2 de diciembre de 2005

Sr. D. José María Ruiz-Alejos, Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja,

Excelentísimas e Ilustrísimas Autoridades,

Premiados,

Señoras y Señores:

En primer lugar, deseo expresar mi felicitación más sincera y emotiva, en mi nombre y en el de la sociedad riojana, a estas tres empresas que son un orgullo para todos nosotros y por lo que esta noche han recibido nuestro reconocimiento: a Rioglass, a Foncasal y a Bodegas Bretón.

En nuestro aplauso, va implícito el aplauso al conjunto del entramado empresarial riojano, sin el cual nuestra Rioja no sería la que actualmente es.

Mi agradecimiento también a los trabajadores, piezas claves, con su ilusión y capacitación, para materializar los proyectos empresariales y para transformar lo que son ideas en realidades contantes y sonantes.

Hoy es un día para la satisfacción de los riojanos por la consecución de un éxito. El éxito de unos empresarios que han sido capaces de convertir los desafíos en oportunidades de crecimiento y de expansión.

Todos somos conscientes de las consecuencias que en la economía está teniendo la globalización y liberalización de mercados, así como la emergencia de nuevos competidores, que en la mayoría de los casos basan su estrategia simple y llanamente en los bajos precios, descuidando aspectos fundamentales como el de la calidad, una premisa irrenunciable para nosotros.

Reflejo de este estado de cosas es el déficit que presenta la balanza comercial de España, que entre enero y agosto de este año ha sufrido un desfase negativo entre importaciones y exportaciones de 49.592 millones de euros, lo que coloca su tasa de cobertura en un débil 66,6%.

Frente a esta situación, La Rioja se honra en poder decir que nuestra tendencia es justamente la contraria, que entre enero y agosto hemos vendido al exterior por valor de 627,4 millones de euros (9,9 millones más que en el mismo periodo del año anterior), en tanto que nuestras importaciones han sido de 496 millones de euros (8,9 millones menos). De tal suerte que nuestra tasa de cobertura es del 126,5%, casi el doble que la media nacional.

Somos una de las únicas cuatro Comunidades Autónomas españolas con un saldo comercial positivo, junto con Extremadura, Aragón y Navarra; y superamos ampliamente a nuestro vecino el País Vasco, con un saldo comercial deficitario.

Se podría hablar del milagro riojano.

Pero yo no creo ni en milagros ni en golpes de suerte, sino en el trabajo diario, en el tesón, en la constancia y en la ambición de nuestros empresarios. Empresarios como los que hoy han visto reconocida su apuesta por la internacionalización y que son un ejemplo para el resto de empresarios riojanos y un revulsivo para que sigan sus pasos en la búsqueda de mercados exteriores.

Es necesario partir de la idea de que el escenario nacional ya no es suficiente, de que no nos podemos constreñir exclusivamente a él.

Así lo han entendido estas tres empresas, empresas todas ellas jóvenes y a pesar de ello fuertemente consolidadas, y ello debido precisamente a que han sabido interpretar correctamente las claves de la internacionalización.

Rioglass, creada en 1990, exporta a 35 países. Foncasal, fundada en 1995, dirige el 80% de su producción a la exportación. Y Bodegas Bretón, que vio la luz en 1985, vende sus vinos en más de 20 países, entre ellos Estados Unidos, donde goza de una fama creciente.

Esta es la feliz realidad de estas empresas, la realidad de La Rioja, una región netamente exportadora y comprometida con el objetivo de incrementar todavía más nuestras ventas en el exterior y de diversificar el destino de nuestras exportaciones, para lo que contamos con un instrumento que está resultando fundamental: el Plan de Internacionalización de La Rioja, a cuyo amparo se conceden estos premios que hoy han sido entregados y que ha dado origen a multitud de iniciativas que no voy a enumerar porque son de sobra por todos conocidas.

Iniciativas que incluyen viajes empresariales y también institucionales, como los realizados este año a Miami y a Brasil, dos mercados sumamente estratégicos para nosotros y cuyas autoridades han mostrado su máxima receptividad y disposición a la colaboración.

Los riojanos tenemos vocación de navegantes; esa es la realidad. Sin embargo, no siempre ha sido así. Me permito recordarles que en 1992 nuestra balanza comercial era negativa, que importábamos más de lo que exportábamos. Sin embargo, esa situación cambió radicalmente en 1995. Desde entonces, año tras año, nuestras exportaciones han experimentado un fuerte incremento, hasta situarse el año pasado en 938,59 millones de euros, con una tasa de cobertura del 125,02%.

-Desde 1995, nuestras exportaciones se han más que duplicado.

-Ya son más de 500 las empresas riojanas las que exportan.

-Y durante el año pasado vendimos nuestros productos en 147 países.

Quisiera, además, destacar un dato que para mí es especialmente significativo y que se refiere al sector del calzado, que está atravesando por una etapa especialmente complicada por la competencia feroz de los países asiáticos.

Pues bien, entre enero y agosto de este año, las exportaciones han supuesto una facturación de 67 millones de euros, con un incremento, con respecto al mismo periodo del año anterior, del 0,21%, en tanto que en el conjunto nacional se ha producido una caída del 6,59%, lo que indica que las empresas riojanas mantienen un comportamiento también mejor que el resto en los sectores más delicados.

Y ese mejor comportamiento se traduce en una reactivación de nuestra economía, en la generación de riqueza y en la creación de puestos de trabajo.

Toda esta serie de datos que les he expuesto me sirven para reafirmar el mensaje que vengo manteniendo a lo largo de mi intervención: que es no necesario, sino obligatorio, salir al exterior, salir a la conquista de nuevos mercados, sin complejos, con la seguridad que ofrece la calidad de nuestros productos y siguiendo el ejemplo de Rioglass, Foncasal y Bodegas Bretón, tres empresas para las que solicito un aplauso por su ejemplo y a las que deseo los mejores éxitos en el futuro.

Muchas gracias.

* Este texto puede ser variado u omitido total o parcialmente por el orador durante su intervención.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA