15 de octubre de 2008

Saludo, con afecto y gratitud, a todos ustedes en la inauguración de este Congreso, el primero de estas características que se celebra en España y con el que queremos ofrecer voz, presencia y protagonismo a nuestros pequeños municipios. Con el que queremos conocer su realidad, sus necesidades, sus dificultades y sus aspiraciones para garantizar su futuro, el de los hombres y mujeres que en ellos viven y trabajan, y alentar su contribución al progreso colectivo de los territorios a los que pertenecen.

La Rioja es una Comunidad de dimensiones reducidas, pero de una enorme, dinámica y pujante fortaleza que nos presenta ante los ojos de España, de Europa y del mundo como una región con una identidad reconocible y con grandes expectativas de crecimiento en estos momentos de dificultad en que nos hallamos.

Y ello porque hemos sido capaces de hacer de lo pequeño un argumento de impulso social, cultural y económico de un extraordinario valor estratégico.

Los que llegan de fuera, a los que expreso mi agradecimiento y ofrezco nuestra tradicional hospitalidad, tendrán ocasión de comprobarlo durante estos días de estancia entre nosotros.

La Rioja es, junto con Castilla y León y Aragón, la que concentra el mayor número de municipios y entidades locales menores de 5.000 habitantes de España: el 95% de nuestros municipios, en concreto, 165, donde habitan 76.690 personas.

Esta realidad, frente a lo que pudiera parecer, no es fuente de debilidad, sino de fortaleza, de diversidad y pluralidad, de conocimiento exacto de nuestra situación concreta para atender a las necesidades de los riojanos y para, al mismo tiempo, descubrir y poner en valor nuestras potencialidades en la búsqueda de un progreso que alcance a La Rioja en su conjunto, a todos los riojanos y riojanas, residan donde residan.

La dimensión, para nosotros, es cercanía, es proximidad, es agilidad a la hora de actuar, es participación colectiva, es personalizar al máximo nuestros servicios públicos, nuestras prestaciones sociales y sanitarias, nuestra educación, nuestras políticas de empleo y de impulso empresarial, es eficacia y es eficiencia en la gestión.

Y, por su parte, la diversidad de nuestros municipios es fuente de riqueza y garantía de conservación de nuestros paisajes, de nuestro patrimonio histórico, cultural y artístico, de nuestras costumbres y tradiciones; de nuestras señas de identidad, en definitiva.

La Rioja es grande, en buena medida, gracias a sus pequeños municipios.

Por ello, por lo que para nosotros representan, los poderes públicos tenemos la inexcusable obligación no sólo de garantizar su supervivencia, sino de asegurarles un presente y un futuro de progreso, convirtiendo a los pequeños municipios en lugares atractivos para vivir y trabajar y haciendo realidad la igualdad de derechos entre todos los riojanos.

Esta ha sido mi principal prioridad, casi diría una obsesión, desde que en 1995 los riojanos me otorgaron su confianza para dirigir el Gobierno de La Rioja. De ahí el apoyo constante, directo y duradero en el tiempo que prestamos a todos y cada uno de nuestros municipios, del mayor al menor, siendo ejemplares en la extensión de la banda ancha, la telefonía móvil y la TDT. Además de en las prestaciones sanitarias y sociales, en la gestión del agua, en la creación de infraestructuras y en la aplicación de nuestro Plan de Desarrollo Rural. Y todo ello con el objetivo de alcanzar una verdadera vertebración territorial y cohesión social.

Para hacer más efectivo ese apoyo, y teniendo en cuenta que la Administración más cercana a los ciudadanos son los Ayuntamientos, estamos desarrollando una serie de iniciativas para fortalecer las políticas locales, y lograr que en nuestra región coexista un sistema equilibrado de ciudades y municipios.

Además de vigorizar los municipios de tamaño medio y el área metropolitana de Logroño, los pequeños municipios son los que concentran un mayor esfuerzo por parte de nuestro Gobierno, porque entendemos que son los que conforman nuestra identidad regional, nuestra historia y nuestro patrimonio.

Les venimos atendiendo a través del Consejo Riojano de Pequeños Municipios.

A ellos estamos ofreciendo fórmulas alternativas de gestión, que, partiendo del respeto hacia su autonomía institucional, garanticen la prestación de servicios públicos en condiciones de equidad, y favorezcan que estos municipios sigan siendo lugares atractivos como alternativa de vida.

Hay tres líneas de actuación concretas:

• Modernización de los Ayuntamientos.

• Financiación sostenible de los municipios riojanos.

• Y consolidación de una política autonómica de infraestructuras locales.

Por lo que respecta a la primera de estas líneas, hemos puesto en marcha la Oficina de Asistencia del Pequeño Municipio. Un esfuerzo en la mejora de la organización administrativa al servicio de aquellos Ayuntamientos que carecen de recursos.

Este modelo de gestión incorpora equipos de trabajo multidisciplinares orientados al apoyo a los Ayuntamientos en áreas tan diversas como las relativas a urbanismo, cuestiones jurídicas o apoyo administrativo. A su vez, contribuyen a mejorar la atención que desde los Ayuntamientos riojanos menores de 500 habitantes se ofrece a sus ciudadanos, a optimizar la eficiencia en el servicio ofrecido, así como a modernizar la gestión local.

A lo largo de esta Legislatura, organizaremos cinco Oficinas de Asistencia al Municipio. La primera de ellas está localizada en Nájera y este año abriremos la segunda en Torrecilla en Cameros.

Además, entendemos que la modernización de los Ayuntamientos necesita del uso imprescindible de las nuevas tecnologías. Por ello se creó el Plan de Equipamientos Informáticos para los Ayuntamientos. Un Plan que permitirá que a finales de 2009 todos los municipios tengan a su alcance unidades gestoras que incluirán un equipamiento informático básico, aplicaciones y presencia del municipio en Internet.

Asimismo, consideramos fundamental la modernización de lo más importante de la Administración Local: su capital humano. Para ello, hemos diseñado el Plan de formación de secretarios y de empleados públicos municipales, así como las Jornadas de Formación para responsables políticos municipales.

Por último, se ha creado el Premio Anual a las Mejores Prácticas Municipales para reconocer y valorar públicamente a aquellos Ayuntamientos que innovan y llevan a cabo las mejores políticas de gestión con sus ciudadanos.

En lo relativo a la Financiación Municipal, estamos trabajando en un modelo de financiación basado en la suficiencia, la corresponsabilidad y la autonomía.

En este ejercicio presupuestario, se han destinado más de 21 millones de euros para nuestros municipios.

En cuanto a la financiación de los pequeños municipios, se han desarrollado líneas específicas para ayudar a los Ayuntamientos con menos recursos. Así, además de las ayudas para financiación de infraestructuras municipales, atenciones protocolarias, fomento a las agrupaciones de municipios, etc, hemos creado una línea de financiación para municipios de menos de 100 habitantes.

Mención especial merece la política autonómica de infraestructuras locales. Estamos colaborando con nuestros Ayuntamientos en la planificación a corto, medio y largo plazo de las necesidades de infraestructuras desde un punto de vista local y supramunicipal.

Se está realizando un diagnóstico de la situación de las infraestructuras a tres niveles: servicios básicos (abastecimientos, pavimentación, alumbrado y saneamiento); dotaciones (edificios municipales, culturales, deportivas, educativas); e infraestructuras de comunicación (carreteras, transportes y nuevas tecnologías).

Todo esto dará como resultado un nuevo Mapa que será el punto de partida del Plan de Infraestructuras Locales de Interés Autonómico, que será aprobado por el Gobierno de La Rioja en esta legislatura.

Como pueden apreciar por lo expuesto, en La Rioja nos preocupamos por nuestros pequeños municipios. Porque los queremos. Y porque creemos en ellos.

De ahí la celebración de este Congreso, pionero en España, que nos va a servir, desde el intercambio de opiniones y de experiencias, para redoblar el protagonismo de nuestros pequeños municipios, su contribución activa al desarrollo de sus respectivas regiones en esta situación de incertidumbre que nos está tocando vivir.

En tal sentido, será positivo ahondar en conceptos como el de nuevas fórmulas de gestión y gobierno, autonomía y organización territorial, nuevas tecnologías y participación ciudadana.

Conceptos que conforman el programa de este Congreso y al que se une otro de un valor que yo considero fundamental: el de la cooperación intermunicipal.

Y es que en La Rioja hemos convertido la cooperación en una de las estrategias que mejores resultados nos están ofreciendo.

Cooperación entre los municipios riojanos, con el establecimiento de agrupaciones y mancomunidades que están haciendo posible, por ejemplo, la materialización de planes de suministro de agua potable y de depuración, además de la proyección exterior de los enclaves con mayor atractivo desde el punto de vista turístico.

Cooperación con Comunidades vecinas, mejorando las infraestructuras de comunicación entre municipios de ambos lados e, incluso, compartiendo servicios.

Y cooperación dentro del espacio comunitario, donde cobran especial relieve los hermanamientos de municipios riojanos con otros de Francia, Italia, Inglaterra y Alemania. Y donde es importante la participación en proyectos de la iniciativa Interreg, como el que están desarrollando las mujeres de nuestro medio rural, agrupadas en Afammer, conjuntamente con regiones francesas, aragonesas y navarras, para la valorización de los productos locales.

Podría mencionar también cómo el Gobierno de La Rioja acerca a Europa el sentir de nuestros pequeños municipios a través del Comité de las Regiones. O cómo la voz de nuestros pueblos vitivinícolas es escuchada en la AREV gracias a nuestra presencia activa en esta Asamblea de Regiones. Pero no quiero extenderme.

Sólo reiterar mi convencimiento de que será a través del apoyo decidido y permanente a nuestros pequeños municipios, a través de la cooperación y la solidaridad intermunicipal, como conseguiremos nuestro objetivo. El objetivo de hacer de ellos espacios de vida, de trabajo y de futuro.

Con el convencimiento de que esta idea saldrá reforzada durante el encuentro que les reúne durante hoy y mañana en Logroño, y reiterándoles mi gratitud y bienvenida, declaro inaugurado el I Congreso de Pequeños Municipios y Entidades Locales Menores de 5.000 habitantes.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso, Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja