INAUGURACIÓN DEL III SIMPOSIO SOBRE LA CATEDRAL DE SANTO DOMINGO DE LA CALZADA

PEDRO SANZ ALONSO, PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA


Excelentísimo Reverendísimo Obispo,
Excmo. Consejero,
Ilmo. Alcalde,
Presidente de CajaRioja,
Señoras y Señores:


La Ruta Jacobea nos trae hoy, nuevamente, a Santo Domingo de la Calzada, a esta querida ciudad riojana que lleva impreso en lo más íntimo de su ser la huella del santo que la fundó, que le dio nombre y que la revistió de una atmósfera peregrina que es ya como su segunda piel.

Nos trae en esta ocasión para celebrar este simposio que nos va a servir para fijar todavía más, documentar y divulgar la extraordinaria grandeza artística de su catedral, una de las mejor conocidas de España, un templo donde conviven culto y cultura en una feliz armonía, y que ha ofrecido fama, proyección internacional y prestigio a esta ciudad que luce el título de ‘la Compostela riojana’.

Una ciudad, y una región, que testimonian su más calurosa bienvenida a los prestigiosos historiadores que durante estos días, como unos peregrinos del saber, se acercan hasta nosotros para ilustrarnos con sus conocimientos y ponencias. Y para hacernos reflexionar.
Sus intervenciones nos servirán a los riojanos, sin duda, para reafirmarnos en la idea de que poseemos una joya de dimensión mundial que es necesario no sólo preservar, sino revalorizar, para revalorizar al mismo tiempo esta catedral y la ciudad que la cobija, dándole un nuevo impulso desde el punto de vista cultural, social y económico.

Mi felicitación, por tanto, a los organizadores de esta iniciativa. Y mi agradecimiento a los patrocinadores, entre los que se encuentra, como no podía ser de otra forma, el Gobierno de La Rioja, afanado en la permanente puesta en valor de nuestro rico patrimonio histórico artístico por ser éste una de nuestras principales señas de identidad y un argumento de futuro de un alto valor estratégico.

Este simposio, que llega a su tercera edición, tiene en esta ocasión un valor especial. Y es que supone el punto de partida, el preámbulo, de una serie de importantísimas actividades que, con motivo del 900 aniversario de la muerte del santo, acogerá a partir del próximo año Santo Domingo de la Calzada y que colocarán el foco de atención internacional sobre esta ciudad y su catedral.

Me refiero, como todos ustedes bien saben, de una parte, a la celebración del Año Jubilar, con la implicación activa del Gobierno de La Rioja, que a tal fin ha firmado un convenio de colaboración con la Diócesis riojana. Una implicación que tendrá, cómo no, su plasmación en varias actuaciones patrimoniales, entre las que me permito anunciar la apertura al público de la portada que actualmente permanece sellada, para cumplir así con el preceptivo ritual eclesiástico.

Y Santo Domingo será también escenario en 2009 de la muestra ‘La Rioja, Tierra Abierta’, una iniciativa que espera recibir a más de un millón de personas y que servirá de revulsivo social, turístico, cultural y económico para esta ciudad. Y para su catedral, donde el Gobierno de La Rioja, y con miras a que el templo luzca en todo su esplendor, tiene previsto actuar en la renovación del museo catedralicio, así como en la pavimentación y en la iluminación.

Estas obras se suman a otras muchas que el Gobierno riojano ha llevado a cabo a lo largo del tiempo tanto en la catedral como en los elementos que significan a Santo Domingo como una ciudad peregrina, entre los que cabe citar la rehabilitación integral de la Casa del Santo, que será una realidad antes de la celebración de estos dos eventos.

Creo que el conjunto de actuaciones que hemos desarrollado y las que desarrollaremos en el futuro son una clara muestra de nuestro interés por poner en valor esta catedral que nos llena de orgullo.

El patrocinio de este simposio que ahora inauguramos va en esta misma dirección, en la medida en que éste nos a servir, sin ninguna duda, para valorar lo que poseemos, para conocer su estado de conservación y para planificar futuras actuaciones.

Por ello, quiero reiterar mi agradecimiento a los historiadores que han llegado a Santo Domingo de la Calzada siguiendo la ruta jacobea. Y felicitar a los organizadores de este simposio que pone fin al ciclo de análisis sobre el valor artístico de la catedral de Santo Domingo. A ellos les pido que, a partir de ahora, indaguen también sobre su vertiente histórica, para contextualizar así, de una forma más completa y exhaustiva, la verdadera importancia de Santo Domingo de la Calzada y de su catedral en el devenir de los tiempos.

Con esta sugerencia, y con mi bienvenida a los expertos que nos acompañan, declaro inaugurado este Simposio.

Muchas gracias.


* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.