apicultura en la Reserva de la Biosfera riojana

Este proyecto, desarrollado en el marco de un convenio de colaboración con el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino Este enlace se abrirá en una ventana nueva(MARM), ha servido entre otras cosas para determinar las prioridades de actuación en materia de apicultura dentro del ámbito de la Reserva de la Biosfera.

La primera de las actuaciones llevadas a cabo ha sido la de actualizar el censo apícola en este territorio, creando una base de datos georreferenciada de los asentamientos que nos ha servido para la realización posterior de diferentes estudios de ordenación del territorio.

El censo revisado en octubre de 2010 arroja como resultado que en el territorio de la Reserva de la Biosfera hay un total de 101 titulares de explotaciones apícolas y 282 asentamientos, con un número total máximo de colmenas asignado de 23.505.

La distribución de asentamientos por valles se recoge en el siguiente gráfico, donde se pone de manifiesto que es en el valle del Alhama donde mayor número de asentamientos encontramos:

gráfica de asentamientos apícolas en la Reserva de la Biosfera

Con estos datos se ha podido elaborar un estudio de ordenación del territorio, en el que se han determinado las zonas de la Reserva de la Biosfera que resultan más aptas para la ubicación de colmenas, teniendo en cuenta entre otros factores meteorológicos como la temperatura, el índice de precipitaciones y el régimen de vientos, así como los tipos de suelo, la vegetación predominante y la saturación apícola del territorio, e incluso otros elementos más subjetivos como la aceptación social de esta actividad.

Para cada uno de los municipios incluidos en la Reserva se ha elaborado cartografía temática que puede servir de base a los municipios a la hora de conceder nuevos asentamientos y a los apicultores a la hora de seleccionarlos.

mapa saturación apícola

Descargar el mapa en formato pdf [1,39 Kb]

También se ha realizado un estudio básico de caracterización de mieles y pólenes, para el que se ha contado con la colaboración de varios apicultores, y un estudio sobre el efecto que tendría sobre la apicultura un cambio climático, a 20 y 50 años vista, y se ha cartografiado el efecto sobre los distintos factores que afectan a esta actividad así como la hipotética distribución de nuevas zonas aptas para la apicultura.

En marzo de 2011 se celebró una jornada de presentación de los resultados del proyecto en Cervera del río Alhama, con la que se pretendía además sensibilizar e informar a la población sobre el importante servicio ambiental que desempeñan las abejas en el medio natural y rural, y presentar las nuevas líneas de trabajo en la reserva de la biosfera.