Muchos de los pueblos que se incluyen dentro del territorio declarado por la UNESCO Reserva de la Biosfera cuentan con una arquitectura popular muy cuidada y característica. Las calles empedradas, las casas de estilo camerano (de madera y piedra) aportan tranquilidad, hospitalidad y una gran riqueza cultural que bien merece una visita.