28/09/2011

Seminario Internacional de Lengua y Periodismo Fundación San Millán-Fundéu

Alteza,
Señoras y Señores:

Deseo manifestar, en nombre de esta Comunidad Autónoma y de la Fundación San Millán de la Cogolla, el inmenso honor que supone, una vez más, Su presencia en este simbólico lugar.

Quiero expresarle la gratitud que merece el apoyo que siempre hemos recibido de Su Persona y de Su Alteza Real, el Príncipe de Asturias, nuestro Presidente de Honor, quien desde los primeros pasos de esta fundación, hace ya más de diez años, ha alentado el incesante trabajo acometido en beneficio de uno de nuestros tesoros más preciados, como es la Lengua Española.

San Millán de la Cogolla y sus monasterios vuelven a ser el escenario de una nueva edición del Seminario de Lengua y Periodismo, la sexta de forma consecutiva, gracias al empeño de la Fundación San Millán y de la Fundación del Español Urgente, Fundéu, y a la inestimable participación en esta cita de reputados periodistas y expertos en el lenguaje, infatigables en su esfuerzo por mejorar nuestro idioma.

Estas dependencias acogían la semana pasada a filólogos y lingüistas de prestigio internacional, reunidos por Cilengua -el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española que aquí tiene sede-, para abordar la ‘Documentación histórica y variación léxica’. Y es que en La Rioja nos preocupa investigar los orígenes de nuestra lengua y nos ocupa también reflexionar sobre el uso actual que le damos.

Permitidme Señora que haga un inciso en este punto para dar la bienvenida y agradecer la presencia a las personas e instituciones que hacen posible esta importante reunión: la Real Academia Española, la Agencia Efe, el BBVA y la propia Fundéu, que nace precisamente de la estrecha colaboración entre estas tres organizaciones. Reciban también una calurosa bienvenida los ponentes y participantes, algunos venidos desde el otro lado del Atlántico.

Durante estas seis ediciones se han analizado temas de máximo interés sobre el periodismo y nuestro idioma. Desde ‘El español en la prensa de los Estados Unidos’, título del primer seminario celebrado en el año 2006, hasta ‘Los periodistas como maestros del lenguaje’, con el que se quiso incidir en la pasada edición en el decisivo papel que desempeñan los profesionales de los medios de comunicación en el cuidado, preservación y divulgación de este inigualable instrumento de comunicación que es nuestra lengua.

“Los periodistas sois nuestra guía en muchas ocasiones”. Estas palabras empleadas por el Príncipe de Asturias, con motivo de la celebración en Cádiz del Congreso Mundial de Periodismo, vuelven a estar presentes en esta nueva cita. La tarea que tienen los periodistas entre manos no es menor, ni mucho menos: deben hacer llegar al público, ya sea lector, oyente o espectador, unos términos claros, precisos y comprensibles y despejar de este camino las cada más vez frecuentes intrusiones del lenguaje políticamente correcto instalado en muchos ámbitos de nuestra sociedad, como se va a poner de manifiesto en este seminario durante los próximos tres días.

Su Alteza compartió el año pasado en este mismo escenario la siguiente reflexión: “Siempre se ha dicho que el buen periodista está seguro de que lo que cuenta es, por supuesto, cierto, está contextualizado y bien explicado, y lo cuenta además de forma interesante y correcta”. El lenguaje que se debe utilizar para completar esta misión debe ser extremadamente cuidado y correcto, una labor “importante, difícil y que exige un sentido de la responsabilidad muy alto”, como se encargó de recordar su Alteza.

Los políticos, igual que los profesionales del idioma que hoy estáis aquí, sabemos perfectamente el valor potencial de cada palabra, la precisión de cada término, y, sin embargo, muchas veces convertimos nuestro discurso en una perversión del lenguaje para desnudarlo y dejarlo hueco de cualquier contenido. Ésa es la concepción y el uso que debemos desterrar de lo políticamente correcto.

Porque si nuestro mensaje no es preciso, no se ajustará a la realidad. Si el uso, o el abuso, de eufemismos y conceptos bellos pero vacíos, no nos ayuda a transmitir nuestras ideas, no estaremos siendo honestos. Al ciudadano, políticos y periodistas, debemos comunicar la realidad tal cual es, no de forma que la oculte o la encubra, en beneficio de determinados intereses.

Por tanto, podríamos concluir que en la certeza, en la sencillez, en la corrección, en la claridad y en el rigor, puede estar el secreto. Esta tarea resulta más ardua hoy en día cuando los medios de comunicación asisten a una completa revolución con la irrupción y la rápida implantación de las nuevas tecnologías, que incluso sortean la intermediación del periodista y conceden plenos poderes y todo el protagonismo al propio usuario. En estos tiempos difíciles, se necesitan más que nunca los mejores maestros, los mejores guías.

Por eso, uno de los objetivos de este seminario pasa por trasladar las conclusiones que aquí se extraigan al conjunto de la sociedad de la forma más sencilla posible. La colaboración de los medios de comunicación y de todos y cada uno de nosotros en pro de este fin resulta fundamental para que la precisión, la corrección y el bueno uso del lenguaje sean una preocupación común, una constante, en la comunidad hispanohablante.

Este es el reto que guía el trabajo tanto de la Fundéu-BBVA como de la Fundación San Millán de la Cogolla y por ende La Rioja: contribuir a completar un brillante capítulo en esta apasionante historia, la de la lengua española, que vincula, que hermana, a más de 400 millones de personas en todo el mundo.

No quiero terminar, Alteza, sin reiterarle nuestro profundo agradecimiento y sin manifestarle el aliento que para nosotros y para nuestra labor supone su incondicional apoyo.

Muchísimas gracias.

 
 
Imprimir página   Imprimir página