Informe base de situación del suelo

La Ley 16/2002, de 1 de julio, de prevención y control integrados de la contaminación modificada por la Ley 5/2013, de 11 de junioEste enlace se abrirá en una ventana nueva establece la obligación para las instalaciones nuevas y existentes de disponer de un informe base cuando la actividad implique el uso, producción o emisión de sustancias peligrosas relevantes teniendo en cuenta la posibilidad de contaminar el suelo y/o las aguas subterráneas. De acuerdo con la Disposición Transitoria Primera de la Ley citada las autorizaciones ambientales integradas vigentes han de ser actualizadas para recoger las prescripciones explicitas sobre, entre otros temas, el informe base indicado en el artículo 12.1.f: "Cuando la actividad implique el uso, producción o emisión de sustancias peligrosas relevantes, teniendo en cuenta la posibilidad de contaminación del suelo y la contaminación de las aguas subterráneas en el emplazamiento de la instalación, se requerirá un informe base antes de comenzar la explotación de la instalación o antes de la actualización de la autorización".

Este informe contendrá la información necesaria para determinar el estado del suelo y las aguas subterráneas, a fin de hacer la comparación cuantitativa con el estado tras el cese definitivo de las actividades, previsto en el artículo 22 bis, y constará de:

a). Información sobre el uso actual y, si estuviera disponible, sobre los usos anteriores del emplazamiento.

b). Si estuviesen disponibles, los análisis de riesgos y los informes existentes regulados en la legislación sobre suelos contaminados en relación con las medidas realizadas en el suelo y las aguas subterráneas que reflejen el estado en el momento de la redacción del informe o, como alternativa, nuevas medidas realizadas en el suelo y las aguas subterráneas que guarden relación con la posibilidad de una contaminación del suelo y las aguas subterráneas por aquellas sustancias peligrosas que vayan a ser utilizadas, producidas o emitidas por la instalación de que se trate.

c). Cuando una información elaborada con arreglo a otra legislación nacional, autonómica o de la Unión Europea cumpla los requisitos establecidos en este apartado, dicha información podrá incluirse en el informe base que se haya presentado, o anexarse al mismo."

d). Las instalaciones existentes o nuevas que se considerarán incluidas en el ámbito de aplicación de la 5/2013, de 11 de junio, serán aquellas que simultáneamente estén afectadas por la normativa sobre prevención y control integrado de la contaminación y por el Real Decreto 9/2005, de 14 de eneroEste enlace se abrirá en una ventana nueva, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes del suelo y los criterios y estándares para la declaración de suelos contaminados.

e). Cuando dichas instalaciones, utilicen, produzcan o emitan sustancias peligrosas, en el presente o en el histórico conocido del emplazamiento, en cantidades y/o concentraciones tales que puedan ocasionar una contaminación del suelo y/o de las aguas subterráneas, tendrán que presentar el informe base a que hace referencia la Ley 5/2013.

Documentación técnica

La referencia técnica para el desarrollo de los informes base será el documento COMUNICACIÓN DE LA COMISIÓN Orientaciones de la Comisión Europea sobre el informe de la situación de partida en el marco del artículo 22, apartado 2, de la Directiva 2010/75/UE, sobre las emisiones industriales (2014/C 136/03) publicado por la Comisión Europea, que establece las etapas que han de tenerse en cuenta en la realización del informe base.

Instalaciones de La Rioja

Antes del 31 de diciembre de 2013

Para instalaciones existentes de La Rioja incluidas en el ámbito de aplicación de la Ley 5/2013, el informe preliminar de suelo (IPS) y los informes complementarios que tuvieran previamente, serán el punto de partida para dichas actualizaciones y se denominarán informe preliminar del informe base. Las instalaciones IPPC (excepto vertederos y granjas) ubicadas en La Rioja deberán completar esta información, antes del 31 de diciembre de 2013 con la siguiente:

  • Actualización del contenido del informe preliminar de situación del suelo, en los casos en que haya habido variaciones con respecto al informe preliminar presentado. (Ver formulario Informe preliminar de situación del suelo)
  • Todas las instalaciones. Listado de sustancias peligrosas presentes en el proceso, indicando para cada sustancia: cantidad, condiciones de almacenamiento, condiciones de transporte dentro de la instalación, condiciones de utilización y medidas para la protección del suelo y de las aguas subterráneas.
Instalaciones existentes

En función de las características de los productos y de la instalación, las instalaciones existentes antes de la actualización de la autorización presentarán información complementaria con:

A) Justificación de que las sustancias peligrosas no son relevantes en su caso o que no existe posibilidad real de contaminación del suelo y de las aguas subterráneas en el emplazamiento de la instalación:

En los casos en los que no existen sustancias peligrosas releventes, el operador deberá informar a la administración de las sustancias que se utilizan en sus instalaciones y de que no existen sustancias peligrosas relevantes.

«Sustancias peligrosas relevantes» son las sustancias o mezclas definidas en el artículo 3 del Reglamento (CE) no 1272/2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, que, por su peligrosidad, movilidad, persistencia y biodegradabilidad (entre otras características), son capaces de contaminar el suelo y las aguas subterráneas y son utilizadas, producidas o emitidas por la instalación.En aquellos casos en los teniendo en cuenta las cantidades y/o concentraciones de las sustancias peligrosas que se utilizan en el proceso, y las medidas adoptadas para garantizar que la contaminación del suelo y las aguas subterráneas sea imposible en la práctica, el operador deberá justificar documental y razonadamente que no es posible que, en las circunstancias en las que se trabaja actualmente y se ha trabajado en el pasado, exista contaminación del suelo y de las aguas subterráneas. En ambos casos, el estado del suelo y de las aguas subterráneas, será que no existe en el momento de presentación del informe ningún tipo de afección al suelo y/o las aguas subterráneas, dicho estado es el que se tendrá en cuenta como estado suelo a efectos de descontaminación una vez que finalice la actividad. Una vez finalizada la actividad de la empresa deberá demostrar, a través de informes, analíticas y análisis de riesgos, que sigue sin existir afección al suelo y/o las aguas subterráneas.

B) Presentación del informe base:

En informe base con el contenido completo a que se hace referencia en el punto 2, se presentará en aquellos casos en los que las cantidades y/o concentraciones de las sustancias peligrosas que se utilizan en el proceso se consideren relevantes.

El informe base será en todo caso obligatorio, siempre que se cumpla al menos una de estas condiciones:

  • la instalación haya tenido en el pasado accidentes y/o episodios de contaminación al suelo y/o a las aguas subterráneas,
  • existe constancia documental de que hay sustancias peligrosas en el suelo y/o en las aguas subterráneas.

El informe base servirá para determinar el estado del suelo y las aguas subterráneas, e incluirá al menos, la información del informe preliminar, un informe complementario que incluya un análisis del riesgo del emplazamiento en el que se habrán tenido en cuenta los resultados de analíticas de suelos y aguas subterráneas del emplazamiento. El resultado del informe base determinará el estado del suelo y de las aguas subterráneas del emplazamiento y será la referencia de hasta dónde tiene que descontaminar la instalación una vez que finalice la actividad.

Instalaciones nuevas

Las instalaciones nuevas presentarán un informe base antes de comenzar la explotación de la instalación.

Información complementaria