7 de abril de 2005

Excmas. e Ilmas Autoridades,

Representantes de otras Comunidades Autónomas,

Señoras y Señores:

La educación es la mejor inversión de futuro. Nunca me cansaré de repetirlo. Es la mayor garantía de progreso social y económico de una sociedad y de las personas que forman parte de ella.

Quien lo olvide está condenado al fracaso.

Los riojanos somos conscientes de ello y, por ese motivo, hemos centrado todos nuestros esfuerzos en lo que es una de nuestras principales prioridades: dotarnos de un sistema educativo a la altura de nuestras necesidades y a la altura también de nuestras expectativas de crecimiento.

Es nuestro motor, el corazón que bombea sangre a todas las ramificaciones de la sociedad riojana, oxigenándolas y revitalizándolas en un constante esfuerzo de modernización y de anticipación al futuro.

Nos sentimos satisfechos de nuestro modelo educativo. Satisfechos porque garantiza la formación integral, en valores, aptitudes y conocimientos, de nuestros estudiantes; y satisfechos porque sirve al interés general de cualificar profesionalmente a las riojanas y riojanos para que éstos den un nuevo impulso a nuestra tierra para que sigamos liderando las estadísticas de crecimiento económico y de bienestar social.

A este objetivo último se dirige muy especialmente, y de una manera flexible y eficaz, nuestra Formación Profesional.

Una Formación Profesional de la que nos sentimos orgullosos y que hoy se viste de gala para que la sociedad riojana tenga conocimiento de cuáles son sus características y cuál su aportación al desarrollo de esta Comunidad.

Si decimos que en La Rioja existen tantos estudiantes de Formación Profesional como universitarios (cerca de 4.000), ya estamos adelantando un dato clave para comprender no sólo la aceptación de estos estudios, sino su papel absolutamente fundamental en el progreso de esta tierra.

No se trata, por tanto, de una valoración cuantitativa, sino básicamente cualitativa. Y es que justo es decir que contamos con la Formación Profesional que necesitamos: una Formación Profesional generadora de empleo (el 70% de los alumnos encuentra trabajo antes de un mes); una Formación Profesional perfectamente adaptada a las necesidades de nuestro tejido económico y una Formación Profesional que es la base de la competitividad de las empresas riojanas.

La Formación Profesional es una de las principales vías para encontrar trabajo en La Rioja. Pero no sólo eso: es también un medio eficaz para mantenerlo y mejorarlo. Y de ahí la importancia que concedemos no sólo a la formación reglada, sino también a la continua y a la ocupacional, con constantes acciones formativas y de fomento del empleo (durante este año el Gobierno de La Rioja destinará a ellas 7,9 millones de euros) que consiguen el objetivo de que el trabajador aprenda a lo largo de toda su vida laboral, mejorando su perfil profesional y la calidad de su puesto de trabajo y adaptándose a los cambios que impone un entorno socioeconómico en constante transformación y cada vez más exigente, para que La Rioja gane en competitividad.

Unos cambios que nos obligan a estar atentos para anticiparnos a ellos, para que no nos sorprendan con el paso cambiado y para que se conviertan en oportunidades de progreso para La Rioja.

Y eso es lo que vamos a tratar de hacer a lo largo de esta Muestra que ahora inauguramos: conocer cómo se encuentra actualmente nuestro sistema de Formación Profesional, cuáles son sus fortalezas para, a partir de ahí, analizar entre todos (Administración, profesores, alumnos, padres, agentes sociales y económicos) cuáles son los retos que se dibujan en el horizonte para orientar nuestra Formación Profesional en la dirección adecuada.

El desafío es de una magnitud extraordinaria. Todos lo sabemos. Hay mucho en juego. Pero los riojanos tenemos claro cuál es nuestra obligación. Sabemos que nuestro deber es que nuestra Formación Profesional "responda con flexibilidad y eficacia a los nuevos requerimientos del mercado de trabajo". Que "responda a las necesidades de la actividad económica y de la evolución tecnológica, favoreciendo la productividad y la competitividad de las empresas y atendiendo a las expectativas profesionales de los trabajadores e incremento de su empleabilidad".

Así se recoge en el Acuerdo Social para la Productividad y el Empleo en La Rioja, que para alcanzar estos objetivos fijaba la necesidad de crear el Consejo de Formación Profesional de La Rioja.

Como todos ustedes saben, este Consejo va a estar plenamente operativo a lo largo de este año y entre sus objetivos se ha marcado un reto fundamental, cual es el de dar un nuevo impulso a la integración de los subsistemas de Formación Profesional, una tarea que ya estamos acometiendo en La Rioja en línea con el camino marcado por Europa.

Por tanto, esta Muestra es una buena ocasión para conocer nuestro sistema de Formación Profesional -reglada, continua y ocupacional-, para felicitarnos por él, para conocer cuáles han sido sus frutos, pero es también un buen momento para que todos (Administración, profesores, padres, alumnos y agentes sociales y económicos) realicemos un ejercicio de reflexión para que, desde la convergencia de intereses y objetivos, y desde la unidad de esfuerzos, consigamos que la Formación Profesional siga siendo lo que es en La Rioja: una fuente de puestos de trabajo, un elemento de competitividad empresarial, un instrumento de transformación en positivo de nuestra sociedad y una garantía de futuro.

Con esa invitación, declaro inaugurada esta Muestra.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado, ampliado u omitido en parte por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA