Pozas de Arnedillo

[enero de 2010]

La Rioja pondrá en marcha el Plan de Competitividad Turística ‘La senda termal en la Reserva de la Biosfera’ con un presupuesto de 3 millones de euros

La Rioja pondrá en marcha el Plan de Competitividad Turística "La senda termal en la Reserva de la Biosfera de La Rioja" que plantea la creación de un recorrido turístico que enlace los numerosos recursos termales en la zona con los recursos paleontológicos y el futuro parque de paleoaventura ‘Barranco Perdido’.

"La senda termal en la Reserva de la Biosfera de La Rioja", con un periodo de ejecución de cuatro años, beneficiará a los municipios de Arnedillo, Cervera del Río Alhama, Igea, Grávalos y Enciso y cuenta con un presupuesto de 3 millones de euros que será financiado por el Gobierno de La Rioja, la Secretaría de Estado de Turismo y la Reserva de la Biosfera.

El proyecto unirá la senda termal a la senda de los dinosaurios, enlazando turísticamente los recursos del entorno de los tres balnearios (Arnedillo, Grávalos y Cervera del Río Alhama) con los recursos paleontológicos de la zona y el parque de paleoaventura "Barranco Perdido". Esta oferta se completará con recorridos de naturaleza.

La ruta tendrá entre tres y cuatro variantes y va dirigida a los siguientes segmentos: parejas, grupos y familias.

La iniciativa supondrá la creación y/o promoción de circuitos termales, visitas guiadas, certámenes, sendas especializadas, tarjetas de la senda, paquetes turísticos de fin de semana, paquetes con visitas a recursos paleontológicos y de naturaleza y propuestas basadas en gastronomía y cultura de la Reserva.

El desarrollo del plan se apoya en el termalismo, ligado al turismo de salud, y en la cultura como los dos recursos turísticos en los que la zona tiene una mayor y más clara ventaja competitiva. A estos dos importantes elementos se une la puesta en valor del entorno natural de la Reserva de la Biosfera y de la gastronomía y el vino como patrimonio de La Rioja, junto a la integración de los productos y recursos turísticos ya existentes.

Con esta actuación, se persigue fomentar el desarrollo territorial de los municipios del sur de La Rioja Baja incluidos en la Reserva de la Biosfera, generar elementos que permitan desestacionalizar la demanda por cuanto el turismo de salud tiene lugar a lo largo de todo el año, así como potenciar el posicionamiento diferencial de la zona en relación con el turismo.

Datos sobre la Reserva de la Biosfera

Los Valles del Leza, Jubera, Cidacos y Alhama fueron declarados Reserva de la Biosfera por la UNESCO el 9 de julio de 2003. Este espacio natural abarca una superficie de 120.000 hectáreas, que supone aproximadamente el 24% del territorio riojano, y engloba a 40 municipios, 27 de ellos totalmente y 13 parcialmente, con una población fija total de 9.000 habitantes.

Conoce más sobre la Reserva de la Biosfera