Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEEs) son "todos los aparatos eléctricos y electrónicos que pasan a ser residuos de acuerdo con la definición que consta en la Directiva 75/442/CEEEste enlace se abrirá en una ventana nueva ("cualquier sustancia u objeto del cual su poseedor se desprenda o del que tenga la intención u obligación de desprenderse").

Este término comprende todos aquellos componentes, subconjuntos y consumibles que forman parte del aparato en el momento en que se desecha. La definición abarca los residuos procedentes tanto de hogares particulares como los de usos profesionales.

La chatarra electrónica o basura tecnológica (en inglés e-waste o WEEE) son todos aquellos productos eléctricos o electrónicos que han sido desechados o descartados, tales como: computadoras, teléfonos celulares, televisores y electrodomésticos.

Estos residuos tendrán la consideración de residuos urbanos, según la Ley 22/2011, de 28 de julioEste enlace se abrirá en una ventana nueva, de residuos y suelos contaminados.

Se excluye de esta definición y de la aplicación de las obligaciones:

  • Los que formen parte de otro tipo de aparato no incluido en su ámbito de aplicación.
  • Los que se destinen a fines específicamente militares, necesarios para la seguridad nacional.
  • Las luminarias de domicilios particulares.
  • Las bombillas de hilo incandescente.
  • Los aparatos médicos, aquellos productos que hayan sido implantados e infectados con sangre u otros contaminantes biológicos.
  • Las herramientas industriales fijas de gran envergadura, instaladas por profesionales.

Por qué debes reciclar los RAEE,s

La chatarra electrnica se caracteriza por su rápido crecimiento debido a la rapida obsolosencia que estan adquiriendo los dispositivos electrónicos y por la mayor demanda de estos en todo el mundo, entre otros factores. Su tratamiento inadecuado puede ocasionar graves impactos al medio ambiente y poner en riesgo la salud humana.

  • Son un flujo de residuos en continuo y elevado crecimiento, y debido a los grandes avances en tecnología, los aparatos eléctricos y electrónicos quedan obsoletos en poco tiempo y son rápidamente sustituidos por equipos nuevos, convirtiéndose así en residuos.
  • Pueden contener materiales potencialmente peligrosos, tales como plomo, mercurio y cromo hexavalente presentes en circuitos impresos, pilas, etc., materiales que en caso de depositarse fuera de control pueden contaminar el entorno.
  • Están fabricados con materiales valiosos, por lo que el reciclaje de los equipos obsoletos proporciona materias primas secundarias válidas para su utilización en el proceso de fabricación de nuevos equipos evitando así el uso de recursos naturales y la acumulación de residuos en los vertederos.
  • El reciclaje de los equipos evita la sobreacumulación de residuos en los vertederos y esto se traduce directamente en notable reducción de la contaminación de los suelos y de la extensión de suelos útiles destinados a vertederos.