CELEBRACIÓN DE LA JORNADA DE CONFRATERNIZACIÓN DEL CENTRO RIOJANO EN CATABRIA

PEDRO SANZ ALONSO, PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA


Ilmo. Alcalde de Santander,
Presidente del Centro Riojano en Cantabria y Miembros de la Junta Directiva,
Queridos Eduardo Roig y Feli Ascarza,
Señoras y Señores:


Quiero, en primer lugar, expresar mi más cariñosa bienvenida al Alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, y a la Concejala Gemma Igual a esta Jornada de Confraternización que para nosotros, para los riojanos, los de La Rioja y los de Cantabria, posee un valor muy entrañable.

Su presencia entre nosotros pone de manifiesto, mejor que mil palabras, la amistad que cántabros y riojanos nos profesamos desde antiguo. Una amistad que se ha ido fortaleciendo con el paso del tiempo, haciéndose más intensa y verdadera.

Y en ello ha jugado un papel muy destacado el Centro Riojano, las personas que le dan vida. Entre ellas, Eduardo y Feli, a las que acabamos de homenajear por ser como son. Por su orgullo de riojanos, pero también por su entrega a esta Comunidad en la que nos hallamos, que les recibió con los brazos abiertos y a la que, en justa correspondencia, han ofrecido los frutos más escogidos de su trabajo, de su esfuerzo y de su generosidad a lo largo de su vida.

Para los riojanos, Cantabria ha sido desde siempre el mar del que carecíamos. Y, a cambio, nuestros vinos han alegrado las mesas de esta región que hoy nos acoge con su tradicional hospitalidad.

Sé que se trata de una simplificación, pero sirve para describir que cántabros y riojanos nos complementamos a la perfección. Que nos enriquecemos mutuamente. Y que, desde el presente que compartimos, ambos soñamos con un futuro de progreso conjunto.

Un futuro que se comienza a escribir hoy y aquí, en torno a esta fiesta donde renovamos nuestra amistad, en torno a este almuerzo donde conviven productos riojanos y cántabros como una metáfora de nuestra aspiración de estrechar todavía más nuestros vínculos afectivos. Con el convencimiento de que juntos seremos más fuertes. Y con la certeza de que unidos, hermanados, seremos más felices.

Hoy, el Centro Riojano nos reúne nuevamente. No ha hecho otra cosa desde que nació, allá por el año 1956, aunque su acta de fundación no se firmara hasta el 23 de julio de 1993.

Desde entonces, han sido ejemplares sus desvelos por dar a conocer La Rioja en Cantabria, los valores y virtudes de nuestra tierra, nuestras costumbres y tradiciones, nuestro turismo, con actividades como la de hoy y con otras que han tenido lugar a lo largo del año, como la celebración del Día de La Rioja y las Fiestas de San Mateo y San Bernabé.


Y ha sido también ejemplar, y digna de elogio, su capacidad para ganarse la confianza, el respeto y el cariño de los cántabros. Su amistad. Así lo pone de manifiesto el dato de que muchas de las incorporaciones que se han producido en los últimos tiempos al Centro Riojano en Cantabria han sido de gentes de esta tierra. Gentes a los que ya consideramos unos riojanos más; la misma consideración que dispensamos a los cántabros que viven y trabajan en La Rioja.

Por ello, por vuestra modélica aportación al fortalecimiento de esta amistad, os digo, queridos riojanos de Cantabria, que siempre nos vais a tener a vuestro lado. A vuestro lado, a través del Gobierno de La Rioja, para ayudaros en todo lo que necesitéis, para alentar vuestras aspiraciones y para acompañaros en vuestros sueños.

Os pido, eso sí, que el amor por La Rioja del que habéis contagiado a los cántabros lo trasladéis también a vuestros hijos y nietos, para rejuvenecer así nuestra presencia en esta querida tierra y para dar un vigor reforzado a la amistad que nos une a ambas Comunidades.

Muchas gracias.


* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.