detalle de depuradora

[Agosto de 2009]

Inaugurada la nueva EDAR de Enciso

La Consejera de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial, Aranzazu Vallejo acaba de inaugurar la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales de Enciso, una instalación que ha contado con un presupuesto de 1.055.613,22 euros.

La depuradora, cuyas obras se han prolongado por espacio de nueve meses, cubre perfectamente las necesidades del municipio, llegando a depurar el agua residual tanto de sus habitantes como de las actividades urbanas. La nueva instalación tiene capacidad para soportar hasta 250 metros cúbicos al día como caudal medio de agua residual, y además de dar un servicio al municipio contribuye a cumplir el objetivo de obtener la mejor calidad de las aguas de nuestros ríos, en concreto del río Cidacos.

Descripción técnica

La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de Enciso está situada en la margen izquierda del río Cidacos. La obra la completan un colector de 605 metros de longitud y 400 milímetros de diámetro que conduce las aguas residuales del municipio hasta la instalación. Además, la depuradora dispone de un centro de control construido con materiales externos semejantes a las edificaciones más tradiciones del entorno.

Los procesos de depuración se llevan a cabo de forma automatizada para adaptar en cada momento el funcionamiento de la planta a las necesidades reales del tratamiento, incorporando además un sistema de alarmas para detectar los posibles fallos de los equipos.

Esta instalación consta de dos líneas principales: la de agua y la de fangos. En la línea de agua dispone de un tanque de tormentas previo al tratamiento primario donde son retiradas las partículas de mayor tamaño. Posteriormente, el agua pasa a un lecho bacteriano, relleno de material plástico sobre el que se distribuye uniformemente el agua residual. Adherida al material plástico, de forma natural, se desarrolla la película de microorganismos que llevan a cabo el tratamiento para formar materia en suspensión que es separada por decantación.

En cuanto a la línea de fangos, el fango procedente de los materiales decantados es conducido a través de un espesador de gravedad hasta un depósito de 136 metros cúbicos de capacidad, del que se extrae periódicamente para, una vez acondicionado, utilizarlo como materia orgánica aprovechable en la agricultura.