IMG_5728Imagen en alta resolución. Este enlace se abrirá mediante lightbox, puede haber un cambio de contextoEl fuego rompe el equilibrio ecológico de bosques y campos, modifica el paisaje, provoca serios daños en los suelos y es uno de los principales agentes causantes de erosión. La Rioja, con más de una cuarta parte de su territorio (169.552 hectáreas, incluido monte ralo) cubierta por formaciones arboladas, ha hecho de la prevención y lucha contra los incendios forestales un pilar básico de la gestión de sus montes.
La estrategia de La Rioja para hacer frente al fuego persigue un doble objetivo: reducir el número de incendios y reducir el área quemada. En este sentido, en los últimos años se han seguido dos líneas fundamentales de actuación:

  • Prevenir al hacer uso del fuego y evitar así las negligencias
  • Aumentar los medios de extinción y su eficacia para que los daños de los incendios una vez producidos sean los mínimos.