laguna de Hervías

[febrero 2008]


Cerca de 5.000 aves acuáticas invernan en los humedales riojanos, según el censo elaborado por la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial


Medio Natural da a conocer los resultados del rastreo con motivo de la celebración del Día Mundial de las Zonas Húmedas



Coincidiendo con la celebración del Día Mundial de los Humedales, que se celebra cada 2 de febrero y en este año bajo el lema "Humedales sanos, gente sana", la Consejería de Turismo, Medio ambiente y Política Territorial ha dado a conocer los resultados del censo de las aves acuáticas que invernan en las zonas húmedas de La Rioja. El estudio ha puesto de manifiesto la existencia de 4.859 ejemplares, pertenecientes a 34 especies diferentes.

La labor de recuento ha tenido lugar en la tercera semana del mes de enero de 2008 y se han visitado 25 humedales. Entre las zonas más destacadas figura el río Ebro, en su tramo de Rioja Baja, desde Logroño a Alfaro, incluidos los arrozales. En todo este tramo se han contabilizado más de 3.000 ejemplares de 28 especies diferentes, mayoritariamente ánades reales y avefrías.

Otra importante zona de acogida de aves acuáticas es el embalse de Leiva, de gran valor ecológico y en el que se han detectado 383 ejemplares, sobre todo ánades. Otros humedales riojanos que atraen a las aves acuáticas en los meses fríos son los embalses de La Grajera, Mansilla, la laguna de Hervías y la Degollada.

Los humedales riojanos acogen como principales especies el ánade real, con 1.830 ejemplares, avefría (1.570), cigüeña común (414), focha común (184) y otras como el cormorán grande, la cerceta común o la garza real. Junto a estas especies habituales en La Rioja por estas fechas, el censo ha permitido detectar la presencia de otras aves menos frecuentes por estas latitudes ya que no nidifican en territorio riojano, como es el caso de la garceta grande o el avetoro común. En ambos casos, y especialmente en el del avetoro, son especies que han sufrido una regresión en las últimas décadas por lo que su presencia cada vez más habitual en tierras riojanas puede indicar una cierta recuperación de sus poblaciones.

Medio Natural ha hallado, además, un par de ejemplares de pato gargantillo y cerceta colorada, dos especies americanas que han llegado a los humedales riojanos tras escapar de su cautividad.

Los humedales están reconocidos internacionalmente como uno de los ecosistemas más productivos de la tierra y como fuente esencial de diversidad biológica. Gobiernos de diferentes países firmaron el 2 de febrero de 1971 en la ciudad iraní de Ramsar la Convención sobre los Humedales, conocida como Convención de Ramsar, en cuyo aniversario se celebra desde entonces el Día Mundial de las Zonas Húmedas.

Medio centenar de pequeñas zonas húmedas en La Rioja

La Rioja no destaca por poseer humedales de grandes dimensiones, pero sí alberga en su territorio interesantes humedales de montaña y zonas húmedas ligadas al Ebro, como los Sotos de Alfaro. El inventario de humedales elaborado recientemente por la Consejería de Turismo, Medio Ambiente y Política Territorial incluye 50 pequeñas zonas húmedas que ocupan en su conjunto algo más de 745 hectáreas de extensión.

En los últimos tiempos, dos humedales riojanos han cobrado especial protagonismo: la Laguna de Hervías y las Lagunas de Urbión. La Laguna de Hervías se convirtió la pasada primavera en el primer espacio de la región que recibe la calificación de Área Natural Singular, una distinción que asegura la protección de la única laguna natural del Valle del Ebro riojano que mantiene poco alteradas sus características.

Las Lagunas de Urbión forman parte, desde febrero de 2006, de la Lista de Humedales de Importancia Internacional, Ramsar, que reúne a los más valiosos del planeta. El Gobierno de La Rioja propuso la inclusión de estas lagunas y del área que ocupa su cuenca de recepción, un total de 81,3 hectáreas, en este listado internacional ante la singularidad e importancia de su conjunto de humedales.

Más información sobre: