30 de septiembre de 2011

Señor presidente de la Asociación Internacional de Juristas del Derecho de la Viña y el Vino,

Señor consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente,

Señoras y señores:

Con nuestra tradicional hospitalidad, quiero darles la más cordial bienvenida a La Rioja, una de las regiones más ricas de España y con mayor porvenir. Nada mejor que esta tierra con nombre de vino para acoger la conferencia anual de la Asociación Internacional de Juristas del Derecho de la Viña y el Vino.

Nos sentimos honrados de que La Rioja sea el lugar elegido por esta acreditada entidad, con más de 350 miembros y representación en 25 países, para estudiar, debatir y reflexionar sobre algunos asuntos vitales y de plena actualidad para nosotros, como

• los derechos de plantación de viñedo,
• las relaciones en el marco de las organizaciones interprofesionales
• o los derechos de propiedad intelectual e industrial de las marcas, indicaciones geográficas protegidas y denominaciones de origen en el contexto internacional.

La Rioja es la denominación de origen con más solera de España, una de las más conocidas y prestigiosas del mundo, que cuenta con un Consejo Regulador y la Interprofesional del Vino de Rioja. El vino riega nuestra tierra de punta a punta, con 45.000 hectáreas de viñedo, más de 500 bodegas de elaboración y 18.000 viticultores.

El sector vitivinícola representa el 15% del PIB de nuestra región y las ventas de Rioja han superado los 270 millones de litros, lo que supone más de 360 millones de botellas comercializadas y nos convierte en una de las principales marcas de vino a nivel mundial. Por eso, decir La Rioja es decir vino. Y decir vino es decir La Rioja.

Nuestra sensibilidad sobre todo lo relacionado con el vino es grande. Los riojanos nos sentimos muy orgullosos de este tesoro que nos da nombre y, por tal motivo, somos conscientes de que la desaparición de los derechos de plantación de viñedo nos causaría un daño irreparable. Sería la ruina para el campo riojano.

La liberalización de los derechos de plantación que prevé la OCM del Vino más allá de 2015 ocasionaría un crecimiento indiscriminado de la superficie vitícola en aquellos lugares donde el viñedo es una actividad rentable y ejerce un papel fundamental de desarrollo económico.

En La Rioja llevamos tiempo trabajando en todos aquellos foros en los que tenemos voz (en España y en Europa) a favor del mantenimiento de los derechos de plantación y de la calidad del vino como valor irrenunciable, para poder competir en igualdad de oportunidades con otras regiones y países.

Desde La Rioja hemos liderado la defensa de nuestro vino, frente a la tibieza del Gobierno de España, y hemos conseguido que, finalmente, sea nuestro país uno de los 13 Estados miembros que se han pronunciado en contra de la liberalización del viñedo, que, en palabras del presidente francés, Nicolás Sarkozy, es "sinónimo de la muerte del sector".

Estos días vamos a tener la oportunidad de conocer la interesante opinión de ustedes sobre una cuestión que resulta vital para nosotros como ésta, igual que escucharemos con atención sus sabias reflexiones acerca de los contratos tipo en las transacciones comerciales de uva y de vino.

Aquí, ustedes van a tener un papel clarificador en torno a esos instrumentos de los que puede dotarse el sector vitivinícola y que han de contribuir a darle garantías jurídicas, elevar el nivel de competitividad, aumentar la rentabilidad agraria y asegurar la estabilidad necesaria para mantener el vino como polo de desarrollo económico.

En La Rioja tenemos un contrato homologado. Nuestro compromiso es fomentar su utilización y nuestro deseo es que se generalice su uso para dar mayor transparencia al mercado y facilitar las relaciones entre el sector comercializador y el productor, buscando el entendimiento.

En este sentido, el Gobierno de La Rioja va a plantear a las bodegas la suscripción de una carta de compromiso en aspectos relacionados con las correctas prácticas comerciales, con el medio ambiente y con el fomento de hábitos de consumo moderados de vino.

Entendemos que debemos ir de la mano del sector, del Consejo Regulador y de la Interprofesional del Vino en la defensa de la que es una de nuestras principales señas de identidad, junto a la lengua española que hablamos más de 400 millones de personas en todo el mundo.

No podemos bajar la guardia, ni quedarnos atrás. Debemos seguir trabajando en la promoción y protección de la marca Rioja, de nuestra Denominación de Origen, como hemos hecho hasta conseguir la derogación de la marca ‘Viñedos de España’, que de forma irresponsable había puesto en marcha el Gobierno de nuestro país.

Buena prueba de esa voluntad es la salvaguardia que desde La Rioja venimos otorgando a las denominaciones de origen en el seno del Comité de las Regiones, al abogar en el dictamen sobre la Política de Calidad Agroalimentaria por el mantenimiento del rango actual de las marcas para alimentos de calidad y las diferencias entre las denominaciones de origen y las IGP.

Con la confianza de que con sus reflexiones van a aportar luz y nuevas ideas para seguir avanzando en beneficio de nuestro sector vitivinícola, declaro inaugurada esta conferencia anual de la Asociación Internacional de Juristas del Derecho de la Viña y el Vino.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja