El titular de una instalación sometida a autorización ambiental integrada que pretenda llevar a cabo una modificación de la misma deberá comunicarlo al órgano ambiental indicando justificadamente mediante la aportación documental necesaria si considera que se trata de una modificación sustancial o no sustancial.Así, tendrán carácter sustancial, las siguientes modificaciones:

  • a) Un incremento en el consumo de agua o de energía superior al 50% o la variación del tipo de recursos naturales y energéticos empleados en la explotación.
  • b) Un incremento superior al 25% de los niveles de emisión de cualquiera de los contaminantes atmosféricos o del total de las emisiones atmosféricas producidas por cada foco emisor.
  • c) Un incremento superior al 25% del caudal de vertido o de la carga contaminante de las aguas residuales.
  • d) Una generación de residuos peligrosos que obligaría a obtener la autorización regulada en el artículo 9.1 de la Ley 10/1998, de 21 de abrilEste enlace se abrirá en una ventana nueva, de Residuos, o un incremento en la generación de residuos de más de 10 toneladas al año, si se trata de residuos peligrosos, o de más de 50 toneladas al año si se trata de residuos no peligrososos, incluidos los residuos inertes, siempre que ello represente un incremento de más del 25% del total de residuos peligrosos generados o de más del 50% de residuos no peligrosos, incluidos los residuos inertes.
  • e) La incorporación al proceso de sustancias o preparados peligrosos no previstos en la autorización original o el incremento de los mismos, siempre que, como consecuencia de ello, sea preciso elaborar o revisar el informe de seguridad o los planes de emergencia regulados en el Real Decreto 1254/1999, de 16 de julioEste enlace se abrirá en una ventana nueva, por el que se establecen medidas de control de los riesgos inherentes a los accidentes graves en los que intervengan sustancias peligrosas.
  • f) El cambio de funcionamiento en instalaciones de incineración o coincineración de residuos no peligrosos que conlleve la incineración o coincineración de residuos peligrosos.
  • g) Cuando los cambios que se pretenden introducir impliquen, por sí mismos, la superación de alguno de los umbrales establecidos en el Anexo IV del Decreto 62/2006, de 10 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Desarrollo del Título I, "Intervención Administrativa", de la Ley 5/2002, de 8 de octubre, de Protección del Medio Ambiente de La Rioja.
  • h) Cuando así lo decida el órgano ambiental mediante resolución motivada, considerando los cambios producidos en la actividad o instalación y su previsible incidencia en la salud, el medio ambiente o la seguridad de las personas o bienes.En el caso de que la modificación proyectada sea calificada como modificación sustancial de una instalación ya autorizada, la solicitud de modificación deberá ir acompañada de proyecto básico redactado por técnico competente y visado por el colegio profesional correspondiente, que incluya, al menos, el contenido y los aspectos recogidos en el artículo 41 del Decreto 62/2006, de 10 de noviembre, referidos específicamente a las partes de la instalación y a los aspectos afectados por la modificación.