El aceite usado de nuestras cocinas provoca problemas ambientales. Si se tira por el fregadero contamina los ríos y encarece y perjudica el funcionamiento de las depuradoras de aguas residuales. Por estas razones, el Gobierno de La Rioja y el Consorcio de Aguas y Residuos pusieron en marcha hace unos años la recogida selectiva del aceite doméstico usado a través de la instalación de econtenedores específicos que se encontraban en centros comerciales y mercados para su posterior reciclado. El contenedor de aceite doméstico usado que se diseñó para esta recogida disponía de departamentos donde depositar además del aceite, los envases utilizados para su transporte, ya fuera vidrio o plástico.

Hoy, al tratarse de un residuo doméstico, es cada Ayuntamiento el que decide si ofrece o no el servcio de recogida selectiva de este residuo.