25 de noviembre de 2004

Excmo. Sr. Consejero de Educación, Cultura y Deporte,

Excmo. y Magnífico Sr. Rector de la UR,

Presidente y Miembros del Consejo Escolar de La Rioja,

Señoras y Señores:

Hoy es un día muy importante para nuestro sistema educativo y por tanto también para La Rioja, para su presente y para su futuro.

Nadie duda de que la constitución del Consejo Escolar es un paso determinante en nuestro objetivo de alcanzar una educación de excelencia para nuestros niños y jóvenes, para esas generaciones de estudiantes riojanos que están llamados a regir en breve los destinos de nuestra Comunidad.

Y por ello nos felicitamos. Y felicitamos al Presidente de este órgano consultivo, a D. Miguel Ángel Gallo, una persona que a su dilatada y fructífera trayectoria docente une su intensa experiencia en la gestión administrativa, dos elementos que garantizan el éxito de la andadura que ahora inicia el Consejo Escolar.

Nuestra felicitación, una felicitación llena de sinceridad y de reconocimiento, la hacemos extensiva también, cómo no, a todos y cada uno de los miembros de este órgano, a los que no mueve otro afán que el de servir a la sociedad a la que pertenecen, ya que la única recompensa que obtienen de este trabajo es la satisfacción que el mismo les pueda proporcionar.

Quiero recordar en este acto que la educación es uno de los puntales fundamentales de la política del Gobierno de La Rioja. Una educación que forma en valores de solidaridad y de responsabilidad. Que fomenta el esfuerzo personal y la autoexigencia. Que proporciona a nuestros jóvenes y niños la oportunidad de desarrollarse personal y profesionalmente. Una educación que está al servicio de los estudiantes en particular, pero también al servicio general de La Rioja y de sus aspiraciones de progreso, de bienestar social, de desarrollo y de calidad de vida.

Y precisamente para conocer cuáles son las demandas reales de nuestra Comunidad, para satisfacerlas a plena satisfacción, fue concebido el Consejo Escolar de La Rioja.

El hecho de que fuera pionero en España habla de la urgencia de nuestros deseos por encauzar nuestro modelo educativo hacia los objetivos que acabo de mencionar.

Pero las circunstancias han cambiado desde entonces, fundamentalmente por la asunción de competencias en materia educativa, lo que ha hecho necesario, para mantener la eficacia de nuestro modelo, la aprobación de la Ley de Consejos Escolares y la constitución de este Consejo Escolar como "órgano colegiado de consulta, asesoramiento y participación democrática de los sectores afectados en la programación general de la enseñanza no universitaria en el ámbito de la Comunidad Autónoma de La Rioja".

Nace este Consejo con unos puntos fuertes que nos hacen albergar fundadas esperanzas sobre su operatividad y eficacia.

En primer lugar, su alta representatividad, ya que en él encuentra cabida la totalidad de la sociedad riojana, a través de profesionales de prestigio, de la comunidad educativa y de los representantes de los estudiantes, de las organizaciones empresariales y de las fuerzas sindicales.

En segundo, su carácter autónomo e independiente.

En tercero, su composición, no masificada y más depurada que la del anterior Consejo Escolar, lo que ofrecerá una mayor agilidad.

Y en cuarto, su vocación de propiciar activamente la democracia participativa.

Todos estos factores nos hacen ser optimistas sobre su utilidad.

Y es que el Consejo Escolar despierta confianza, una gran confianza en el Gobierno de La Rioja.

Confianza respecto a los informes que debe, preceptivamente, elaborar sobre los aspectos normativos que emanen de la Administración Autonómica.

Pero confianza también en el sentido de que no nos cabe la menor duda de que sabrá cumplir con su principal papel, cual es el de servir de canalizador de todas las inquietudes de la sociedad riojana, para que éstas sean atendidas convenientemente y sin demora a fin de que la educación siga siendo una de nuestras principales armas de progreso.

Ahora, al asistir a su acto de constitución, me gustaría decir, y decirlo además con absoluta sinceridad, que el Gobierno estará muy atento a todas las sugerencias e indicaciones que nos lleguen desde el Consejo Escolar, convencido de que la educación es cosa de todos los riojanos. Convencido de que entre todos seremos capaces de abordar con éxito los retos inmediatos que tenemos ante nosotros para que la educación de excelencia siga siendo una de las señas de identidad de La Rioja.

Muchas gracias.

Pedro Sanz Alonso - PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE LA RIOJA