27 de enero de 2005

Queridos Amigos:

La Rioja es uno de los mejores, más originales, atractivos, placenteros y gratificantes destinos turísticos que uno pueda elegir.

Por eso nuestra presencia en Fitur es una presencia que nace desde el orgullo y desde el optimismo.

Desde el orgullo de lo que ofrecemos y desde el optimismo de saber que nuestra propuesta resultará atractiva para ese creciente número de personas que, frente al simple relajo, buscan cultura, naturaleza, gastronomía e historia para llenar su tiempo de ocio de momentos inolvidables.

Sé que otras regiones, otras Comunidades, otros países, son dueños de unos paisajes singulares, de un patrimonio original, de unas costumbres exclusivas.

La Rioja, también.

Pero, frente a la simple invitación a la contemplación, nosotros proponemos un turismo activo, participativo, creativo, un turismo en el que quienes nos visiten se involucren plenamente hasta concebir lo que ven como familiar.

Y es que los riojanos entendemos el turismo como una expresión de nuestra hospitalidad. Hospitalidad que se manifiesta en las calles, en nuestras casas rurales, restaurantes, hoteles y albergues, en nuestros campos de golf y balnearios.

Queremos dialogar con el que llega de fuera. Queremos que el que llega de fuera dialogue con nosotros y con todo lo que le rodea. Que disfrute de lo que poseemos. Que disfrute no sólo con la vista, sino con los cinco sentidos, como se disfruta de nuestros vinos. De esos vinos que son viñas, bodegas, barricas y labores del campo. De esos vinos extraordinarios y únicos que van a convertir a La Rioja en una región líder en el campo del enoturismo.

Este es uno de los propósitos de nuestra presencia en Fitur y este es uno de las principales metas que nos hemos marcado a más corto plazo.

Con este objetivo, del 21 al 24 del próximo mes de abril, La Rioja acogerá la primera Feria Internacional de Turismo Enológico que se va a celebrar en España: DestinoVino, que contará con la presencia de expertos y profesionales del sector y que nos marcará líneas a seguir para satisfacer la creciente demanda de personas que se interesan por conocer La Rioja a través de uno de los más emblemáticos productos que poseemos: el vino.

Porque La Rioja es vino. Un vino que está presente en el logotipo de nuestra oferta turística, en forma de parra. Un vino que nos recuerda que existen demandas turísticas que sólo La Rioja puede satisfacer, lo que nos convierte en poseedores de la patente de la exclusividad. Entre ellas, la demanda de los que desean conocer una de las Denominaciones de Origen con más solera del mundo, con bodegas centenarias, con vinos de fama mundial y con una cultura ancestral que se manifiesta en fiestas, ritos y tradiciones que no existen en otros lugares.

A La Rioja deberán acudir también, inexcusablemente, los que quieran conocer el lugar de nacimiento del español, en San Millán de la Cogolla; los yacimientos de huellas de dinosaurio más numerosos y mejor conservados de Europa, o la más moderna estación de esquí del Norte de España: Valdezcaray.

Exclusivo, hospitalario y activo. Estos son, como acabo de señalar, tres de los principales rasgos que definen el potencial turístico riojano, al que habría que añadir el de su extraordinaria diversidad, donde cobra especial relieve nuestra naturaleza, fabulosamente conservada y abierta a todo tipo de actividades deportivas y también a la práctica del senderismo.

A esa diversidad contribuye también, y de una manera muy determinante, el Palacio de Congresos y Exposiciones de La Rioja, Riojaforum, bello, moderno y versátil.

Pero, además de todo lo dicho, existe otra característica que hace que disfrutar del turismo riojano sea una experiencia única e irrepetible. Y es que los elementos sobre los que se asientan nuestros atractivos turísticos están fuertemente arraigados en nuestra identidad como pueblo, de modo que disfrutar de ellos, conocerlos, es conocer el alma más íntima de La Rioja y de los riojanos, es conocer la historia de este pueblo, su idiosincrasia y su cultura.

Una cultura que nos recuerda, convertido en plasmaciones artísticas y monumentales, el paso de diferentes pueblos por nuestra tierra a lo largo de los siglos.

Una cultura que revela que La Rioja es heredera de las influencias del Camino de Santiago y punto de llegada de peregrinos.

Y una cultura que enfatiza que La Rioja es una tierra abierta.

Así lo proclamaremos este año con la exposición 'La Rioja. Tierra abierta. Nájera, legado medieval', que abrirá sus puertas en mayo y que convertirá al monasterio de Santa María la Real, de Nájera, en un polo de atracción de primer orden, estoy seguro de ello, ya que es la primera muestra que sobre la Edad Media se celebra en el siglo XXI, lo que la convierte en todo un acontecimiento.

Estamos convencidos de que los miles de personas que esperamos recibir disfrutarán con la contemplación de esta joya religiosa, Corte de Reyes en siglos pasados, uno de los centros principales de la Reconquista y vecina de Suso y Yuso, cuna del castellano y Patrimonio de la Humanidad.

Pero nuestra intención va más allá. Buscamos la implicación de los visitantes para que no actúen como meros espectadores. Pretendemos que la experiencia les sea útil, que les haga reflexionar, que las interpretaciones del mundo que las diferentes culturas han dejado plasmadas en este monasterio les ayude a desentrañar las claves de la sociedad en la que nos ha tocado vivir.

Una sociedad cambiante, una sociedad que necesita de referentes y de puntos de apoyo. Una sociedad que, por ello, convierte sus momentos de ocio en experiencias de aprendizaje.

Y de ahí que busque un turismo activo, un turismo hospitalario y exclusivo; un turismo con identidad propia. Justamente lo que La Rioja ofrece. Justamente lo que se puede apreciar en este stand, que pretende ser una puerta de acceso a lo que lo turistas demandan, una puerta de acceso a lo que La Rioja posee.

Hoy, cuando celebramos el Día de La Rioja en Fitur, mi invitación es una invitación a los que aman el turismo de verdad, para que se animen a franquear esta puerta y se acerquen a La Rioja para disfrutar de ella con los cinco sentidos. Les estamos esperando.

Muchas gracias

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención

Pedro Sanz - Presidente de la Comunidad de La Rioja