sentidos, es fuerza para superarse, es excelencia. Un sentimiento de riojanidad que todos los años reconocemos con la Medalla de La Rioja a los riojanos, instituciones y empresas que han mostrado mayor audacia y entrega en la lucha plural y libre de las personas, en el devenir de la libre competencia. Aquellos que con su esfuerzo son una luz que nos guía a todos para mejorar cada día.

Este año, el Consejo de Gobierno de La Rioja ha concedido este galardón, la máxima condecoración que puede otorgar, a la entidad financiera Ibercaja y a la empresa Autobuses Jiménez.

A la primera, por su extraordinaria aportación al desarrollo tanto económico como social y cultural de La Rioja desde que, hace 70 años, abriera su primera sucursal en Logroño, para lo que ha brindado su colaboración a la práctica totalidad de los colectivos y entidades riojanas en su labor de dinamización de nuestra tierra como una entidad que sentimos como propia.

Por otra parte, distinguiendo a Autobuses Jiménez, una empresa familiar con una trayectoria de 123 años que ha demostrado una gran fortaleza para seguir creciendo dentro y fuera de nuestra Comunidad Autónoma, volvemos a resaltar el papel de las empresas familiares riojanas, verdaderos motores económicos de nuestra tierra y generadores de puestos de trabajo y de bienestar social.

Quiero, por tanto, felicitar desde el afecto y la gratitud tanto a Ibercaja como a Autobuses Jiménez. Felicitarles en mi nombre, en el de todo el equipo de Gobierno y en el de todas las riojanas y riojanos. Con la entrega de la Medalla de La Rioja os lleváis también todo el cariño y el aliento de vuestros paisanos, así como el agradecimiento por el ejemplo que a todos nos dais.

EXALTACIÓN: LA RIOJA, PASIÓN DE LIBERTAD

Hoy, 9 de junio, La Rioja es pasión de libertad. PASION con mayúsculas. LIBERTAD con mayúsculas, no condicionada.

Esta aspiración me lleva a terminar con la bienvenida a muchas personas que han encontrado en La Rioja su espacio vital y quieren compartir nuestros sentimientos, así como un recuerdo emocionado para aquellos que, amando a La Rioja, se encuentran fuera de ella. Ellos, nuestros emigrantes, desde el cariño que sienten por su tierra, han universalizado La Rioja y nos han dado a conocer en el mundo como una tierra que convierte su confianza en sí misma y su fe en el futuro en una de nuestras principales señas de identidad.

Quiero haceros llegar, queridos emigrantes, el abrazo de toda La Rioja en este Día Grande. Y a todos los riojanos quiero pediros que unáis vuestras voces para gritar con fuerza: ¡Viva La Rioja!

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA