El desarrollo industrial, económico y demográfico que han sufrido las naciones durante el siglo XX ha generado presiones en la calidad ambiental, la biodiversidad, la disponibilidad de recursos naturales y la salud pública, entre otros. Con el transcurso del tiempo, se ha observado que las características de calidad de vida de la población no se basan en aspectos individuales de desarrollo sino que se trata de una compleja relación de criterios económicos, sociales y ambientales que aseguran el bienestar social.

La Rioja se encuentra en una situación privilegiada en el contexto mundial: es una región rica en recursos naturales, tiene una gran diversidad biológica, una economía diversificada y sólida y disfruta de bienestar social. Sin embargo, la región se enfrenta en mayor o menor medida a las mismas presiones globales que experimentan otras regiones.

El informe de " Diagnóstico Ambiental de La Rioja " (1999) puso de manifiesto serios problemas ambientales que deben atajarse en las áreas de atmósfera, biodiversidad, bosques, medio urbano, aguas, suelo y residuos. Pero además, La Rioja ni es ni debe comportarse como una isla. Hoy los retos son globales y deben afrontarse desde cada nivel de responsabilidad, con una visión holística de las causas que subyacen bajo los problemas, fomentando la participación de todos los sectores de la sociedad en la consecución de soluciones a largo plazo y favoreciendo los comportamientos y las prácticas respetuosas con el medio ambiente y la salud de las personas.

Por tales razones, La Rioja necesita diseñar su propio camino, su propia estrategia de desarrollo que le permita estar en la vanguardia de las iniciativas modernas y establezca las directrices para hacer una región ecológicamente sana, socialmente justa y económicamente viable, en línea con los principios y políticas europeas y estatales en esta materia.

Para lograr un diseño exitoso de la Estrategia de Desarrollo Sostenible de La Rioja es imprescindible adoptar un enfoque global y tener en consideración el actual marco internacional y nacional de desarrollo sostenible. La EDSR adquiere pleno sentido en la medida en que se estructura con otras estrategias supra-regionales y participa de la visión integradora de los problemas y las soluciones regionales. La EDSR deberá asumir los conceptos y los principios ya definidos y deberá particularizar instrumentos de desarrollo conforme a las peculiaridades y necesidades propias de la región.

Con el diseño de la EDSR La Rioja adquiere un compromiso firme para avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo basado en los principios que rigen las Estrategias de Desarrollo Sostenible de la Unión Europea y de España:

  • Uso Sostenible de recursos naturales de acuerdo con la capacidad de carga de los ecosistemas.
  • Ecoeficiencia, como la aceptación del reto del desarrollo sostenible y oportunidad de negocio.
  • Responsabilidad compartida de los diferentes agentes sociales, con la implicación de todos los elementos sociales.
  • Cohesión y participación social, en la medida en que se fomenta la sensibilización y participación de la población poniendo la información a disposición de todos.
  • Cautela ante las amenazas de daños contra el medio ambiente, impulsando actuaciones preventivas.


Este nuevo planteamiento estratégico adopta un enfoque "abierto y participativo", que trata de iniciar un proceso de permanente aprendizaje donde se busca un cambio y la transición hacia nuevas formas de planificación, producción, consumo, ocio y movilidad en la región.

La EDSR debe lograr una coherencia con las políticas y estrategias que se encuentran en plena ejecución en La Rioja, al objeto de potenciar aquellas líneas de actuación que están en perfecta sintonía con los principios de desarrollo sostenible. A su vez, la Estrategia deberá definir las vías y los escenarios posibles que permitan reconducir las políticas sectoriales y otras estrategias que disienten de los mencionados principios. Es el momento de aunar esfuerzos en el marco de la EDSR y lograr que la filosofía, principios y objetivos nuevos tengan un reflejo concreto en los nuevos planes regionales y programas sectoriales.


En definitiva, la Estrategia de Desarrollo Sostenible de La Rioja define la visión de futuro de la región que permitirá avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo armónico entre las necesidades sociales, la actividad económica y la protección del medio ambiente.