vertedero

[26/03/2015]

Medio Ambiente invierte 42.668 euros en los trabajos de restauración de un punto de vertido incontrolado en Matute

El Gobierno de La Rioja mantiene su compromiso firme para resolver el problema de la gestión de los residuos, erradicar y evitar los puntos de vertido incontrolados en la comunidad autónoma"; ha asegurado hoy el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore, durante una visita que ha realizado a una antigua escombrera ubicada en el término municipal de Matute, y que ha sido restaurada a través del programa de actuación que se puso en marcha hace un año.

Estos puntos de vertido "deterioran el paisaje, contaminan y pueden ser origen de incendios", ha advertido Nagore, quien ha señalado la importancia de la colaboración de los ayuntamientos para garantizar el éxito de un programa que se complementa con el de gestión de Residuos de Construcción y Demolición (RCD), conocidos habitualmente como escombros, que son los que proliferan en estos espacios.

Las labores de limpieza, recogida y gestión, y acondicionamiento de una superficie que ronda los 11.000 metros cuadrados han supuesto una inversión de 42.668 euros.

Íñigo Nagore, que ha estado acompañado por el director general de Calidad Ambiental, José María Infante, y el alcalde de Matute, José Ciriaco Garrido, ha informado que ya se han restituido puntos de vertido incontrolado en Camprovín y en Ventosa. Las próximas actuaciones se van a desarrollar en Tricio, Huércanos, Uruñuela y Rodezno.

Nueva depuradora

Por otro lado, el consejero de Medio Ambiente ha visitado la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) que se integra perfectamente en el entorno y vierte el agua tratada al Arroyo Rigüelos. Esta infraestructura, que ha tenido un coste de 179.977 euros, garantizará un servicio de calidad a una población de 480 habitantes.

Esta depuradora se incluye entre las actuaciones del Plan de Saneamiento y Depuración de Aguas de La Rioja 2007-2015, que contempla una inversión de 216 millones de euros para depurar las aguas de todos los núcleos de población riojanos de más de 25 habitantes.