La Reserva, posee un acervo histórico de culturas que la han poblado desde el Neolítico hasta la actualidad. Por el territorio de la Reserva han pasado los pueblos más importantes: culturas neolíticas, de la Edad del Hierro, celtas, romanos, visigodos, árabes. Paseando por los cuatro valles con el prisma de la historia podremos observar el legado que nos han dejado. Encontraremos dólmenes, asentamientos de la Edad del hierro, regadíos árabes, castillos, iglesias, ermitas, palacios, casas solariegas, algunas habitadas en nuestros días, y otras convertidas en museos.

El Neolítico ha dejado rutas dolménicas muy interesantes en el Valle del Leza, destacando el Dolmen de Collado Mayo en Trevijano, que se trata de un monumento funerario de 4.640 años de antigüedad. También existen restos dolménicos en Torre y San Román de Cameros.

La presencia de pueblos celtíberos en la Reserva tiene su gran exponente en el poblado de Contrebia Leukade con asentamientos desde la Edad del Hierro (s. X a. C.) y celtíberos (s. VII-II a. C.). Situado en Aguilar del Río Alhama es considerado uno de los más importantes de España, teniendo posteriormente una ocupación romana (s. I a. C.) y otra visigoda. Merece la pena acercarse a los yacimientos para encontrar viviendas excavadas en la roca, foso y muralla celtibéricos y obras de abastecimiento de agua que les permitían avituallarse sin depender del exterior.

La llegada de los visigodos y el miedo a sus ataques generó fuertes cambios en la población que optó por fortificar sus asentamientos o trasladarse a zonas de difícil acceso como promontorios, covachos naturales y sobre todo, cuevas artificiales excavadas en la roca. Un testimonio digno de destacar lo constituyen los conjuntos existentes de cuevas artificiales y columbarios situado en Inestrillas.

La cultura árabe (s. X-XII) deja huella en la arquitectura, siendo el elemento arquitectónico máscaracterístico el arco de herradura que aparece en numerosos castillos y ermitas. Así, en Cervera del Río Alhama, podemos encontrar restos de esta arquitectura en la Ermita de la Virgen del Monte, donde todos los años se representa el Romance de Zara, una princesa mora enamorada de un cristiano, que murió por amor. Cabe destacar que muchas de las construcciones para encauzar el agua de esa época, las acequias, se conservan todavía.

Durante los siglos XVII con el auge de la ganadería y la lana, la Reserva vivió momentos de economía pujante. Claro ejemplo de esto fueron los Valles del Leza y Cidacos, donde se creó una potente industria textil, lo que contribuyó a que la población se situara en máximos históricos hasta el siglo XIX, a partir de la cuál la población no ha dejado de disminuir hasta la actualidad, situándose en una décima parte de aquella época a finales del s. XX.

Lugares históricos de interés: Torre en Cameros, Soto en Cameros, San Román de Cameros, Laguna de Cameros, Préjano. Yacimiento arqueológico de Contrebia Leukade. Ermitas de tipología árabe de cualquier población del Cidacos y Alhama.