24 de mayo de 2006

Ilmo. Sr. Director del Instituto de Estudios Riojanos, D. José Miguel Delgado,

Excmas. e Ilmas. Autoridades,

Señoras y Señores:

Sé que hablo en nombre de todos los riojanos si afirmo que hoy es un día de enorme trascendencia para nuestra tierra y para nuestra historia.

El Instituto de Estudios Riojanos, una de las Instituciones más antiguas de nuestra Administración, y también una de las más queridas, cumple 60 años. 60 años de apuesta por el riojanismo, por la consolidación de nuestras raíces como pueblo singular y por la configuración de una identidad y conciencia colectivas en las que todos, riojanas y riojanos, nos vemos reconocidos.

Alguien dijo que quien olvida su pasado está cerrando las puertas de su futuro. Contra esa amenaza ha luchado a brazo partido el IER desde su creación, con ilusión y con tesón de riojano, indagando de dónde venimos para señalarnos hasta dónde podemos llegar.

Por tanto, y en primer lugar, mi más sincero reconocimiento a los 11 socios fundadores. Mi reconocimiento por advertir, ya en 1946, hace 60 años, que era preciso apostar por la cultura y la ciencia riojana. Que era preciso apostar por lo nuestro, por lo que nos define, por lo que nos diferencia, por lo que nos hace ser tal como somos. Mi reconocimiento también a los sucesivos directores que han dirigido las riendas de esta Institución y a los cientos de investigadores que han colaborado durante todo este tiempo en la consecución de los objetivos fundacionales del IER.

Gracias a todos ellos, los riojanos hemos tomado conciencia de la grandeza de La Rioja, de las personas ilustres que esta tierra ha dado al mundo en el campo de las ciencias, de las letras o de la política. Gracias a ellos, hemos sabido de la rica historia que atesoran nuestros pueblos, de su aportación al proyecto colectivo que es La Rioja. Gracias al IER sabemos que La Rioja ha sido clave en la configuración de España. Que La Rioja goza de grandes perspectivas de futuro porque nuestras raíces, nuestros genes más definitorios, demuestran que somos capaces de alcanzar todo lo que nos propongamos.

El IER es grande porque grande es La Rioja. La labor del IER es inagotable porque inagotable es La Rioja.

Mucho se ha avanzado en estos 60 años en la investigación, promoción, difusión y divulgación de la cultura riojana. De ello queda constancia en las múltiples revistas, libros, estudios… que han visto la luz en este tiempo. Pero mucho es el camino que queda todavía por andar, mirando alternativamente al pasado y al futuro para asegurarnos un presente de progreso y de prosperidad desde la unidad de objetivos de todos los riojanos.

Al IER le compete pasar a escritura la historia inédita de muchos de nuestros pueblos, sus tradiciones, folclore, costumbres…

Al IER le compete, en colaboración con otras entidades, la elaboración del catálogo de bienes patrimoniales relacionados históricamente con La Rioja que se hallan dispersos por España y por el mundo.

Al IER le compete, coordinadamente con otros centros investigadores, fomentar una ciencia puramente riojana.

Al IER le compete dar un nuevo impulso al alma riojana, a ese riojanismo que nos obliga día a día a dar los mejor de nosotros mismos en beneficio de esta tierra a la que nos debemos.

El IER debe convertirse en abanderado de nuestra cultura y de nuestra identidad, esa identidad que cohesiona a la sociedad riojana desde el sentimiento de pertenencia a un proyecto colectivo.

Esos son los deberes más inmediatos del IER al cumplir su 60 aniversario. Unos deberes que encara con una ilusión renovada porque, al contrario de lo que suele ocurrir en circunstancias normales, el IER goza a sus 60 años de una salud envidiable. De una salud de la que nunca ha gozado. Y es que, repasando su trayectoria, nos encontramos con momentos de auténtica precariedad de recursos, sobre todo en su época fundacional, de momentos de zozobra y de circunstancias desfavorables. Circunstancias que han ido desapareciendo hasta encontrarnos en la actualidad con un Instituto de Estudios Riojanos que disfruta de todos los medios para llevar a buen puerto sus objetivos.

Ahora, el IER, al llegar a sus 60 años de vida, ha visto cumplido su deseo, largamente acariciado, de establecer su sede en el emblemático Palacio de los Chapiteles.

Y ahora también, al llegar a sus 60 años de vida, el IER se ha dotado de autonomía plena, lo que le va a permitir desarrollar su actividad en inmejorables condiciones.

Son dos actuaciones que ha promovido el Gobierno de La Rioja con el convencimiento de que era algo que esta Comunidad debía al IER.

El IER, que nació para documentar nuestra historia, forma ya parte de la historia de La Rioja. Pero es sobre todo futuro. Un futuro que comienza a escribirse hoy aquí, en este extraordinario Palacio de los Chapiteles, en esta Real Academia Riojana, en esta casa de todos los riojanos. Un futuro que irá unido al futuro de La Rioja, al futuro del riojanismo, y que nos deparará grandes satisfacciones. Estoy convencido de ello.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - Presidente del Gobierno de La Rioja