ermita de Lomos de Orios

Cuando los bueyes tenían que defenderse de las ovejas

  • Duración: 4 horas
  • Dificultad: Media-Baja
  • Distancia: en torno a 4 km.
  • Punto de encuentro: el punto de encuentro de los participantes será a las 9:30 horas en el Centro de Interpretación de Villoslada de Cameros (carretera de Montenegro)

En los tiempos en que grandes rebaños trashumantes de ovejas merinas aprovechaban los frescos pastos de Cebollera durante los meses de verano, la Dehesa del Rebollar, en Villoslada, era uno de los pocos espacio reservados a la guarda del ganado de tiro (bueyes, mulos,...), estante y de gran ayuda en las labores domésticas. Pero la dehesa era también una importante y cercana fuente de leñas que permitía mantener el calor en los hogares serranos durante los fríos y largos meses del invierno camerano.

Con las labores de poda y trasmoche de los robles más grandes para la obtención de leñas, los habitantes de la Sierra de Cebollera estaban cuidando, casi sin saberlo, de un valioso legado que heredarían las generaciones futuras: un bosque de gran belleza y diversidad biológica que alberga sorpresas como el espectacular ‘Abedul de la Dehesa’ incluido en el ‘Inventario de árboles singulares de La Rioja’ por su gran porte (20 metros de altura y otros tantos de perímetro de copa) y su avanzada edad (más de 300 años).

Para participar en el paseo, se recomienda llevar calzado de tipo deportivo con suela gruesa y silueteada (preferentemente, bota de montaña), ropa cómoda y resistente, agua, el alimento que se prefiera para un ligero tentempié a media mañana, así como prendas que protejan del frío y de la lluvia.