9 de septiembre de 2004

Sr. Presidente,

Señoras y Señores Diputados:

Acudo hoy a esta Cámara para celebrar, por primera vez en esta Legislatura, un debate sobre política general.

Y lo hago con un doble sentimiento. De una parte, de satisfacción; y de otra, de optimismo y esperanza.

De satisfacción por el aliento, el apoyo y la ilusionante colaboración que, día a día y durante este primer año de Gobierno del Partido Popular, hemos recibido de las riojanas y riojanos para continuar transformando La Rioja en positivo; para seguir consolidando nuestro proyecto de Comunidad; para hacer de ésta una tierra más innovadora, más moderna, más cohesionada, más solidaria y más confiada en sus posibilidades de futuro. Para que La Rioja no sólo conserve, sino que vea acrecentado y multiplicado, el prestigio y la proyección exterior que ha alcanzado en los últimos años, así como su protagonismo activo en España y en la Europa ampliada.

Y acudo también a este debate, como les he anunciado, con un sentimiento de optimismo y de esperanza. De optimismo y esperanza porque tengo el firme convencimiento de que nuestro programa de Gobierno, apoyado mayoritariamente por el pueblo riojano, está actuando como un instrumento sumamente eficaz para alcanzar el modelo de región que anhelamos para La Rioja. Un modelo que, al cabo de este año, y tras nueve de Gobiernos populares, está perfilando una fisonomía que nos presenta a La Rioja como una de las Comunidades con los niveles de renta, de PIB y de empleo más altos de España, niveles equiparables a los de las más prósperas regiones europeas, con las que compartimos unos indicadores de calidad de vida y de bienestar social similares.

¿¿¿ Planteamiento general

Es esta Rioja que hoy tenemos ante nosotros una Rioja pujante, dinámica y ambiciosa; una Rioja profundamente identificada con su ser y su sentir autonómico, con sus señas de identidad y con su historia; una Rioja que cree en el cuidado de la naturaleza, en la solidaridad y en el diálogo; en el trabajo, en la justicia y en el esfuerzo, en la proyección exterior y en el espíritu emprendedor de los riojanos. Estos son nuestros valores y nuestras creencias, nuestras señas de identidad. Valores y creencias que nos identifican como pueblo y como región y sobre los cuales construimos nuestra Comunidad, guiados en este empeño por la advertencia de Ortega y Gasset de que "Sólo es posible avanzar cuando se mira lejos; sólo cabe progresar cuando se piensa en grande".

Es ésta una tierra que se sabe diferente y diferenciada; una tierra que, desde la singularidad que le ofrece su Estatuto de Autonomía, ha sabido crecer y fortalecerse, sin por ello renunciar a su deseo de seguir alentando el pluralismo unitario de España que nuestra Constitución reconoce y del cual emana nuestra identidad, extendiendo los conceptos de igualdad y solidaridad entre las Comunidades para fortalecer la cohesión nacional que define la realidad política española.

Además, Señorías, y como les acabo de señalar, La Rioja es una Comunidad con una importante proyección exterior, una proyección en la que llevamos trabajando desde el año 1995. Y gracias a esta política de apertura exterior que hemos desarrollado y seguiremos desarrollando, La Rioja tiene una relevante presencia en la Unión Europea, en sus instituciones y organismos más importantes, y en América, a través de distintas vías.

También La Rioja ha sido una Comunidad pionera en la solidaridad exterior, comprometida con los más desfavorecidos y dispuesta a hacer llegar su cooperación a distintos lugares del mundo.

Desde aquí, este Gobierno se compromete a que nuestra Comunidad siga proyectándose cada vez con más ímpetu en las distintas instituciones europeas, a que nuestro ámbito de actuación exterior continúe creciendo y a seguir muy presentes en la cooperación internacional.

Colaboración de la Administración Central en la construcción de nuestra Comunidad

Es ésta una tierra que confía en sus potencialidades, en la energía creadora de sus gentes. Una tierra que se construye día a día, con el esfuerzo y el sacrificio de todas las riojanas y riojanos, un esfuerzo colectivo que reclama la sensibilidad y la colaboración de la Administración Central, lo que nos obliga a los poderes públicos a exigirle que cumpla con sus obligaciones en todo momento. Y ahora especialmente, cuando, tras el relevo producido en el Gobierno de España, se hace necesario reiterar a Madrid cuáles son los compromisos adquiridos con esta tierra y cuáles sus deberes para que La Rioja mantenga sus ritmos de crecimiento y de desarrollo, y para que pueda diseñar su futuro en un plano de igualdad con el resto de las Comunidades españolas, sin asimetrías ni desequilibrios competenciales, en un clima de confianza y de estabilidad.

Es la nuestra una tierra marcada por dos constantes que se mantienen a lo largo de los años: el valor de la dimensión y la apuesta por la descentralización.

La dimensión es nuestra razón de ser y marca muchas de nuestras señas de identidad como región: la palabra como valor esencial de relación de nuestras vidas; la cercanía como factor que genera dinámicas de diálogo social distintas a las de otros territorios; el esfuerzo como compromiso de un pueblo que vive en estrecha relación; la pasión por lo nuestro, por lo que sentimos como propio, consecuencia directa de la enorme relación con la tierra; el reconocimiento del trabajo bien hecho como muestra de orgullo de los riojanos.

Y, en justa reciprocidad, los riojanos sólo exigimos sensibilidad hacia nuestra dimensión. Por ello, desde el Gobierno de La Rioja siempre nos mantendremos firmes a la hora de reclamar al Gobierno Central o al resto de las Comunidades Autónomas sensibilidad hacia nuestra dimensión como factor diferencial de nuestra realidad regional.

Y como antes mencionaba, Señorías, descentralización es otra de nuestras notas características como región. La Rioja constituye hoy en día un ejemplo singular de vertebración territorial, de coexistencia de un área metropolitana de gran pujanza dentro de nuestra dimensión con cabeceras de comarca sólidas, representativas, singulares y un número sin par de pequeños municipios que se conservan vivos gracias al esfuerzo diario de todos los riojanos, poniendo de manifiesto lo importante que es para todos nosotros la tierra, el legado de pasadas generaciones y, por ende, el compromiso con las generaciones futuras.

Esta, Señorías, va a ser una exigencia prioritaria y constante por parte de mi Gobierno: que se ponga en valor nuestra dimensión y sensibilidad hacia nuestra descentralización. Una exigencia a la que uno mi deseo, y mi ofrecimiento, de mantener con el nuevo Gobierno Central las mejores relaciones de cooperación, sobre la base del diálogo, la lealtad y el respeto, en beneficio mutuo.

En este sentido, y dentro de este marco de colaboración y cooperación, les recuerdo la reciente carta que envié al Presidente del Gobierno Central en la que le solicitaba la creación de una Comisión Bilateral -o cualquier otra fórmula operativa- entre el Ejecutivo de Madrid y el de La Rioja que pueda estudiar y negociar los Presupuestos Generales del Estado del año 2005 en lo que afecta a nuestra Comunidad Autónoma. Y ello bajo el convencimiento de que ésta sería la fórmula ideal para garantizar que las cuentas del Estado doten económicamente los proyectos comprometidos y pendientes de ejecución en La Rioja por parte del Gobierno Central para que éstos salgan adelante y se culmine su materialización.

Estilo de este Gobierno. Principios y valores: responsabilidad, planificación y diálogo

Sólo así, exigiendo nuestros derechos y atendiendo a nuestras obligaciones, cumplimos con nuestro deber de defender fielmente los intereses de La Rioja conforme al mandato recibido hace un año y medio en las urnas. Unas urnas que manifestaron con rotunda claridad que los riojanos confían en este Presidente, en este Gobierno y en su forma de hacer y de entender la política. Un Presidente y un Gobierno que tienen muy claro qué es lo que La Rioja quiere y cómo conseguirlo. Un Presidente y un Gobierno que saben que las cosas no se hacen porque sí, sino con una finalidad clara y concreta; que las cosas no se hacen de cualquier manera, sino atendiendo a tres principios básicos que nosotros consideramos absolutamente imprescindibles, como son la responsabilidad, la planificación y el diálogo.

Responsabilidad que hemos adquirido con las riojanas y riojanos para, desde nuestra vocación de entrega, servir a los intereses de La Rioja, apostando decididamente por esta tierra, por sus potencialidades y cualidades, valorizando nuestros recursos y rentabilizando nuestros signos diferenciales y nuestras ventajas competitivas para ser mejores que los demás y para hacer frente con éxito a los retos que tenemos planteados, y que vienen marcados por la globalización de la economía, por la apertura de mercados y por la ampliación de la Unión Europea.

Retos a los que estamos respondiendo con una política que se sustenta en el segundo de los principios que les he enunciado: el de la planificación. Una planificación que parte de conocer dónde nos encontramos, hacia dónde queremos ir y cuál es el camino para llegar ahí. Sin improvisaciones, sin pasos en falso, sin vacilaciones. Con plena confianza en nosotros mismos y en nuestras posibilidades. Manteniendo siempre la coherencia en el discurso. Con ánimo constructivo y con un espíritu de concertación que nos conduce al tercero de los principios que marcan la acción del Gobierno: el diálogo. Diálogo con los agentes sociales y económicos de La Rioja, con el Parlamento, con los municipios riojanos, con las regiones vecinas, con el Gobierno central y con el resto de Comunidades Autónomas.

Un diálogo con los agentes sociales y económicos que se renueva constantemente. En este sentido, el Gobierno está formalizando con los representantes de los trabajadores y de los empresarios un Pacto de Legislatura con la pretensión de que se firme antes de que concluya el presente año.

Un diálogo, Señorías, que el Gobierno al que represento, y en aras a buscar lo mejor para La Rioja, ha ofrecido también a las Comunidades que, junto a nosotros, forman parte del Valle del Ebro, como ya anuncié en el Debate de Investidura. Un diálogo para fortalecer este espacio estratégico de desarrollo, impulsando proyectos conjuntos y creando escenarios de encuentro, pero sin renunciar por ello a dos premisas básicas, como son la de conservar nuestra personalidad y nuestra identidad.

Tengo que admitir que se han producido más avances con Álava y con Navarra que con Aragón. En este sentido, me permito recordarles que existe un proyecto de Ley para la aprobación y autorización del Protocolo del Gobierno de La Rioja con la Diputación Foral de Álava para planificar, financiar y mejorar las carreteras de la red viaria en zonas colindantes. También se han firmado convenios con la Comunidad de regantes de la Rioja Alavesa. Nuestras relaciones con Navarra se ven reflejadas en el apoyo que el Gobierno de La Rioja dispensa al Centro Tecnológico de Conservas Vegetales de San Adrián, sin descuidar por ello, sino todo lo contrario, los centros propios de nuestra Comunidad. E incluso, más allá de las Comunidades limítrofes, también el Gobierno de La Rioja ha firmado un convenio con organismos dependientes de la Comunidad de Madrid.

Nuestra línea de actuación en el futuro seguirá las mismas pautas, con un respaldo especial a las iniciativas que ya han adoptado y que adoptarán las Cámaras de Comercio y los colectivos empresariales de nuestras respectivas Comunidades y con la mano tendida a nuestros vecinos -entre ellos a Aragón, cómo no- para que, entre todos, seamos capaces de propiciar un desarrollo conjunto, armónico y sostenible del Eje del Ebro.

El diálogo ha sido también la nota dominante en las relaciones del Gobierno riojano con el Parlamento, el verdadero centro de la vida política. Y es que entendemos que una manera de contribuir a la estabilidad institucional y a la calidad de la democracia es cumplir con el control parlamentario. El control parlamentario es imprescindible, es un elemento central de la actividad parlamentaria y lo hemos asumido con normalidad. Nuestra colaboración con el Parlamento, a lo largo del primer año de esta Legislatura, se ha visto reflejada en las comparecencias celebradas, en las preguntas contestadas, en las interpelaciones, en las leyes y en las proposiciones aprobadas, lo que representa la mejor muestra de que creemos en este Parlamento. Durante este curso parlamentario, además de otras 9 que les señalaré a lo largo de mi intervención, se aprobarán las siguientes leyes: Ley de Cajas de Ahorro, Ley de Régimen Jurídico de la Administración, Ley de Estadística de La Rioja, Ley de Patrimonio y Ley de Hacienda Pública.

También nuestros esfuerzos en el ámbito de la colaboración entre Administraciones serán cada vez mayores en relación a los municipios que componen La Rioja. El municipio forma parte de nuestra más profunda identidad, porque el municipio es Comunidad, es uno de los pilares en la construcción de La Rioja y por tal motivo defenderá este Gobierno las relaciones más estrechas con todos los municipios riojanos.

Papel de La Rioja en el Estado

El diálogo, Señorías, también será fundamental para, desde la visión de Estado que poseemos, participar en el debate sobre las grandes cuestiones que se hallan sobre la mesa y que requieren de nuestra presencia activa y decidida por la enorme trascendencia que tendrán para La Rioja y para los riojanos.

El Estado Autonómico, modelo de organización territorial de España consagrado en la Constitución de 1978, ha sido puesto en tela de juicio por algunas voces en los últimos tiempos. La Rioja, perfectamente integrada en dicho modelo desde la aprobación y entrada en vigor de su Estatuto de Autonomía en el año 1982, es una Comunidad Autónoma que tiene su voz propia que debe ser oída al igual que las del resto de las Autonomías, en este debate que desde la Administración Central se ha planteado sin, todavía, una estrategia clara. Este Gobierno muestra la más absoluta disposición hacia el diálogo con el Gobierno Central y con el conjunto de las Comunidades Autónomas para tratar los asuntos que paso a exponer.

La reforma de la Constitución para el Gobierno de La Rioja debe estar caracterizada por el máximo consenso y acuerdo de todos los grupos políticos, agentes sociales y económicos. Este Gobierno, en cualquier reforma del texto constitucional, defenderá la cohesión del Estado, rechazará la asimetría más allá de los hechos diferenciales que ya se consagran en la Constitución, apostará por fortalecer los vínculos de solidaridad entre los españoles y defenderá la igualdad de los españoles ante la ley y su aplicación.

Los riojanos somos iguales a todos los españoles y ese principio debe mantenerse. Y como antes he manifestado, y seguiré haciendo en cualquier lugar y ocasión, exigiremos que se ponga en valor nuestra dimensión y que exista sensibilidad hacia nuestra vertebración territorial.

La reforma de la Constitución es un asunto en el que nos jugamos buena parte de nuestro futuro, porque nuestro futuro depende de que en España no se modifiquen las reglas del juego, de que no se permitan asimetrías, de que no se rompa el principio de igualdad entre todas las Comunidades Autónomas y entre todos los españoles al margen de dónde residan.

La Constitución de 1978 nos ha permitido en el transcurso de los últimos 25 años avanzar en progreso, bienestar, desarrollo, crecimiento económico y calidad de vida desde un admirable pacto de convivencia y libertad comprometido con la España plural y solidaria.

España, como Estado, no puede romperse. La reforma de la Constitución sólo se podrá realizar si es fruto de un gran consenso.

También, Señorías, el Gobierno de La Rioja está dispuesto a dialogar con el Gobierno Central sobre la Reforma del Senado siempre y cuando no se quiebre el equilibrio territorial alcanzado y una vez que quede claro para qué se quiere reformar el Senado, cuál va a ser su composición, sus funciones y qué representación tendremos los Gobiernos autonómicos. Es necesario que cualquier reforma que se emprenda en el Senado se realice dentro de un gran acuerdo de todas las Comunidades Autónomas. Este Gobierno es partidario de propuestas que contribuyan al fortalecimiento de las funciones que el Senado tiene encomendadas como Cámara de representación territorial, con objeto de mejorar su organización y funcionamiento interno.

La reforma del Senado debe estar justificada por el Gobierno Central, el cual tiene que aclarar cuál es el objetivo de la misma y cómo se va a llevar a cabo; e insisto y me reafirmo en lo dicho, Señorías: sin que se rompa el equilibrio territorial alcanzado.

Por su parte, el debate sobre la Reforma de los Estatutos se ha convertido en un asunto que en los últimos tiempos está generando incertidumbre e inestabilidad. Nosotros entendemos que esta reforma no es una prioridad, pero no renunciamos a nada si ésta finalmente se lleva a cabo. En cualquier caso, el Gobierno de La Rioja defiende con firmeza que se logre un consenso previo a dicha reforma. Los Estatutos de Autonomía deben reformarse siempre y cuando lo decida el conjunto del pueblo español, quien a fin de cuentas es el titular del poder constituyente. Porque hay que tener presente que una reforma del texto constitucional puede afectar a los Estatutos, pero en ningún caso la modificación de cualquiera de los Estatutos de Autonomía puede conculcar un principio constitucional.

Las sucesivas modificaciones estatutarias, la última en La Rioja en el año 1999, han posibilitado que avancemos hacia la igualdad entre las Comunidades Autónomas y hacia niveles competenciales homogéneos. El Gobierno de La Rioja no va a permitir que unas Comunidades tengan una posición diferente y por encima de las demás. Este Gobierno considera que debe prevalecer el consenso interno que ha caracterizado nuestra actuación en los grandes temas institucionales, y la obligación de continuar profundizando en nuestro autogobierno en beneficio de todos los riojanos.

Permítanme, Señorías, que, a modo de sugerencia, hoy, aquí, en el Parlamento de La Rioja, les haga una primera propuesta en referencia a la Reforma Estatutaria. Una Reforma que entiendo debe estar liderada por el Presidente del Parlamento, en la que debe participar la sociedad riojana y para la que se podría constituir una Comisión de la que, junto a miembros del Gobierno y de esta Cámara, formaran parte los ex Presidentes de La Rioja y las organizaciones económicas y sociales de nuestra Comunidad Autónoma. Una Comisión a la que correspondería elaborar un documento de reflexión y de propuestas que recoja la relación de competencias que podrían ser transferidas a La Rioja, para con posterioridad estudiar en este Parlamento la Reforma del Estatuto. Competencias que estamos en condiciones de asumir. Y es que, si analizamos nuestra capacidad de gestión, las demandas de los ciudadanos y de acuerdo con los principios de subsidiariedad, cooperación y coordinación, llegamos a la conclusión de que nuestra Comunidad puede ejercer una acción positiva en dichas materias.

De la misma manera que otras Comunidades Autónomas han ido asumiendo por inercia distintas competencias con carácter exclusivo, la Comunidad Autónoma de La Rioja, siempre dentro del marco constitucional, podría llevarlo a cabo también. En una primera valoración, el Gobierno considera que La Rioja puede asumir alrededor de 25 nuevas competencias, además de Justicia.

En estos momentos políticos que estamos viviendo, al debate sobre las anteriores reformas mencionadas debe unirse el cuestionamiento de la financiación autonómica por parte de algunas Comunidades Autónomas. Este modelo inició su vigencia con carácter indefinido hace poco más de dos años y se aprobó, por vez primera, con el respaldo de todas las Comunidades Autónomas.

El Gobierno de La Rioja sigue considerando que el foro óptimo para debatir y negociar un nuevo modelo de financiación es el Consejo de Política Fiscal y Financiera. El mismo seno en el que se aprobó el anterior sistema.

En el caso de que se plantee la posibilidad de negociar un nuevo sistema, debe ser con el fin de obtener más recursos económicos para La Rioja.

El nuevo sistema no debe producir ni discriminaciones ni privilegios para nadie; y, sin lugar a dudas, debe contar con el consenso del Consejo de Política Fiscal, y, por supuesto, con el acuerdo de todas las Comunidades Autónomas.

Este Gobierno no está de acuerdo con las negociaciones bilaterales entre Comunidades y Estado para elaborar un nuevo sistema de financiación, porque no benefician ni a la estabilidad de las propias Comunidades ni a la construcción del Estado Autonómico.

El Gobierno de La Rioja no respalda la postura liderada por Cataluña porque responde única y exclusivamente a sus intereses particulares y no a los del resto de Comunidades Autónomas de Régimen Común. En La Rioja, las variables brutas de renta y población que ha planteado Cataluña para el hipotético sistema de financiación simétrico no nos benefician en absoluto. La Rioja, como Comunidad uniprovincial, tiene unas singularidades que no han sido tenidas en cuenta en dicha propuesta. Recuerden, Señorías, recuerden: respeto al valor de nuestra dimensión y sensibilidad hacia nuestra vertebración territorial.

Este Gobierno solicita el mismo trato en materia sanitaria que para el resto de las Comunidades Autónomas cuyo traspaso de competencias sanitarias está incluido en el propio sistema de financiación y cuya modificación debe hacerse en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, de modo unánime -como el actual sistema-, y no de forma bilateral. El Gobierno de La Rioja está solicitando las liquidaciones propias del sistema por conceptos como incapacidad laboral transitoria, desplazados y gasto farmacéutico.

En este planteamiento sobre la visión del Estado y la participación de La Rioja, no podemos obviar, Señorías, la participación de nuestra Comunidad Autónoma en Europa.

Sin lugar a dudas, La Rioja es una de las regiones con una presencia más activa en el Comité de las Regiones, como lo demuestra el trabajo de nuestra región en la redacción de cinco dictámenes, la organización de tres seminarios en Logroño o la asistencia a foros; al igual que nuestra participación en los actos que conmemorarán la celebración del décimo aniversario del Comité el próximo mes de noviembre.

El Presidente del Gobierno de La Rioja coordina, en su calidad de Jefe de la Delegación española, a las regiones españolas y ostenta la Vicepresidencia del Consejo de las Regiones desde principios de este año. También desde abril de este mismo año, La Rioja es miembro titular del Consejo de Poderes Locales y Regionales de Europa, donde estamos representados por una alcaldesa y diputada de esta Cámara. Y de nuevo una riojana, desde el pasado mes de junio, ocupa un escaño en el Parlamento Europeo. Nunca, como hasta ahora, La Rioja había tenido en los órganos comunitarios tanta presencia y tan alto nivel de representación.

Esta presencia riojana en las instituciones europeas permite la defensa de los intereses de toda la sociedad riojana, que es nuestro principal objetivo de trabajo y actuación. Este Gobierno seguirá defendiendo los intereses de La Rioja, como ya lo ha hecho al oponerse con éxito a los agravios fiscales que padecía, y continuará participando en la toma de decisiones de asuntos comunitarios en los distintos órganos de la UE.

Al mismo tiempo, prestará todo su apoyo al Gobierno Central para que, ante las instancias europeas, negocie que La Rioja siga recibiendo los fondos necesarios a fin de que no se paralice nuestro crecimiento.

También quiero recordarles que este Gobierno está trabajando en la elaboración de una propuesta de participación de las Comunidades Autónomas en las decisiones comunitarias, teniendo muy claro en todo momento la defensa de los intereses de La Rioja y partiendo del convencimiento de que es mejor que nos represente el Estado que otra Comunidad Autónoma en Bruselas.

Señorías, nuestra participación activa en Europa será uno de los ejes preferentes de nuestra proyección exterior, pero no el único, ya que mi Gobierno seguirá apostando, y además de una forma creciente, por las misiones institucionales y comerciales, como las que, recientemente, nos ha llevado a Estados Unidos y como las que nos llevarán a Hungría, a Brasil y a Miami, lugares todos ellos con un gran atractivo estratégico para nuestras empresas y donde debemos proyectar nuestra imagen como Comunidad.

Señorías, el Gobierno Central ha propuesto celebrar próximamente una Conferencia de Presidentes Autonómicos. Es deseo del Gobierno de La Rioja continuar las relaciones de cooperación y colaboración con todos los Gobiernos Autonómicos y con el Gobierno Central. Estas relaciones permitirán que todos avancemos por igual y que no existan discriminaciones y desigualdades entre las Comunidades Autónomas. Por tanto, esta futura Conferencia debe desarrollarse con claridad dentro del marco de la Constitución.

La Conferencia debe caracterizarse por el diálogo que establezcamos entre todas las Comunidades Autónomas desde un punto de partida de igualdad. La Rioja forma parte de un conjunto, España, y esta Comunidad Autónoma tiene que ser uno de los ejes vertebradores del modelo autonómico de la misma manera que el resto de Comunidades Autónomas.

Señorías, es deseo del Gobierno de La Rioja que la Conferencia sirva para algo, que sea un órgano útil, funcional y que no carezca de sentido su celebración. Tiene que convertirse en un órgano que sirva para ser operativos y vaya más allá del mero encuentro entre los Presidentes de las Comunidades Autónomas. Debe ser un órgano que propicie y fomente la colaboración.

¿¿¿ Balance del primer año de Gobierno y propuestas de futuro.

Una colaboración a partir siempre del diálogo creativo, constructivo y positivo.

Un diálogo que se ha convertido en la bandera de este Gobierno. Un diálogo del que quiero que participen también las riojanas y riojanos a través del Gobierno y de la oposición, en este Debate sobre el Estado de la Región que nos convoca en el Parlamento de La Rioja.

Es nuestro deber, el de los representantes políticos, concitar, durante hoy y mañana, el entusiasmo de riojanas y riojanos, visualizar para ellos un futuro que les ilusione y del cual se sientan participativos y protagonistas.

A nuestro favor tenemos un factor decisivo, cual es el de saber hacia dónde queremos ir, cuáles son nuestras preferencias, nuestras prioridades y nuestras metas. Preferencias, prioridades y metas que quedaron reflejadas en el Debate de Investidura donde obtuve la confianza de esta Cámara y que, estructuradas en torno a seis ejes, paso a enumerar con la certeza de que, en la medida en que avancemos en su consecución, estaremos acompasando nuestra realidad a lo que son nuestras aspiraciones.

Dije entonces que era necesario¿

1-Redefinir nuestra identidad regional, desarrollando nuestra personalidad.

2-Avanzar hacia la sociedad del pleno empleo.

3-Gestionar la competitividad regional, haciendo una Comunidad más innovadora y donde se fomente la investigación.

4-Mejorar la dotación de capital humano y de capital social, con un nuevo impulso a la educación.

5-Favorecer la emergencia de un nuevo equilibrio territorial, con una vertebración del territorio

Y (6), finalmente, impulsar una mejor comprensión de la cohesión social.

Son seis ejes en los que se ha trabajado intensamente, desde el primer día, desde todas las Consejerías y a través de las Comisiones Delegadas como elementos que son de coordinación y planificación, sin descanso ni dilaciones, desde el compromiso y la responsabilidad, y con energías renovadas para impulsar el proyecto de región que demanda el presente y que el futuro nos reclama.

El primero de ellos nos convoca a redefinir nuestra identidad, descubriendo todas y cada una de las potencialidades que encierra nuestra tierra. Nos convoca a fortalecer el ser de nuestra identidad, de nuestra personalidad. A presentar La Rioja como un destino turístico y congresual, para lo que cobra especial importancia el Palacio de Congresos y Auditorio de La Rioja, Riojaforum, inaugurado por Su Majestad el Rey a finales de junio en su quinta visita institucional a esta tierra.

Nos convoca a potenciar la actividad cultural y académica en relación a nuestras señas de identidad, señas de identidad que encuentran en la lengua y en el vino sus dos principales baluartes, pero no los únicos, ya que justo es mencionar también nuestra historia milenaria, nuestro rico patrimonio histórico-artístico y otros factores que son fuente de identidad para los riojanos y que debemos defender, porque nos sentimos orgullos de nuestro pasado y porque ponen en valor lo que en La Rioja se ha creado durante siglos.

El vino, lo saben ustedes, Señorías, ya no es sólo uno de los principales argumentos competitivos de nuestro sector agrario, sino que el Gobierno está contribuyendo, con la concurrencia de iniciativas privadas que aplaudo desde aquí, a que este emblemático producto se convierta en un dinámico elemento en la captación de turismo. A las iniciativas divulgativas llevadas a cabo hasta ahora, y que se han revelado enormemente exitosas, se ha unido la inclusión del vino, en su faceta turística, en las campañas promocionales desarrolladas en los viajes institucionales y empresariales al exterior, como el que en junio pasado nos llevó a Estados Unidos. Además, les anuncio que se va a organizar, con el apoyo de la Secretaría de Estado de Turismo, la Primera Feria de Turismo Enológico, única en España, con el objetivo de promocionar La Rioja a través de sus vinos.

Fue también allá, en Estados Unidos, con la inauguración de la exposición 'Camino de la Lengua Castellana' en Nueva York, y posteriormente en México, con la concesión del I Premio San Millán de la Cogolla a la hispanista Margit Frenk, donde el Gobierno de La Rioja dejó nuevamente patente sus desvelos por promocionar el otro de nuestros activos más firmes: ese bien intangible que nos señala como lugar de origen del español, como principales difusores del estudio y divulgación de este legado cultural y como los primeros interesados en preservar físicamente los monasterios, con un plan museológico para Yuso en el que se han realizado inversiones, públicas y privadas, por valor de más de cinco millones de euros.

Tras las reformas llevadas a cabo, estamos preparando Yuso para reclamar, en guarda y custodia, las Glosas Emilianenses y también para albergar entre sus muros el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española en el año 2005, dos de nuestras principales aspiraciones y para las que he demandado la receptividad del Gobierno Central.

El español forma parte de nuestras señas de identidad más íntimas y arraigadas. Ha sido una de nuestras principales tarjetas de presentación en México y en Estados Unidos y lo será en las misiones institucionales y comerciales futuras. Debemos reforzar la imagen de La Rioja como cuna del idioma, liderando y siendo referente de la enseñanza del español, también a través de las nuevas tecnologías, una oferta que hoy por hoy no existe. Por ello, he encargado la elaboración de un proyecto estratégico para conocer las posibilidades de la enseñanza del español a través de las nuevas tecnologías, un proyecto en el que habrá que dar participación a otras instituciones y que nace con el objetivo de consolidar la imagen de La Rioja vinculada a nuestro idioma y a la sociedad del conocimiento. Un objetivo al que también colaborará la creación del Portal del Español.

Y no quiero entrar en confrontación con otras Comunidades Autónomas como Castilla León o Cantabria o Andalucía. Nuestra postura será la de colaboración para trabajar por el español, porque estoy convencido de que cuanto más se promocione el español en el mundo, cuando más se conozca nuestra lengua, cuantos más hablantes tenga el español, más se promociona San Millán como cuna y origen de nuestro idioma. Por ello, para la promoción de esta lengua que nos une, ponemos a disposición de todos San Millán y todos los valores que los Monasterios contienen. No solamente es nuestra principal seña de identidad como región sino un vehículo de identificación y relación con toda la comunidad hispanohablante en el mundo.

En esta dinámica de revalorización de nuestro patrimonio identitario, ocupan un lugar preferente los yacimientos de icnitas, que han sido elegidos por el Consejo Nacional de Patrimonio Histórico como candidatura española a Patrimonio de la Humanidad; nuestros castillos, cuya rehabilitación se acometerá a partir de la radiografía que sobre su estado se está realizando; y nuestro patrimonio religioso, para cuya conservación se ha firmado un convenio con la Diócesis por valor de 1,17 millones de euros, así como la creación del Espacio Sagasta y la ampliación del Museo de La Rioja.

Nuestras señas de identidad se verán decisivamente fortalecidas con tres iniciativas enormemente ambiciosas: de una parte, con la celebración, en la primavera de 2005, de 'La Rioja, tierra abierta' en Nájera; de otra, con la aprobación de la Ley de Patrimonio Histórico-Artístico; y, finalmente, con el traslado del IER a su nueva sede del Palacio de los Chapiteles, contando con mayor autonomía de gestión y más medios, como instrumento básico de investigación y difusión de nuestra identidad histórica.

Además, durante 2005, el Gobierno impulsará la creación del Museo de Arte Contemporáneo Riojano, en Haro; y del Museo Etnográfico, en Briones; y redactará el proyecto del Museo de la Emigración, que se ubicará en Torrecilla en Cameros para mantener vivo el recuerdo de la diáspora riojana.

Señorías, el segundo eje es un compromiso con el empleo, que es el compromiso -como señalé en el Debate de Investidura- con la libertad de cada persona, porque ésta se desarrolla en un empleo estable, seguro y de calidad. Es un compromiso para avanzar hacia la sociedad del pleno empleo, un objetivo alcanzable, favoreciendo para ello una sociedad más intensiva en conocimiento y primando la capacidad de innovar y de emprender.

Es un compromiso (dije entonces y reitero ahora) con líneas de acción a favor de la mujer y de los jóvenes, en el primer caso, con el objetivo de reducir en esta legislatura al 7% el paro femenino; y, en el segundo, con la pretensión de garantizar a todos los riojanos un puesto de trabajo al finalizar su formación.

Dos programas, Mujer y Empleo, pionero en España, y Primer Empleo, que ha alcanzado su segunda edición, nos están ayudando a ello.

Pero queremos realizar un nuevo esfuerzo para seguir avanzando en esta línea. A tal fin, se pondrá en marcha el Plan de Empleo para la Mujer en La Rioja, que englobará programas específicos de empleo, orientación profesional y formación para facilitar y mejorar el acceso del colectivo femenino al mercado de trabajo. Dentro de él, se encuadrará el programa Mujer y Empleo, con el que se intentará llegar a más mujeres y que incluirá novedades, entre ellas la ampliación, de 6 a 9 meses, de la duración de los contratos suscritos al amparo de esta iniciativa en los siguientes casos:

-Si tiene algún hijo discapacitado o incapacitado para trabajar.

-Si forma una familia monoparental con al menos un descendiente.

-Si ostenta la condición de familia numerosa.

-Si el cónyuge fuera discapacitado o tuviese algún grado de discapacidad igual o superior al 33% o estuviese incapacitado para trabajar.

-Si la trabajadora conviviese con algún ascendiente bajo su dependencia económica, siempre que éste careciese de ingresos.

-Si la mujer estuviese acogida a medidas de prevención de la violencia doméstica.

-Y si en los últimos años no hubiera tenido contratos de duración acumulada superior a 6 meses.

Estos programas y otros han sido fundamentales para explicar los importantes logros obtenidos en materia de empleo en La Rioja. El pasado mes de julio, La Rioja registraba, con un 5,50%, la cifra de paro más baja de su historia, una tendencia que se mantuvo en agosto, donde esta tasa apenas varió. Ahora trabajan en La Rioja 29.700 personas más que en 1995. Sólo en los últimos doce meses, se han creado 3.800 nuevos puestos de trabajo. Y de ellos, 7 de cada 10 fueron para mujeres, lo que ha permitido que, por primera vez en la historia, la tasa de paro femenino sea inferior al 9%, concretamente del 8,55%, cuando en 1995 superaba el 19%.

En nuestro objetivo de alcanzar el pleno empleo, a la creación de los equipos interdisciplinares de inserción sociolaboral, de la red de tutores de empleo y del Observatorio de Empleo, ya en marcha, se unirá, durante el próximo año, un instrumento de sumo valor estratégico, como es el Plan Integral de Empleo de La Rioja, cuyos resultados, sin duda satisfactorios, tendremos ocasión de evaluar.

En formación, otra de nuestras preocupaciones, el Gobierno de La Rioja ha invertido 8,9 millones de euros para formar durante este año a 9.000 trabajadores desempleados y en activo a fin de depurar su perfil profesional y prepararlos tanto para su reinserción laboral como para su adaptación a los cambios de nuestro tejido productivo, con especial atención a las nuevas tecnologías.

Nuestros logros en materia laboral se quedarían incompletos si el empleo que estamos creando no fuera un empleo de calidad y seguro. Hacia ese fin se dirige el Plan de Prevención de Riesgos Laborales 2004, el plan más ambicioso de los aprobados hasta ahora, que ha nacido con los objetivos de reducir la siniestralidad laboral, mejorar el cumplimiento de la normativa y fomentar la política de prevención de forma que las empresas la asuman como una parte más de las políticas de gestión. Sus resultados a lo largo de este año han sido francamente satisfactorios y serán tenidos en cuenta para el diseño del Plan de Prevención 2005.

La estabilidad en el empleo es otra de las características del mercado de trabajo riojano. La Rioja es la primera Comunidad Autónoma con mayor porcentaje de trabajadores indefinidos sobre el total, tanto en hombres como en mujeres. El 73,1% de los ocupados riojanos disfrutan de un contrato de carácter indefinido, mientras que en el conjunto del Estado este porcentaje es tan sólo del 64,9%, según datos del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Para el Gobierno, una de las vías más eficaces para favorecer la plena integración de nuestros discapacitados en la sociedad es el trabajo. Es a través de un empleo, digno y adaptado a sus capacidades, como estas personas se sienten útiles, obtienen el protagonismo que les corresponde y pueden, a través de la remuneración que perciben, desarrollar su proyecto de vida con autonomía e independencia. Es desde esta concepción desde la que se explican los importantes pasos que se han dado, desde la asunción de las transferencias, para ofrecerles un trabajo a través de los centros especiales de empleo y para posteriormente incorporarlos al mercado normalizado.

Estas políticas activas de empleo (especialmente dirigidas a los jóvenes, a las mujeres y a los discapacitados) han venido acompañadas de sucesivas deducciones fiscales que han sido claves para avanzar en la vertebración económica y en la cohesión social de La Rioja. A las iniciativas ya en marcha se añaden otras cuatro que les describo de forma resumida:

-La primera de ellas posibilitará que más jóvenes se beneficien de las deducciones autonómicas en el IRPF por la adquisición de vivienda habitual, contemplando un incremento de estas deducciones del 3% al 5% en algunos casos.

-La segunda prevé una disminución de 10 a 5 años del plazo de permanencia de la vivienda en propiedad de los herederos para poder beneficiarse de la reducción del 95% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, con efectos retroactivos, lo que posibilitará la salida al mercado de un importante número de viviendas.

-La tercera, también relativa al Impuesto de Sucesiones y Donaciones y dirigida a la Empresa Familiar, ampliará el perímetro familiar hasta los familiares colaterales de cuarto grado para aplicar los requisitos de reducción del 99% en la adquisición de participaciones en entidades.

-Y la cuarta supone una equiparación de las explotaciones agrarias a la empresa familiar para que éstas también gocen de reducciones del 99% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Todas estas medidas son compatibles con la reducción en la cuota a pagar del 99% en el Impuesto de Sucesiones.

Señorías, el tercer eje es un compromiso con la competitividad regional, con la competitividad de nuestras empresas, con el crecimiento económico de La Rioja, lo que nos obliga a potenciar nuestros activos estratégicos y a crear ventajas comparativas, a apostar decididamente por políticas de I+D+I, por el diseño, por la excelencia, por la internacionalización, por la proyección exterior, por la modernización de nuestra agricultura y por la sociedad de la información. A apostar decididamente por toda esa serie de factores que conforman el modelo económico de La Rioja, un modelo basado en la solidaridad, en la competitividad y en una sostenibilidad que se marca como principal objetivo conseguir la cohesión social, garantizando el máximo bienestar de la sociedad riojana, redistribuyendo la riqueza y corrigiendo los desequilibrios sociales.

De la buena salud de este modelo, de nuestro modelo económico, dan fe los hitos que hemos alcanzado en los últimos años, francamente satisfactorios y alentadores:

-Nuestro índice de convergencia con Europa es superior al 100%.

-Entre 1995 y 2003, hemos tenido, en el conjunto de España, el segundo mejor comportamiento de crecimiento de las tasas de actividad.

-Los datos sobre el valor añadido bruto ponen de manifiesto que el crecimiento durante los últimos 8 años ha sido superior al 30%, 2,83 puntos por encima de la media nacional.

-El incremento de la renta ha sido del 28,2%, un punto por encima del conjunto de España.

-La tasa de paro, como ya les he detallado, ha alcanzado niveles históricos.

-Y la Renta Familiar Disponible en La Rioja supera los 14.000 euros, lo que nos coloca en posiciones de cabeza a nivel nacional.

-Otro dato destacable, y que confirma nuestra buena situación económica, es el que indica que entre enero y agosto se han matriculado en La Rioja 4.757 turismos, lo que supone un incremento del 15,74% respecto al mismo periodo del año pasado, un crecimiento superior a la media española.

A la luz de este balance, nuestra intención es seguir apostando por este modelo económico sostenible, con la aplicación de políticas activas impulsadas directamente por la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico y por la ADER que tendrán como destinatarios a nuestros sectores tradicionales (el agroalimentario, el del calzado o el del mueble) y a otros emergentes con grandes posibilidades de desarrollo futuro.

Queremos una economía fuerte en un entorno sano.

Ello nos obliga a la creación de ventajas competitivas por parte de las empresas riojanas y de ventajas comparativas como región por la vía de la competitividad. Una competitividad que el Gobierno entiende como la lucha permanente por la creación de valor en todas las actividades que se desarrollen en nuestra Comunidad Autónoma.

En la búsqueda de los máximos niveles de competitividad sostenible, de competitividad solidaria, tenemos la garantía de contar, como hasta ahora, con nuestros empresarios (con las pymes, con las empresas familiares, con los emprendedores), para, mediante una acción conjunta y complementaria, y a partir de la nueva orientación que adquirirá la ADER, que pasará de una entidad gestora de recursos a otra dedicada a prestar servicios empresariales de alto valor añadido, alcanzar objetivos fundamentales para nosotros, como son, entre otros, la internacionalización, las acciones innovadoras, los procesos de calidad total, la optimización del suelo industrial y el apoyo del pequeño comercio como elemento de cohesión, de vertebración y de identidad regional.

Estos objetivos de competitividad deben asentarse sobre dos pilares básicos: el capital intelectual (que nos obliga a la formación continua de nuestros recursos humanos) y el capital tecnológico, que nos remite directamente a las políticas de I+D+I.

La competitividad y la productividad son claves para asegurar el futuro de la empresa, del empleo en nuestra región. Competitividad y productividad que deben ser analizadas y defendidas en cada uno de nuestros sectores. La ADER creará mesas sectoriales de la competitividad para que de esta manera impliquemos a los empresarios y trabajadores en cada uno de los sectores, en cada una de las problemáticas, para evitar un fenómeno que a nivel global se está produciendo y que amenaza con cambiar las reglas de juego de la economía internacional. Me refiero a la deslocalización de la producción.

En La Rioja debemos seguir trabajando en políticas diferenciadoras, en procesos que nos distingan por la calidad y el diseño¿ en resumidas cuentas, en todos aquellos aspectos que protejan la localización de nuestras empresas, de nuestras producciones, de nuestro tejido industrial y empresarial. Se trata no de ver en este fenómeno una amenaza para nosotros, sino una oportunidad para asentar nuestro tejido industrial y empresarial.

En La Rioja, somos muy conscientes de que la conquista de los retos que tenemos planteados vendrá de la mano de una apuesta decidida por la investigación, el desarrollo y la innovación, tres elementos que están actuando ya como motor dinamizador de nuestro progreso social y económico.

A ello está contribuyendo el Segundo Plan de I+D+I, que constituye el máximo exponente de la política científica de la Comunidad Autónoma y el instrumento que posibilita la coordinación en materia de investigación entre los distintos protagonistas del Sistema Riojano de Ciencia-Tecnología-Empresa.

Tras el éxito del Primer Plan, que desbordó nuestras propias expectativas, hemos dado paso al segundo, que ha generado inversiones por valor de 61,47 millones de euros en su primer año de vigencia y que se marca como horizonte el año 2007.

Nuestra apuesta por el I+D+I es una apuesta por nuestro futuro, una apuesta por un modelo económico de éxito, una apuesta por nuestras empresas.

La Rioja necesita impulsar una innovación tecnológica propia. Aspira a contar con una marca distintiva que permita diferenciar, a nivel nacional e internacional, los servicios tecnológicos de innovación a escala regional como factor de impulso de la competitividad. Una marca que estará abanderada por el Centro Tecnológico de la Fombera, que englobará el Centro Nacional de Formación en Nuevas Tecnologías, el Centro de Innovación y Transferencia Transnacional de Tecnología y el Centro de Iniciativas Empresariales de Base Tecnológica.

Junto a ello, y a la vez que se potencian el de la carne y el del champiñón, verá la luz el Centro Tecnológico del Calzado, como soporte e impulso a uno de nuestros más dinámicos sectores productivos. Y, al mismo tiempo, se creará la Oficina de Transferencia Tecnológica de la ADER.

Paralelamente a la configuración de un modelo de I+D+I propio, otra de nuestras líneas prioritarias viene marcada por los esfuerzos realizados para convertir en un factor de competitividad regional las tecnologías de la información y la comunicación y para hacer de ellas un elemento aglutinador y vertebrador de nuestro territorio, convirtiendo la Sociedad de la Información en la sociedad de la igualdad y de las oportunidades para todos los riojanos.

La adopción de medidas para salvar la denominada brecha digital y democratizar la utilización de internet, llegando a los pueblos y a los colectivos con riesgo de exclusión, ha sido el objetivo de Fundarco desde su fundación, con medidas formativas y de otra índole que han convertido a La Rioja en una región líder en este campo.

Pasos fundamentales para avanzar hacia este objetivo están siendo la extensión de la banda ancha a todo nuestro territorio (ya son 122 los municipios que cuentan con esta infraestructura, lo que supone el 98% de la población) y las facilidades ofrecidas para la adquisición de las herramientas necesarias, entre las que figura la nueva deducción en el IRPF de 100 euros por la compra de un ordenador personal y el desarrollo de la segunda edición de Todosconlared.

Al mismo tiempo, me agrada decirles que en los próximos meses 120 municipios riojanos tendrán salas de acceso gratuito a internet, algunas de ellas adaptadas para personas ciegas o con dificultades de visión. Y que se firmará un Pacto Regional sobre el desarrollo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

Señorías, tengo el firme convencimiento de que las puertas del futuro se abren hacia fuera. Además de ahondar en nuestra marcada vocación europeísta, necesitamos adentrarnos en el escenario internacional, participar de él, afianzar y acrecentar la presencia de nuestras empresas en el exterior para sumarnos a la dinámica de la globalización en la cual nos hallamos inmersos y que ha traído como consecuencia la liberalización de la economía y la desaparición de las fronteras físicas, abriendo posibilidades inéditas hasta ahora para el flujo de productos y servicios entre los distintos países.

Debemos tener vocación de navegantes. Debemos situar, día a día, a La Rioja en el mapa.

La Rioja es, hoy por hoy, una tierra netamente exportadora. Atrás ha quedado la situación deficitaria de nuestra balanza comercial de 1993. Ahora, puedo decir con agrado que ya son más de 500 las empresas riojanas que dirigen sus productos hacia los mercados internacionales de los cinco continentes. Que nuestro grado de cobertura (relación entre exportaciones e importaciones) ronda el 130%, muy superior a la media nacional, que es del 75%. Y que las ventas al exterior suponen el 16,82% de nuestro PIB, ventas que no hacen sino crecer año tras año, diversificando su destino.

Un pilar importante en esta progresión es la participación de nuestras empresas en el Programa Pipe 2000, pero muy especialmente el papel desempeñado por la ADER para extender entre nuestros empresarios la cultura exportadora como una estrategia de competitividad y una garantía de futuro.

En este sentido, la puesta en marcha del primer Plan de Internacionalización ha sido una pieza absolutamente determinante, como lo están constatando los propios empresarios riojanos.

Las misiones institucionales y comerciales a países con gran poder estratégico para nosotros, como la realizada en junio a Estados Unidos o las que se llevarán a cabo en los próximos meses a Hungría (en nuestro deseo de establecer relaciones con los nuevos países de la UE), a Miami y a Brasil, son una de las mejores expresiones de este plan, pero no la única.

Durante el último año hay que anotar actuaciones que han venido a contribuir al fin último de incrementar nuestra base exportadora. Entre ellas, me permito mencionar, junto a la publicación del Primer Directorio de Empresas Exportadoras de La Rioja, la apertura de una oficina comercial de la ADER en México para facilitar la penetración de nuestras empresas en el atractivo mercado azteca y la puesta en marcha del proyecto ADER- Red Internacional, con un radio de acción que abarca a 17 países.

La apertura de una oficina comercial en Miami será un paso de gran importancia para La Rioja, ya que Miami no sólo es un punto de enorme valor estratégico y económico del sur de Estados Unidos, sino una plataforma privilegiada para acceder a los mercados de América Latina.

A la vez que se acelera esta tendencia hacia la internacionalización, La Rioja está asistiendo no sólo a un incremento en su número de empresas (el año pasado se crearon 955 nuevas), sino que está demostrando su gran poder de atracción de proyectos empresariales, a lo que contribuye nuestra extraordinaria posición geoestratégica en los principales ejes de desarrollo del Norte de España. Ello nos obliga a hacer un esfuerzo suplementario para disponer de las infraestructuras suficientes, lo que se traducirá en la creación, durante los próximos seis años, de 8 millones de metros cuadrados de suelo industrial.

En un repaso panorámico a la estructura económica de La Rioja, no podemos pasar por alto que el sector agrario aporta el 11,5% al VAB regional, da empleo al 10% de la población ocupada y sustenta una industria agroalimentaria con notable presencia en La Rioja.

Nuestra agricultura representa la garantía de pervivencia de nuestros pueblos, una agricultura competitiva, en constante proceso de modernización y orientada hacia unos productos de calidad, con valor añadido y con absolutas garantías sanitarias, en consonancia con las exigencias del mercado.

En esa línea se inscribe el crecimiento de la agricultura ecológica y la creación de marcas distintivas (16 en la actualidad) que singularizan la calidad de nuestros productos.

En nuestro afán por impulsar esta política, el pasado enero abría sus puertas la nueva sede de la Entidad de Control, Certificación y Servicios Agroalimentarios (Eccysa), una empresa pública de gran poder estratégico para nosotros y que ha dado un salto cualitativo al convertirse en la tercera entidad de España en obtener la acreditación ENAC para la inspección de productos agroalimentarios, en concreto para la DOP Peras de Rincón de Soto. Además, acaba de obtener la autorización del Ministerio de Agricultura de Estados Unidos para certificar productos ecológicos, convirtiéndose en la segunda entidad española con dicha autorización y abriéndonos unas importantes expectativas de comercialización en el mercado americano.

Para dar un paso adelante, está previsto que se constituyan los Consejos Reguladores de las Marcas de Calidad Agroalimentaria y del Consejo Riojano de Calidad Agroalimentaria; y que se apruebe la Ley de los Sistemas de Protección de la Calidad Agroalimentaria.

Por todo ello, la calidad de nuestros productos es cada vez más conocida y reconocida. Conocida también gracias a la constante labor de promoción, que ha sido especialmente intensa en los últimos meses y que se ha visto coronada con el programa de promoción agroalimentario celebrado el pasado mes de junio en Nueva York, donde una destacada representación de nuestros más prestigiosos cocineros dieron a conocer nuestra gastronomía, nuestros productos agroalimentarios y nuestros vinos a los delegados de la ONU y a influyentes periodistas de Estados Unidos. El rotundo éxito cosechado nos ha convencido de que debemos explotar esta fórmula en el futuro como elemento de proyección de La Rioja. Salical y Tecnosalical, a celebrar el próximo año, ayudarán decisivamente a la proyección de nuestros productos vinculados a esos conceptos de calidad y seguridad que los distinguen.

Señorías, hablar del futuro de nuestra agricultura es hablar, necesariamente, de la Reforma de la política agraria comunitaria. Las negociaciones en el seno de la OMC, la ampliación de 10 nuevos países y los ajustes presupuestarios son las claves para entender un giro, a mi modo de ver, trascendente de la política agraria comunitaria.

Se está diseñando una nueva forma de entender la agricultura, y, como en todo cambio, la necesidad del sector y el compromiso de este Gobierno es que el resultado final sea beneficioso para La Rioja. Beneficioso en el sentido de que contribuya a la mejora de las rentas, a la pervivencia de una agricultura familiar, a la ordenación del territorio, al mantenimiento de la población empleada y de la capacidad económica de nuestros pueblos, y, finalmente, a la conservación de un modelo socioeconómico que nos permita mantener un patrimonio de 174 localidades con una población que escasamente supera los 285.000 habitantes.

Para ello se hace necesaria la existencia de una política económica nacional clara que defienda nuestros intereses. Las negociaciones que España debe afrontar en los próximos meses van a ser claves en el desarrollo de la agricultura española y riojana. Se van a producir cambios que en muchos casos van a exigir una reconversión que sólo tendrá éxito si se sabe negociar con inteligencia las exigencias y compensaciones que el tejido productivo español requiere.

La reforma exige planificación y estrategias. Las políticas agrarias que aplicamos en La Rioja buscan la calidad, la diferenciación y la promoción de los productos. Buscan la competitividad y las alianzas entre producción y comercialización. Y, con el empleo de las nuevas tecnologías, buscan facilitar a nuestros agricultores la información y la gestión de sus explotaciones. En este sentido, les recuerdo que La Rioja ha sido pionera en la implantación del registro de explotaciones, facilitando a nuestros agricultores y ganaderos la información precisa, a través de internet, de todos los datos en su relación con la Administración, una información que, sin duda, facilitará la adecuación de los mismos a la futura reforma de la PAC.

Señorías, dentro del sector agrario, el vino sigue siendo uno de nuestros emblemas y convierte a La Rioja en una voz sólida y autorizada dentro del sector, como quedó de manifiesto a lo largo del IV Foro Mundial del Vino, celebrado en Logroño el pasado mes de mayo. Las perspectivas para nuestros vinos, para nuestros agricultores, bodegueros y comercializadores son halagüeñas y todo hace indicar que los vinos de Rioja continuarán en una línea expansiva y de apertura hacia nuevos mercados.

Un factor clave para ello es la propia actividad de la Interprofesional y, en paralelo, las políticas desarrolladas por el Gobierno de La Rioja, entre ellas las que tienen que ver con la planificación, como ha sido, en las últimas fechas, la publicación de la orden de arranque de viñedo ilegal y la conclusión de la primera fase de reestructuración de viñedo, con 3.247 hectáreas reconvertidas.

Para 2005, todos los viticultores podrán acceder, vía internet, a través de la página web de la Consejería, al registro de viñedo, en el que se ofrecerá información gráfica y alfanumérica de todas las parcelas inscritas. Además, está en proyecto la elaboración de un Plan Estratégico para el sector vitícola, con aspectos relacionados con la investigación, la innovación, la experimentación, el crecimiento de la masa vegetal, las economías conexas al vino y la promoción desde el punto de vista social, económico, agrario y rural.

La ganadería sigue constituyendo un elemento indiscutible de desarrollo rural. Tanto la sanidad ganadera como la gestión de la ganadería están siendo claves para la conservación de la cabaña, lo que permite, por un lado, el mantenimiento de las rentas de los ganaderos y, de otro, la pervivencia de localidades que no tienen más alternativa.

Los óptimos resultados en sanidad animal, la continuidad en la gestión de retirada de cadáveres de animales para preservar la seguridad alimentaria y el incremento de las agrupaciones de defensa sanitaria son algunos ejemplos de las políticas de apoyo de este Gobierno al sector.

No quiero dejar de mencionar la aplicación de medidas agroambientales que habrán de servir de apoyo indiscutible en determinadas zonas y subsectores ante las consecuencias de aplicación de la PAC, de cuya reforma ya les he hablado. Además, les anuncio que, en calidad alimentaria, se implantará un nuevo sistema de identificación de ovino-caprino, que, de manera similar al existente para el vacuno, permitirá conocer la trazabilidad completa de los animales de estas especies "desde la granja hasta el punto de venta".

Para el progreso de nuestra agricultura, el agua es un factor básico y el Plan Nacional de Regadíos una herramienta fundamental para garantizar su correcta gestión. En conjunto, se está ya trabajando en 6.000 hectáreas de nuevos regadíos y 15.000 hectáreas de modernización, de modo que con lo que ya está en trámite alcanzaremos un 120% de ejecución de lo previsto para La Rioja en el Plan Nacional de Regadíos.

Señorías, uno de nuestros más valiosos activos estratégicos y con mayor potencial de desarrollo futuro es el turismo. La Rioja aspira a convertirse en un destino turístico de primera magnitud; queremos que el turismo sea no sólo una fuente de riqueza y de puestos de trabajo para el propio sector, sino también un elemento dinamizador de nuestro comercio, una alternativa de ingresos para nuestros pueblos y un factor clave de desarrollo regional.

Una vez aprobado el Reglamento General de Turismo de La Rioja, que nos ha convertido en la primera Comunidad Autónoma que regula todo el sector en una sola norma, nuestras energías se encaminan a poner en valor nuestros elementos de diferenciación para vertebrar una oferta competitiva, con sello e identidad propias.

Para ello, estamos trabajando en la optimización de nuestros recursos culturales, gastronómicos, enológicos, idiomáticos y medioambientales. Hemos incorporando a nuestra oferta nuevos argumentos competitivos extraordinariamente ambiciosos, como el Palacio de Congresos y Auditorio de La Rioja, que ya es una de las principales puertas de acceso a nuestra tierra y que nos permitirá atender esa creciente demanda, y con gran poder económico, articulada en torno al binomio ocio y negocio. Ya disponemos del lugar idóneo para la celebración de un congreso y ahora nos disponemos a dotar a esta infraestructura de un contenido cultural del que podamos sentirnos orgullosos todos los riojanos.

La aportación del turismo al desarrollo territorial es importante. Así lo demuestran las actuaciones que se están realizando para dotar de contenidos al Plan de Excelencia Turística de Santo Domingo de la Calzada y los nuevos planes que se van a poner en marcha: el Plan de Dinamización Turística de San Asensio-Cenicero y el Plan de Dinamización Turística del Oja-Tirón; a lo que se añadirá un proyecto de restauración y valorización turística de los yacimientos de piritas. Del mismo modo, se iniciarán experiencias piloto de promoción del turismo comercial en Arnedo, vinculado al calzado, y en Logroño, en su calidad de primera ciudad comercial de España, actividades que vendrán reflejadas en el futuro Plan General de Turismo de La Rioja.

Esta última iniciativa que les he señalado parte de la realidad de que el comercio riojano ejerce un gran poder de atracción. Es una referencia histórica de nuestro medio rural y urbano. En el empeño de que conserve su tradicional dinamismo, se puso en marcha (en octubre, hace un año) el Plan Estratégico del Comercio en La Rioja, con el objetivo de que nuestro comercio fidelice a los clientes locales e incremente la base de compradores de otras Comunidades Autónomas. Nuestra implicación en conseguir un comercio competitivo, moderno y equilibrado también queda de manifiesto con la próxima aprobación de la Ley de Ordenación de la Actividad Comercial y de las Instituciones Feriales. En esta misma línea, les anuncio que el Centro de Promoción y Asesoramiento al Comercio (CEPAC), dado los buenos resultados obtenidos, extenderá su radio de acción a toda La Rioja.

Para concluir con el apartado referido a la competitividad regional, señalarles que próximamente se aprobará el Plan Director de Explotaciones Mineras de La Rioja, que incluirá un diagnóstico de situación de la región, un plan de adaptación y regularización de las explotaciones existentes y un plan especial de explotaciones mineras, entre otros.

Incluido en el anterior, se contemplarán, de forma muy especial, las directrices para la restauración de los espacios afectados por las explotaciones mineras, así como los Planes de restauración de las mismas.

El cuarto eje, Señorías, representa una apuesta por mejorar la dotación del capital humano y del capital social, con un nuevo impulso a la educación, a la formación y a la cua

PEDRO SANZ ALONSO - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA