Evaluación de impacto ambiental (E.I.A.) es el procedimiento que incluye el conjunto de estudios, informes técnicos y consultas que permiten estimar las consecuencias que un determinado proyecto, instalación o actividad causa sobre el medio ambiente. Se trata de un análisis a través del que formar un juicio objetivo y a partir del cual aprobar o rechazar un proyecto, a los solos efectos ambientales. En La Rioja es la Dirección General de Calidad Ambiental el órgano encargado de realizar esta evaluación.

La introducción del concepto de E.I.A. ha producido un giro significativo en el modo de encarar los procesos, diseño y ejecución de las actividades humanas. Anteriormente a la entrada en vigor de la normativa relativa a esta materia, la evaluación de la viabilidad de un proyecto se basaba sólo en criterios técnicos, económicos y sociales, y no ambientales .

En la década de los 70, con los primeros encuentros sobre medio ambiente comenzó a verse la necesidad de incorporar la variable ambiental como factor de garantía de progreso sostenible , al detectarse un agravamiento de los problemas sobre el entorno, tanto a nivel global como local.

La E.I.A. constituye una de las herramientas más útiles para la protección ambiental , ya que incorpora variables que antes no se tenían en cuenta. La E.I.A. se entiende como un proceso de análisis que anticipa los futuros efectos ambientales negativos y positivos de determinadas acciones, y permite seleccionar alternativas que alcen los beneficios y disminuyan los impactos.

Por ello, es necesario impulsar el control y la adopción de medidas preventivas, correctoras o compensatorias en aquellas actuaciones susceptibles de producir efectos negativos sobre el medio, afectando con ello a la calidad de vida de los ciudadanos.