18 de mayo de 2000

Alteza:

La Fundación San Millán de la Cogolla esperaba con impaciencia la ocasión para testimoniar a Su Presidente de Honor la gratitud que merece su comprensivo y generoso apoyo a las tareas que viene desempeñando.

Con un gesto de regio y entrañable afecto, Su Alteza nos recibe en su Casa. La Fundación sabe estimar ese gesto, por cuanto significa, explícitamente, el interés de Su Alteza hacia lo que simboliza San Millán de la Cogolla y este Organismo, cuya misión es favorecer la protección y cuidado de los Monasterios Emilianenses y la investigación, documentación y difusión de nuestra Lengua.

Un amparo, Señor, que, con tantas pruebas que de ello habéis dado, es seguro que no obedece sólo a un mandato constitucional, sino a una estima que nos enorgullece y que ya pudimos constatar cuando, con motivo de la constitución de la Fundación, nos asegurasteis que nunca nos faltaría Vuestro aliento personal.

Por ello, nuestra gratitud viene a expresarse bajo la forma de una breve Memoria que dé conocimiento a nuestro Presidente de Honor de qué manera importante ha contribuido su apoyo a los trabajos que la Fundación lleva a cabo.

Con algo más de un año de vida, la Fundación San Millán de la Cogolla se ha convertido en una institución de referencia obligada, siendo uno de los organismos más valorados y recibiendo el galardón de colectivo "Riojano del Año".

El proyecto fundacional es ya una realidad cotidiana, con raíces y vocación de continuidad y en permanente adaptación a los cambios. En este sentido, el número de nuestros Miembros Benefactores y colaboradores es cada vez mayor. Son ya cerca de sesenta empresas regionales y nacionales las que han ofrecido su aportación a la Fundación desde una filosofía de cooperación con otros agentes públicos y privados. Esta dimensión de liderazgo, de compromiso empresarial y social con lo que significa la Fundación San Millán es un activo fundamental que nos gustaría preservar, ampliar y diversificar.

Pero lo que más deseamos es que toda la sociedad se sienta implicada con lo que San Millán representa.

Para lograrlo, iniciaremos una serie de acciones que permitan ahondar en el sentimiento de pertenencia y de propiedad y que concluyan en una total identificación con la causa emilianense. Al fin y al cabo, la Fundación, como San Millán, son Patrimonio de todos y a todos los hablantes en español nos corresponde cooperar para que esta Lengua pueda seguir desempeñando su función instrumental al servicio de más de 400 millones de personas.

Por otra parte, trabajamos con vistas a cumplir la primera norma de nuestros Estatutos, que nos encomienda velar por los Monasterios de Yuso y Suso. En este sentido, se ha llevado a cabo la Restauración del Claustro Procesional de Yuso, próximamente se iniciará la habilitación de la Sacristía Vieja y la Capilla del Cristo como Museo y se ubicará en la zona del antiguo Molino la Nueva Portería y Accesos al Monasterio.

Asimismo se está realizando en Suso una investigación geofísica con el fin de delimitar la zona de interés arqueológico, lo que propiciará un mayor conocimiento del entorno del edificio, además de abrir la posibilidad de comprender el uso y la evolución de la forma de ocupación de este enclave a lo largo de su historia.

En el campo de la Lengua -la otra gran inquietud de la Fundación- trabajamos para que San Millán sea uno de los principales focos de estudio y difusión del español.

Guiados por este propósito, el pasado año nos acercamos al conocimiento de uno de los hijos de nuestro idioma: el Sefardí; propiciamos un Encuentro con los Embajadores Iberoamericanos en Espala; convocamos a todos los directores de las Academias de la Lengua Española en el mundo, a quienes, como Su Alteza conoce, hicimos Miembros de Honor de nuestra Fundación; y acogimos con mimo la presentación a los hispanohablantes de su Ortografía, pues siempre tuvimos claro que no podíamos dejar de lado a quienes son nuestros hermanos en la Lengua, a los Pueblos del otro lado del Atlántico, copropietarios con nosotros del Español.

Entre las previsiones de futuro, este año celebraremos las Segundas Jornadas Sefardíes y una Exposición Pictórica; y nos convertiremos en sede permanente de la Escuela Interlatina de Altos Estudios en Lingüística Aplicada, que reunirá en San Millán al Consejo General de la Lengua Francesa, al Consejo Nacional de Investigación de Italia, a la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales y a la Real Academia Española.

Señor, albergamos el firme propósito de convertir al Monasterio emilianense en un lugar de consulta obligada para cuantos estudiosos se dedican al conocimiento del español en sus orígenes próximos y remotos.

Para ello proyectamos poner en marcha este año las siguientes actividades: en colaboración estrecha y permanente con la Real Academia Española, la realización del Diccionarios Histórico de la Lengua Española; el estudio paleográfico de los códices y documentos visigóticos fechados; el estudio lingüístico de los documentos originales anteriores al año mil; la edición y estudio de las Glosas de los manuscritos visigóticos del Monasterio de San Millán de la Cogolla; y la edición crítica y el estudio léxico de las obras hispano-visigodas.

Finalmente, con motivo del segundo aniversario de la constitución de la Fundación, queremos que de nuevo San Millán de la Cogolla deje oír su voz alta y clara en el amplio ámbito de la cultura. Para ello hemos convocado ya a todos los Directores de los periódicos escritos en español en el mundo, con el fin de que vivan y convivan en el lugar donde se escribió la partida de nacimiento de la Lengua Española y, sobre todo, puedan hablar de ella.

Alteza

Esta es la síntesis de las materias en las que trabaja la Fundación, empeñada en procurar que San Millán de la Cogolla sea un centro cultural de primer orden y en aupar con esmero todo lo que tenga que ver con la lengua que allí se puso por primera vez en escritura.

Pero nos queda un largo camino por recorrer. El ámbito de la Lengua Española es amplio y está tomando una relevancia destacable en el mundo. Por ello debemos caminar al tiempo y avanzar para conseguir el mayor número posible de logros, de acuerdo con los propósitos concebidos por esta Institución que me honro en presidir, propósitos tan cordialmente alentados por Su Alteza Real y por el conjunto de las fuerzas sociales que se aunaron con Su Persona para iniciar y consolidar este proyecto.

Circunstancias imprevisibles impidieron que se cumpliera el deseo de Su Alteza de estar con nosotros el año pasado en San Millán, pero una vez más nos hizo llegar su aliento. Es deseo de la Instituciones que dirijo poder recibirle este año, con motivo de nuestro segundo aniversario, para testimoniarle allí la gratitud que merece su comprensiva ayuda a las tareas fundacionales.

San Millán de la Cogolla y La Rioja reiteran una vez más su profunda gratitud a Su Alteza. Esta Institución cree estar haciendo algo importante y desea fervientemente que sus trabajos merezcan la aprobación de Su Alteza.

Muchas gracias, Señor.

Pedro Sanz Alonso - Presidente efectivo de la Fundación San Millán y Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja