30 de octubre de 2015
José Ignacio Ceniceros, presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja

Director de CAF Europa.Vicerrector de Desarrollo Académico y Profesorado de la UNIR.Director editorial de Vocento.Director general de Nueva Rioja.Señoras y señores.

La despedida y cierre de estas jornadas me ofrece la oportunidad de expresar mi felicitación al Diario La Rioja, que impulsó este proyecto desde hace cinco años, y a Vocento, CAF y sus patrocinadores, por apoyarlo, enriquecerlo y extenderlo. A todos os agradezco que promováis el diálogo y tendáis puentes para unir España y América Latina, a través de este encuentro en torno al idioma común. Como decía Octavio Paz, la lengua española "acorta las distancias que nos separan y atenúa las diferencias que nos oponen".Es evidente que el español es un patrimonio compartido, que crea lazos de hermandad con los pueblos de América. El español es la segunda lengua del mundo por número de hablantes nativos y la segunda en los negocios. A día de hoy, más de 540 millones de personas hablamos el español como lengua materna, y casi 20 millones lo estudian como lengua extranjera.

Por tanto, el español es de todos. Pero no podemos olvidar que, al hablar del origen de la lengua, tenemos que hablar de La Rioja y de nuestros monasterios de San Millán de la Cogolla como cuna del español, como el lugar en el que en la Alta Edad Media nació la lengua romance escrita, que hoy es un idioma universal. Quiere esto decir que la lengua española es un activo de La Rioja y los riojanos.

No es el nuestro sólo un compromiso con el pasado, como custodios de los monasterios de San Millán de la Cogolla o impulsores del estudio y difusión de los orígenes del español. La nuestra es una apuesta de futuro. Una apuesta por el futuro del español, de forma que podamos reconocernos en lo que fuimos, para convertirnos en todo lo que podemos ser.

Decía Miguel de Unamuno que "nuestra patria común es la lengua". Y, a lo largo de esta semana, la quinta edición de Futuro en Español ha servido para acercar las dos orillas del Atlántico, y estrechar lazos entre España y América Latina, con una programación en la que nuestro sector agroalimentario ha jugado un papel muy importante.

Pienso que la quinta edición de Futuro en Español ha respondido a las expectativas creadas, y ha contribuido a reforzar la presencia internacional de La Rioja. Una región europea que simboliza la voluntad de diálogo entre la cultura española e iberoamericana, y el esfuerzo y compromiso con el español, a través de nuestro Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua).

Como saben, uno de los retos del Gobierno que presido es lograr una mayor proyección exterior de La Rioja, tanto en lo que respecta a nuestro desarrollo económico y social, como en lo concerniente a la divulgación de nuestra cultura e identidad.

La lengua española es una prioridad para nosotros y nos puede ayudar a abrir La Rioja al mundo, como activo cultural, dinamizador económico e idioma para el comercio. No en vano, como ya apuntara un estudio de la Fundación Telefónica acerca del valor económico de nuestra lengua, compartir el español aumenta un 290% el comercio bilateral entre países hispanohablantes.

América Latina es vital para el futuro del español. No menos importante es la comunidad hispana de Estados Unidos, con una elevada tasa de crecimiento demográfico. Con todo, España representa una comunidad lingüística multinacional, formada por una veintena de países, en los que el español es la lengua nativa.

El español es algo vivo, que se enriquece cada día y que, como decía Gabriel García Márquez, "desde hace tiempo no cabe en su pellejo". El español rompe las fronteras y no las crea. El español une a los pueblos y no los separa. El español abre puertas y no las cierra. Creo que el español acrecentará su valor y afianzará su futuro en la medida en que lo hablen más personas en todo el mundo.

Por ello, celebro que Vocento, CAF y los patrocinadores de estas jornadas estén dispuestos a extender Futuro en Español hacia el continente americano en la próxima edición.

Tender puentes y cruzarlos es la mejor forma de dar a conocer el verdadero valor de la lengua española para fortalecer el diálogo entre las dos orillas del Atlántico, impulsar la diversidad cultural y promover el crecimiento económico. Para acortar las distancias y atenuar las diferencias.

Con estas palabras, declaro clausurada la quinta edición de Futuro en Español.

Muchas gracias.