El Convenio de RamsarEste enlace se abrirá en una ventana nueva, o Convenio relativo a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitats de Aves Acuáticas, fue firmado en la ciudad iraní de Ramsar, el 2 de febrero de 1971 y entró en vigor en 1975. Cuenta con más de un centenar de Partes Contratantes (Estados miembros) de todo el mundo. UNESCO es la depositaria del Convenio, y la sede de su Secretaría se localiza en Gland (Suiza). España es Parte contratante de este Convenio desde 1982, siendo la Dirección General para la Biodiversidad la Autoridad administrativa del mismo en nuestro país.

Este acuerdo internacional es el único, en materia de medio ambiente, que se centra en los humedales, y aunque en origen su principal objetivo estaba orientado a la conservación y uso racional con relación a las aves acuáticas, actualmente busca el reconocimiento de la importancia de estos ecosistemas como fundamentales en la conservación global y el uso sostenible de la biodiversidad, con importantes funciones (regulación de la fase continental del ciclo hidrológico, recarga de acuíferos, estabilización del clima local), valores (recursos biológicos, pesquerías, suministro de agua) y atributos (refugio de diversidad biológica, patrimonio cultural, usos tradicionales).

Cuando un país se adhiere al Convenio de Ramsar contrae una serie de compromisos generales de conservación y uso racional de sus humedales, y además tiene la obligación de designar al menos un humedal para ser incluido en la Lista de Humedales de Importancia Internacional.Este enlace se abrirá en una ventana nueva