10 de septiembre de 2014

Director General del Banco Santander y responsable de Santander España, Enrique García Candelas.Presidente del Consejo de Administración de Nueva Rioja, José Ignacio Achiaga. Director Territorial del Banco Santander en La Rioja, José María Martínez DelgadoDirector General de Nueva Rioja, Ángel de las Heras. Señoras y señores.

Quiero iniciar mi intervención agradeciendo tanto a Nueva Rioja como al Banco Santander la invitación para estar hoy con todos ustedes. Intentaré ser breve en las materias en las que presumiblemente ustedes tienen bastante información y me detendré en lo novedoso.

Mi intervención va a constar de los siguientes puntos:

En primer lugar, realizaré un balance del primer semestre del año en curso. Con los últimos datos disponibles, voy a analizar la situación socio-económica de La Rioja en estos momentos, comparando nuestros resultados con los del conjunto de comunidades autónomas.

En la segunda parte, les ofreceré las previsiones que hemos realizado para el segundo semestre de 2014. Estimaciones que en buena parte representan una continuidad de los ejes principales de nuestra política económica, la cual ha permitido a nuestra Comunidad contener los efectos de la crisis y situarse a la cabeza de la recuperación.

En tercer lugar, describiré los últimos hechos socio-económicos externos que afectan a La Rioja, tanto del ámbito nacional, como del europeo e internacional.

El cuarto punto consistirá en formular una estrategia que tenga en cuenta la compleja coyuntura en la que nos movemos, teniendo en cuenta la perspectiva internacional, y les daré las líneas maestras de las políticas a acometer. Por último, haré una llamada a la responsabilidad, tanto a la sociedad riojana como a quienes tienen cargos públicos, para colaborar de un modo constructivo y sinérgico, porque, no tengo ninguna duda de que todos queremos que La Rioja continúe siendo una de las comunidades que lidere la salida de la crisis.

Situación de La Rioja en el contexto socio-económico nacional

Comenzaré con el primer punto en el que les voy a mostrar la evolución que ha experimentado La Rioja en lo que va de año. Mi intención es que ustedes y el conjunto de la sociedad riojana evalúen la estrategia que el Ejecutivo que presido viene desarrollando.

Para que ustedes valoren los logros alcanzados, utilizaré como referencia los resultados del conjunto de España y los datos que ofrecí en este mismo foro en octubre del pasado año.

En aras de la brevedad prometida, únicamente mencionaré las cifras imprescindibles para esclarecer la visión de La Rioja.

Mi primera referencia será sobre el empleo, para lo que me detendré en la Encuesta de Población Activa del segundo trimestre de 2014.

El número de riojanos ocupados ha crecido en 7.800 personas, un +6,44% en tasa interanual, siendo la tasa de crecimiento más alta del país, lo que me permite afirmar que La Rioja es la Comunidad que más empleo ha creado en el último año en términos relativos. Les recuerdo que la media de España en tasa de crecimiento es de un +1,12%. Asimismo, el número de parados se ha reducido en 4.400 personas, cifra que supone una caída del 13,78% interanual, siendo la media del descenso en España del 7,02%.


La tasa de paro de La Rioja, en suma, se sitúa en un 17,66%, la tercera menor del país y 6,81 puntos por debajo de la media nacional. La tasa de paro juvenil es de un 40,71%, lo que representa un descenso del 16,97% en el último año y la convierte en la menor de España en menores de 25 años, que se ha situado en el 53,12%.

Además, según ADECCO, La Rioja es una de las comunidades en las que existe mayor probabilidad de encontrar empleo estando parado y de incorporarse al mercado de trabajo estando inactivo.

Respecto a los datos del mercado de trabajo de agosto, el número de trabajadores registrados en el paro ha descendido en 182 personas respecto al mes de julio, lo que supone 2.055 desempleados menos que hace un año y 2.564 menos que a comienzos de año. Con estos datos, la tasa de paro de La Rioja se sitúa en 15,55%, 3,72 puntos inferior a la nacional.

En cuanto a las exportaciones, en el primer semestre del año mantuvieron el impulso ascendente, con un crecimiento del 5,8% respecto al mismo periodo del año anterior. Concretamente, el valor de las ventas de productos riojanos al exterior alcanzó los 783,2 millones de euros y, además, vendió por valor de 205 millones de euros más de lo que compró (783,18 millones de euros de exportaciones frente a 578,3 de importaciones). Estos datos sitúan la tasa de cobertura de La Rioja en un 135,4%, frente al 90,9% del conjunto de España.

Del mismo modo, el Índice de Precios Industriales del mes de julio refleja un aumento en La Rioja del 1,3% respecto al mismo periodo del año anterior frente al descenso del 0,4% registrado en el conjunto de España. La variación mensual de dicho índice es del 1,5% en La Rioja y del 0,1% a nivel nacional.Por su parte, las ventas en el comercio minorista a precios constantes se mantuvieron estables en La Rioja en julio respecto al mismo mes del año 2013, mientras la media nacional presenta una tasa del -0,3%.

Por último, respecto a la ocupación hotelera, los establecimientos riojanos han recibido durante el primer semestre 288.020 viajeros, lo que supone un incremento del 5,3% respecto al mismo dato del año anterior. Durante los siete primeros meses del año, las pernoctaciones han crecido en La Rioja un 4,5% respecto al mismo periodo del año anterior, frente al aumento del 2,8% en el conjunto nacional. Han crecido también los trabajadores empleados en este tipo de establecimientos con 820 personas en julio, un 0,4% más que en el mismo mes de 2013.

Por otra parte, según los últimos datos ofrecidos por el Ministerio de Hacienda, entre enero y mayo, el déficit de La Rioja se situó en 41 millones de euros, lo que representa el -0,52 del PIB, por debajo del -0,60% del PIB que acumulan el conjunto de las comunidades y del objetivo establecido en el -1%.

En cuanto a la deuda, los datos del Banco de España del primer trimestre de 2014 la sitúan en 1.240 millones de euros, con un ratio de deuda sobre el PIB del 16,0%, porcentaje inferior al registrado por el conjunto de España, que representa el 21,7% de su PIB. Además, en el primer trimestre de 2014 la deuda de La Rioja representó el 0,56% del total de la deuda de las comunidades autónomas y tan solo el 0,13% de la deuda del conjunto de las Administraciones, porcentajes inferiores en los dos casos a la aportación de La Rioja al PIB nacional, que se eleva al 0,7%. Estas cifras colocan a La Rioja como la quinta comunidad con menor deuda sobre el PIB. Por otra parte, la agencia Fitch ha ratificado la perspectiva de la deuda de La Rioja como triple B estable (satisfactorio) en emisiones a largo plazo y F2 (grado de buena calidad) en emisiones a corto.

Finalmente, deseo recordar que el último informe del BBVA ha mejorado sus previsiones de crecimiento para La Rioja. En concreto, estima que La Rioja crezca este año un 1,4%, frente al 1,3% de España, lo que nos sitúa como la quinta comunidad con mayor previsión de crecimiento. Una previsión que ha corroborado el informe Hispalink, que apunta un crecimiento para este año del 1,3%. Y para el año 2015, calcula un crecimiento para La Rioja del 2,7%, frente al 2,3% de España, lo que supone que somos la segunda Comunidad con mejores expectativas.

No cabe duda de que estos resultados se han obtenido mediante la aplicación de numerosas medidas encaminas a mejorar la eficacia y eficiencia en el gasto público para asegurar el mantenimiento de los niveles de cobertura y calidad de los servicios fundamentales (sanidad, educación y servicios sociales) y para favorecer la recuperación económica y crear empleo. En mi intervención tan sólo voy a señalar las que considero más significativas.

Entre las medidas encaminadas a mejorar la eficacia y eficiencia en el gasto público destacan la implantación al 90% de las medidas que afectan a nuestra Comunidad en el informe de la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA), principalmente en las áreas dedicadas a la eliminación de duplicidades, simplificación administrativa, contratación centralizada e implantación de la Administración Electrónica.

Del mismo modo, y a través del Plan de Control Tributario 2013 para luchar contra el fraude, se han realizado más de 16.000 actuaciones, que se han traducido en una recaudación de cerca de 23 millones (22.613.000 euros). De esta cantidad, el Gobierno de La Rioja ha conseguido ingresar a lo largo del año pasado 16.950.000 euros, lo que supone el 73,69% de la deuda aflorada, un 9,19% más que el ejercicio anterior.

Además, el Gobierno de La Rioja ha conseguido un ahorro total de cerca de 17 millones de euros, gracias a las operaciones de reestructuración de la cartera de deuda. Estos ahorros se enmarcan en la estrategia de financiación del Ejecutivo orientada a reducir los tipos de interés en más de 200 puntos de media y alargar los plazos de amortización de la deuda pública.

Las actuaciones de control del gasto nos han permitido cumplir los objetivos de déficit y estabilidad presupuestaria sin necesidad de subir los impuestos, por lo que el marco fiscal de La Rioja continúa siendo uno de los más ventajosos de España. Es más, como ya he anunciado, en 2015 reduciremos en un 50% el Impuesto sobre el Patrimonio y en 2016 procederemos a eliminarlo totalmente.

En cuanto a las medidas para favorecer la dinamización económica, quiero destacar la buena marcha del Plan Estratégico de Subvenciones de la ADER, dotado con 35 millones de euros y que en la primera convocatoria se han presentado un 8% más de expedientes que el año anterior. En concreto, se han aprobado 780 proyectos, que conllevan una inversión de 65,35 millones de euros y la creación de 161 puestos de trabajo. Estos datos consolidan el cambio de tendencia registrado e inicio de recuperación que reflejan otros indicadores económicos.

Además, les recuerdo la creación de la Oficina de Asuntos Económicos de La Rioja, que ha celebrado ya las reuniones de los grupos de trabajo sectoriales en las que se han definido los retos de la economía riojana. Por otro lado, y como desarrollo del IV Plan Riojano de I+D, el Gobierno riojano ha publicado 25 líneas de ayudas, entre convenios y convocatorias públicas, con un presupuesto de 14,13 millones de euros. Entre estas convocatorias destacan las de fomento de la competitividad de las pymes, con subvenciones de la ADER para el fomento de la I+D+i, la contratación de tecnólogos o las ayudas para el programa de TIC.

Y continúan desarrollándose con gran aceptación de los empresarios riojanos las acciones incluidas en el Plan EmprendeRioja 2014 y en el Plan para la Competitividad del Comercio Riojano, así como las de formación para el empleo, dirigidas tanto a trabajadores en desempleo como ocupados, y las encaminadas a favorecer la internacionalización, como el itinerario ‘México más cerca’.

Del mismo modo, y relacionado con el sector vitivinícola, considero muy positivo el desarrollo en La Rioja del programa nacional de apoyo al sector, que ha incluido, como novedad, la subvención de las inversiones que realicen bodegas y cooperativas para mejorar sus infraestructuras y procedimientos de elaboración y comercialización. Y les decía que considero muy positivo el desarrollo de este programa porque en esta primera convocatoria, se han recibido 100 solicitudes que contemplan una inversión de 64 millones de euros y una subvención estimada de 20,5 millones. Además, esta medida se suma a la promoción en terceros países, con 45 solicitudes presentadas para desarrollar 83 acciones fuera de la UE con una inversión de 11,8 millones; y a la reestructuración y reconversión de viñedo, ayudas para las que se han presentado en la última convocatoria 1.211 solicitudes que contemplan una inversión de 20,8 millones de euros con una subvención de 11,6 millones.

Además, desde el Gobierno de La Rioja hemos duplicado la cuantía de la convocatoria de ayudas destinadas a facilitar la incorporación de jóvenes al sector agrario, con una dotación de 5,2 millones de euros.

Estas medidas encaminadas a favorecer la dinamización de la economía han estado acompañadas de numerosas acciones destinadas a mantener la calidad y prestaciones que ofrecen nuestros sistemas sanitario, educativo y social, como la ampliación del servicio de hospitalización a domicilio, la introducción de nuevas técnicas diagnósticas y la puesta en marcha de la receta electrónica en materia de Salud; la apertura del Centro de Día de Santo Domingo de la Calzada y la extensión del programa de atención temprana a la Rioja Alta, en Servicios Sociales, y la ampliación de la oferta de actividades del programa de inmersión lingüística y el incremento de los fondos destinados a atención a la diversidad y a las becas Erasmus, en Educación.

Estos son solo algunos ejemplos de la actividad desarrollada en estas tres áreas fundamentales para los ciudadanos en las que no voy a detenerme en esta intervención, aunque sí quiero dejar claro que la dinamización económica es una prioridad del Ejecutivo riojano porque es imprescindible para desarrollar una buena política social, para prestar servicios adecuados a las personas. Como saben y me han oído muchas veces, la mejor política social es la creación de empleo.

Y esta preocupación por las personas que caracteriza nuestra gestión como Gobierno, y la buena gestión que hemos realizado de los fondos públicos, nos ha permitido crear la Red de Protección Social, que ha acordado medidas puestas ya en marcha como las subvenciones a ayuntamientos para paliar la pobreza energética o la modificación del decreto que regula la concesión de las rentas de inserción para ampliar sus cuantías y añadir complementos y a poner en marcha el Servicio de Mediación en desahucios, que ha atendido a 527 familias desde febrero de 2013 y ha logrado una respuesta satisfactoria en el 74% de los casos.

Actuaciones económicas destacadas para el segundo semestre

Tras describir los resultados alcanzados en los seis primeros meses del presente año me detengo ahora en la estimación del segundo semestre. Del conjunto de medidas destinadas a mejorar la competitividad de la economía regional, mantener los servicios públicos, potenciar el diálogo institucional y defender los intereses de La Rioja, quiero señalar las que considero más relevantes:

- Mantenimiento del Plan Estratégico de Subvenciones de la ADER y ampliación de su abanico de ayudas con nuevos programas de mejora empresarial que implicarán una mayor proactividad y compromisos a la carta y que, sobre la base fundamental de la innovación y la internacionalización, combinarán incentivos, financiación y servicios dirigidos a sectores empresariales con potencial para incrementar su dimensión y competitividad.

- Puesta en marcha del Centro Tecnológico Distribuido para el Sector de la Automoción en La Rioja.


 - Plan de Empleo para mayores de 45 años desempleados de larga duración: contratos con agencias de colocación para su inserción.

- Plan de Empleo para desempleados menores de 25 años: puesta en marcha del programa de garantía juvenil con medidas específicas de formación, intermediación y fomento del empleo.

- Ampliación hasta los 30 años de la edad de los jóvenes que pueden acceder al cheque joven, incluido en el Plan de Empleo citado anteriormente. Como saben, el cheque joven es una ayuda directa, de entre 2.000 y 7.500 euros, a las empresas que contraten jóvenes menores de 30 años en un periodo máximo de contratación de dos años y mínimo de un año. Las ayudas previstas en este programa se tramitarán en régimen de concesión directa y se podrán beneficiar de ellas todas las empresas y jóvenes que lo soliciten y cumplan los requisitos, por lo que no tienen un presupuesto cerrado.

  • Inicio de la primera Lanzadera de Empleo y emprendimiento solidario para mejorar la inserción laboral.
  • Firma del protocolo entre el Gobierno de La Rioja y SEPES para la promoción pública del suelo industrial. Nueva convocatoria del Vivero de Empresas.
  • Puesta en marcha del proyecto de Mejora de la Estructura Empresarial en La Rioja con la colaboración de organismos intermedios: acciones tendentes a mejorar y profesionalizar la gestión como condición para el incremento de la competitividad en las pymes y medidas para el sostenimiento de la actividad empresarial y la mejora de la productividad empresarial desde el punto de vista de la responsabilidad social corporativa.
  • Nuevo Programa de Desarrollo Rural de La Rioja 2015-2020, con una inversión pública de 200 millones de euros

Hechos socioeconómicos externos que afectan a La Rioja

La buena marcha socio-económica de La Rioja es más evidente aún si comparamos nuestra evolución con el resto de comunidades autónomas. En los últimos meses, hemos conocido diversos indicadores y datos que nos reafirman que la política económica que estamos desarrollando va en la buena dirección. En este sentido, veamos un resumen de estos indicadores:

Respecto a las balanzas fiscales, La Rioja ha sido la Comunidad que ha conseguido un mejor equilibrio, al ser la región en la que más se aproximan los ingresos y los gastos. Este hecho implica que este Gobierno ha sido eficiente en conseguir financiación del Estado, sin ser por ello insolidaria. La Rioja ha sabido ser eficiente a la hora de demandar al Ejecutivo central lo que le correspondía, y lo ha hecho con argumentos válidos y un diálogo constructivo.

Como no podía ser de otra manera, la publicación de una contabilidad territorializada ha generado una polémica en la que el Ejecutivo que presido ha procurado reducir su protagonismo. A los ciudadanos lo que de verdad les importa es su ‘balanza fiscal personal’, entendiendo ésta como el importe que paga cada ciudadano al Estado y lo que éste le retorna vía prestaciones. Al fin y al cabo, somos las personas las que pagamos impuestos y recibimos servicios, y no los territorios.

A este respecto recordaré un informe del think tank Civismo, en el que La Rioja resulta la Comunidad en la que menos días de trabajo hacen falta para que el contribuyente medio pague sus impuestos.

Permítanme que ahora aluda a la marcha de la economía nacional, pues no somos inmunes sino interdependientes a lo que ocurre fuera de nuestra región. En los dos últimos meses el Gobierno central, por boca de su presidente, ha anunciado que España está saliendo de la crisis con la que inició su mandato, y que heredó de la etapa anterior. Veamos algunas variables significativas.

Es una certeza irrefutable que España está creciendo. Así lo demuestra que en el segundo trimestre el PIB haya aumentado un 0,6% en tasa trimestral, exactamente el triple que la media de la Unión Europea. A este buen porcentaje se une la información de Eurostat, según la cual España creció un 1,2% en términos interanuales con respecto al segundo trimestre de 2013. En este sentido, España iguala la media de crecimiento de la UE y casi dobla el crecimiento experimentado en la zona euro (0,7%).

El empleo es otro de los indicadores que nos indica que se ha iniciado el camino de la recuperación. La ocupación en España ha aumentado en 402.400 nuevos trabajadores este segundo trimestre respecto al anterior, hasta un total de 17,35 millones de personas. Este incremento es el mayor desde el mismo trimestre de 2005 superando las barreras de la estacionalidad y la temporalidad.

Además, el turismo presenta cifras récord y España se ha convertido en el tercer país del mundo con más visitantes en 2013, gracias a la entrada de 60,6 millones de viajeros. Esta industria ha dejado 26.345 millones de euros en el primer semestre de 2014. También ha generado más de 65.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social en el pasado trimestre.

Afortunadamente, las buenas noticias que ha anunciado Mariano Rajoy no son un brindis al sol, ni un alarde de optimismo. Las afirmaciones del Presidente del Gobierno están avaladas por el consenso, prácticamente unánime, de los principales organismos nacionales, europeos e internacionales. Estas entidades coinciden en constatar que España ha mejorado sensiblemente en el último año y que la tendencia de la economía nacional es positiva.

Hace dos días, conocíamos que la OCDE ha mejorado sus previsiones para España y ha augurado un crecimiento del 1,2% del PIB este año y del 1,6% el que viene, lo que supone una buena noticia.

Por este motivo, el presidente Mariano Rajoy está en lo cierto cuando asegura que 2014 es el año de la recuperación. También constituye una realidad que La Rioja es una de las regiones que lidera la bonanza económica. Con las cifras en la mano me permito afirmar que si se prescinde de los territorios forales que nos circundan, cuya fiscalidad les beneficia, y la Comunidad de Madrid, que goza del ‘efecto capitalidad’, La Rioja es la región que mejor ha sabido afrontar la crisis.

Quiero recordar que esta recuperación se ha conseguido, sobre todo, por el esfuerzo de todos, razón que me mueve a felicitar vivamente a los riojanos, porque son ellos los protagonistas del reto logrado. En este sentido, el mérito del Ejecutivo riojano y del Gobierno de España ha sido escoger con acierto las políticas públicas apropiadas para que los sacrificios que había que hacer alcanzaran buenos resultados.

Por esta razón mi discurso de ningún modo pretende ser triunfalista y, mucho menos deseo apropiarme del mérito ajeno. Insisto, la apreciable mejoría que registra La Rioja se debe atribuir a la sociedad riojana, que ha sabido trabajar duro para sacar la Comunidad adelante. Este esfuerzo es el causante de esas buenas cifras económicas, y hoy quiero reconocer especialmente el compromiso de los empresarios y emprendedores de nuestra tierra.

Sin embargo, sería imprudente que pensáramos que se pueden relajar las medidas tomadas. Como el propio presidente del Gobierno ha apuntado hace unos días, "no podemos pararnos y las reformas deben seguir", porque "España tiene cosas que no existen en la inmensa mayoría del mundo", como la calidad de los servicios públicos de sanidad, educación y servicios sociales, que requieren grandes esfuerzos para mantener ese nivel de calidad y cobertura que hemos logrado.Esta cautela de Mariano Rajoy tiene su sentido. La tendencia de la economía es positiva, pero tenemos que continuar con las reformas porque, aunque hayamos pasado lo peor, todavía queda mucho camino por recorrer.

Citaré algunos hechos que apoyan la necesidad de no cejar en nuestro esfuerzo.

En primer lugar, la tasa de paro ha descendido hasta el 24,47%, pero este valor sigue siendo muy alto, por lo que constituye la mayor preocupación del Gobierno de España y, por supuesto, la prioridad del Ejecutivo riojano.

El déficit permanente en las cuentas públicas de España es muy peligroso al suponer un 2,52% del PIB hasta junio. No nos debe servir de consuelo que La Rioja esté mejor en el conjunto autonómico, porque todos vamos en el mismo barco.

La deuda pública supera por primera vez el billón de euros y alcanza el 98,4% del PIB.

El saldo comercial presenta un déficit de 1.477 millones de euros, frente a un déficit de 106,7 millones de euros en el mismo mes de 2013.

Y, además, aún es pronto para ver los resultados de las medidas tomadas por el Banco Central Europeo (BCE) para reactivar el crédito en la eurozona, como la compra de deuda y la rebaja de los tipos de interés.

Es evidente que España y, por supuesto, también La Rioja van a estar supeditadas a los vaivenes de la economía mundial. Por ello, hay que estar muy alerta a lo que ocurra en Italia, Francia y Alemania, que representan dos tercios de la economía de la zona euro.

Además, es necesario mitigar los efectos del veto ruso a los productos agrícolas europeos a raíz de la guerra de Ucrania. En este sentido, quiero destacar que en La Rioja hemos reaccionado con rapidez y estamos trabajando con el sector para minimizar su impacto, que será muy pequeño: el 0,12% del total de las exportaciones riojanas.

Por último, habrá que prestar mucha atención a la evolución de la economía de Japón y China, que es uno de nuestros principales socios comerciales y un mercado con grandes posibilidades para las empresas riojanas.

Estrategia ante la coyuntura que se advierte

Ante esas incertidumbres no podemos permanecer impasibles. Velar por el bienestar riojano implica asegurar su sostenibilidad. Ante las posibles amenazas externas hay que responder mejorando nuestra eficiencia para ser competitivos frente a nuestros rivales comerciales. Dicho de un modo gráfico: hay que espabilarse y anticiparse poniendo en marcha el talento colectivo y el particular.

Permítanme que les cite tres frases esclarecedoras que muestran muy gráficamente lo que desearía que ocurriera en La Rioja y a cada riojano. Las palabras son de José Ignacio López de Arriortúa, el gran gurú de la automoción.

1. En África todos los días una gacela se despierta al salir el sol y sabe que tiene que correr más rápido que el león más veloz. 2. Y todos los días, un león se despierta y sabe que tiene que correr más rápido que la gacela más lenta. 3. No importa si somos una gacela o un león; lo mejor es que cuando salga el sol estemos corriendo…

La moraleja de esta historia es elemental: La Rioja tiene que ser mejor que las demás regiones europeas en alguna actividad que encierre mayor valor añadido. Por ejemplo, las que requieren un gran capital intelectual. No lo duden, los trabajos que generan riqueza estable están ligados al talento.

La globalización impone una ley inexorable, que derriba cualquier tipo de proteccionismo: el éxito lo alcanza la compañía del mundo que tiene productos con una mejor relación calidad/precio. Si la política local se inmiscuye con exigencias innecesarias en las empresas, los costes de los bienes y servicios suben y la competitividad se perjudica.

Los tiempos que vivimos, y los que nos aguardan, se van a caracterizar por la incertidumbre. Lo que está claro es que nada está claro. No estamos en una época de cambios, sino en un cambio de época.

Por ello, hoy hace falta talento para reinventarse y admitir que nuestra mentalidad no se puede aferrar al pasado. Ahora, más que nunca, resulta suicida dirigir nuestras vidas o gobernar una región desde la referencia de mirar al retrovisor.

El futuro no va a ser una continuación del pasado sino que encierra un cambio de paradigma. Inevitablemente se advierte la llegada de un escenario global en el que se tendrá éxito si estamos de acuerdo con la famosa frase de Lampedusa en su novela ‘El gatopardo’: "Todo tiene que cambiar para que todo siga igual".

Lo más enriquecedor de la situación es que la solución va a depender de los ciudadanos más activos. El mejor papel que puede desempeñar un gobierno es promover un entorno apropiado para que las iniciativas particulares prosperen. Quizá éste ha sido nuestro mayor acierto. Tal y como demuestra la última edición del Índice de Libertad Económica, que tuve el privilegio de presentar en Logroño hace unos meses, La Rioja es la segunda Comunidad con más libertad económica.

Dar más facilidades y potencialidades a empresas y autónomos ha tenido su recompensa. La clave de la bonanza de nuestra Comunidad consiste en que este Gobierno no ha cedido a la tentación de entrometerse en lo que no le compete. Por el contrario, ha sabido generar condiciones de libertad para que quienes más saben de un sector, y tienen más habilidad para hacer rentable su dinero, sean los que promuevan la actividad.

Hoy la mejor estrategia para blindar la sostenibilidad de una región es favorecer la innovación inteligente en aquellos ámbitos en los que tenga un valor distintivo que aumente su competitividad. Una dinámica de producir a costes bajos pudo servir hace 30 años, pero hoy está condenada al fracaso. Las actividades que funcionan en los tiempos que corren están basadas en el conocimiento, la innovación y la anticipación.

No se trata de abandonar nuestras industrias tradicionales, cuyas expectativas son excelentes por su calidad y la dificultad para producirse en otros sitios. Se trata de diversificarse y abrirse a nuevos frentes. Como dice Kevin Nelly: "la riqueza surge de la innovación, no de la optimización".

Ahora el capital más importante de una nación es la suma del talento de sus ciudadanos. Por eso, se dice que los nuevos vencedores serán quienes generen ideas sin capital, y los nuevos perdedores, los capitalistas sin ideas.

En La Rioja tenemos talento y estamos creando las condiciones para que pueda desarrollarse, porque el capital humano es el único factor productivo con rendimientos crecientes. En La Rioja llevamos años trabajando para crear una cultural innovadora en la sociedad y favorecer la innovación y el emprendimiento porque queremos diferenciarnos de otras Comunidades por un hecho insólito: distinguirnos por un progreso inteligente.

Ser pequeños no es una limitación, porque la agilidad y la rapidez también cuentan y nuestra Administración es rápida como ninguna y sabemos estar cerca de los emprendedores.

Es clave contar con unas instituciones políticas y económicas fuertes, sólidas, estables y previsibles. Sólo así, la Administración deja de ser un obstáculo para el ciudadano y se convierte en un aliado estratégico, en un ente que pretende facilitar las condiciones de vida y reducir al mínimo posible los costes de la regulación.

Una llamada a la colaboración de los riojanos

Como he indicado anteriormente, tanto dentro como fuera de España, puede haber amenazas a nuestro comienzo de la recuperación. Hay que recordar que el triunfo de hoy no configura tener éxito en el futuro, por lo que resulta imprescindible mantener el esfuerzo y el trabajo que venimos realizando, Gobierno y sociedad riojana en su conjunto, para que La Rioja continúe marcando un diferencial positivo respecto al conjunto de España.

El mejor instrumento de un gobierno para plasmar sus políticas es el diseño de sus Presupuestos. Si queremos una Rioja de futuro, hay que seguir siendo más eficiente en la gestión del gasto público para, con los ahorros que se puedan lograr, poder incentivar las actividades con mayor futuro y la fiscalidad de los nuevos emprendedores.

Como ustedes saben, el margen de maniobra que tenemos es pequeño por el alto porcentaje de gasto estructural y las partidas plurianuales comprometidas. El error imperdonable sería no acometer el reto posible: la introducción cada año de los cambios que se puedan. En este sentido, una de las lecciones que nos ha dado la crisis es que debemos pedir y ofrecer a los ciudadanos aquello que realmente nos podemos permitir y no aquello que no podemos pagar, condenando a las generaciones futuras a asumir una gran carga de deuda.

Ahora lo conveniente es mantener la calidad de los servicios de la Administración y, si fuera posible, aumentar la eficiencia en la gestión del gasto, como hemos demostrado y lo vamos a seguir haciendo, con unas políticas que nos han permitido mantener la calidad y cobertura de las principales prestaciones sanitarias, educativas y sociales en los mejores niveles del país, como reconocen numerosos informes y estudios tanto de la Administración central como de entidades privadas.

La realidad es que en La Rioja somos capaces de perseverar en el esfuerzo y no nos vamos a dormir en los laureles. La meta que podemos conseguir lo merece: hacer de La Rioja la Comunidad con el mejor futuro sostenible. Capacidad y voluntad no van a faltar a este Gobierno.

Este período de crear las condiciones para construir las bases de un nuevo progreso me obliga a solicitar a los riojanos que continúen viviendo con la misma responsabilidad en el consumo y demanda de servicios, y la misma voluntad de colaboración que han demostrado en estos años de crisis. Les aseguro que esa disposición tendrá su fruto, pues garantizará la sostenibilidad de nuestra Comunidad a medio y largo plazo.

La actitud que les solicito exige el compromiso de no gastar lo que no se tiene y de no perder la calidad que caracteriza a la sociedad de bienestar riojana. Aparte de mejorar nuestra disponibilidad para progresar en la industria basada en el conocimiento, podremos mejorar el cumplimiento del objetivo de déficit y proseguir la amortización de la deuda de La Rioja.

El esfuerzo que les demando no es un préstamo, sino una inversión, pues supondrá dos grandes beneficios: un menor pago de intereses y el aumento del atractivo de La Rioja para inversores y emprendedores. Ambas ventajas nos darán un prestigio como región que trascenderá a toda Europa.

Creo que a lo largo de estos años he demostrado que estoy siempre cerca de los riojanos; que sé escucharles y que tengo en cuenta lo que me dicen.

Hoy más que nunca un gobierno que quiera mejorar necesita la inteligencia colectiva tanto de la clase política como de la sociedad en su conjunto, por lo que les lanzo el reto de que participen conmigo en construir el futuro de nuestra tierra.

El gran motor de La Rioja es su maravillosa gente y entre todos podemos escribir una gran página de su historia. La Rioja puede ser una de las regiones que más crezca si al talento de su Gobierno se añade el de sus ciudadanos y la grandeza que encierra la actitud de luchar por nuestra tierra de sus empresarios y emprendedores.Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja