2 de diciembre de 2010

Altezas,
Excma. Sra. Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad,
Autoridades,
Queridos congresistas y amigos,


Señor, Señora, La Rioja os da nuevamente la bienvenida a esta tierra que siempre os recibe con los brazos abiertos y en especial en esta ocasión que, con orgullo, hemos albergado el XIII Congreso Estatal del Voluntariado, con cuyos objetivos ustedes han demostrado estar plenamente implicados.

Vuestra presencia aquí es importante, no sólo para todos los riojanos, sino para todas las personas, entidades, colectivos e instituciones que entendemos la importante labor del voluntariado, que creemos que la solidaridad y la colaboración entre personas nos ayudará a edificar un mundo mejor y más habitable.

Precisamente para visualizar la acción voluntaria, implicar al máximo a nuestra sociedad, remover conciencias y colocar la acción solidaria en un primer nivel hemos organizado este Congreso. Y para ello, el Gobierno de La Rioja ha contado con la colaboración y el aliento de toda la sociedad riojana: la Federación Riojana del Voluntariado Social, el movimiento asociativo, empresas y los medios de comunicación, que han hecho de altavoz de todas nuestras iniciativas. También han colaborado en esta tarea el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad y la Plataforma Estatal del Voluntariado.

A ellos mi reconocimiento y gratitud.

Quiero expresar mi felicitación a todos los premiados tanto en la modalidad individual como en la colectiva, porque ellos representan el esfuerzo, la constancia, el equilibrio social, el trabajo en igualdad y el verdadero compromiso personal. Y, me permitirán que este agradecimiento lo personifique, de forma especial, en D. Domingo Álvarez de Guzmán Ruiz de Viñaspre, un riojano excelente, un orgullo para nosotros y una persona que ha convertido el servicio a los demás en el eje de su trayectoria en la vida.

Avanzar día a día en la construcción de una comunidad cohesionada sólo es posible si a la misma altura, con la misma consideración y con el mismo esfuerzo, conviven dos pilares básicos: el pilar económico y el social, siendo en éste último donde el voluntariado adquiere su mayor nivel.

Las administraciones públicas debemos incrementar las condiciones para, junto con las organizaciones sociales, potenciar el voluntariado, con el compromiso de intervenir en la transformación social de forma continua y, a través de sus acciones, corregir las desigualdades, porque el voluntariado no puede ser ajeno a los cambios sociales y más cuando vivimos una realidad económica muy preocupante, acompañada de valores cada día más cuestionados.

Esta crisis económica y de valores que estamos viviendo está provocando mayores desigualdades sociales, porque el principal impacto lo padecen las personas más vulnerables, y las familias.

La desigualdad, la pobreza y la exclusión social ponen en cuestión todos los principios y sistemas a la vez que deterioran la calidad de nuestra democracia.

Por eso, el esfuerzo debe ser de todas las Administraciones públicas y debemos construir un proyecto común que sea complementario y en ningún caso sustitutivo el uno del otro, porque la sostenibilidad de nuestro modelo socio-económico dependerá de la habilidad que mostremos para establecer una dimensión de ayuda equilibrada, más solidaria, consiguiendo más apoyos y más comprensión.

Una sociedad no puede vivir sin conciencia social, razón que hace movilizarse a miles de personas en nuestro país para, sin contrapartidas, dar su tiempo a los demás. Casi 5.000 voluntarios en La Rioja.


Este año es el ‘Año Europeo contra la Pobreza y la Exclusión social’ y hemos querido que este asunto haya sido el eje central de este congreso con la finalidad de que las organizaciones de voluntarios, administraciones públicas, empresas y el tejido social en general, debatan, reflexionen y busquen herramientas para poder responder con la mayor eficacia a las necesidades sociales. Esperamos haberlo conseguido.

La Estrategia Europea 20/20 plantea para el futuro diferentes vertientes; una de ellas es fomentar un crecimiento integrador, en la búsqueda de una sociedad más inclusiva. Por ello las políticas sociales y la inclusión social han de estar en las prioridades de planificación y en el centro de gestión de las personas que tenemos diferentes responsabilidades y capacidad de decisión.

El fin debe ser buscar y alcanzar una sociedad más justa y equitativa, una sociedad donde todos participemos, sin limitaciones derivadas de nuestras diferentes capacidades.

El trabajo del voluntariado se orienta siempre a lograr las mejores condiciones posibles para que las personas puedan elegir de forma libre, con la suficiente autonomía personal y con la máxima dignidad.

Es necesario avanzar en legislaciones que garanticen derechos porque es la forma más justa para que los hombres y mujeres puedan decidir mejor, contribuir al interés común, y así contemplen cada vez más la solidaridad y el ejercicio del voluntariado.

Es obligado generar todavía más solidaridad y que centremos nuestro trabajo en la recuperación de las personas ejerciendo por parte de los voluntarios la participación bien a través de organizaciones o bien de forma individual.

Este Congreso es una forma operativa de lograr la participación porque es el foro más especializado, un marco único e irremplazable, un espacio incomparable de reflexión y de autocrítica en la consecución de un objetivo común: la justicia social.

Hoy nos enfrentamos a un auténtico reto humano al que debemos responder de forma organizada para que la generosidad tenga un efecto multiplicador.


Desde el Gobierno de La Rioja sentimos el compromiso apoyando a las organizaciones, habiendo aprobado un marco legislativo de Servicios Sociales amparado en el derecho y en el que seguiremos trabajando con el convencimiento de que la acción voluntaria es imprescindible para añadir el máximo valor a las acciones; para lograr una comunidad autónoma más cohesionada, mas vertebrada y cada vez más próxima a las personas, en un trabajo conjunto que nos permita alcanzar nuestros objetivos en nombre de la dignidad.

Nos sentimos muy orgullosos de haber sido sede estos días de tanta humanidad, sencillez y profesionalidad, de tanta entrega por los demás, tanta capacidad de superar y hacer superar las dificultades.

Nuestro lema ‘Racimos de Humanidad’ fue elegido porque deseábamos expresar la esencia de nuestras señas de identidad, como somos y como sentimos, y esperamos que todas las personas que nos han acompañado lo hayan podido experimentar.

Esperamos también que este congreso haya servido para darnos más fuerza porque nos queda a todos y todas una importante, responsable y apasionante tarea.

Ha sido un enriquecimiento mutuo, un aprendizaje en común, ha sido un congreso de experiencias únicas y sensaciones irrepetibles, que podrán mejorarse pero nunca serán iguales.

Se preguntaba Neruda: "¿Quienes son los que sufren? No sé, pero son míos". Deseamos que cada vez haya más personas en las que nazca el sentimiento de pertenencia del que sufre.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja