Existen únicamente dos ejemplares silvestres en La Rioja, ambos situados en un barranco de la ladera sudeste de la Sierra de la Demanda. Sólo uno de los individuos, el de mayor tamaño, tiene capacidad reproductora y es el origen de las semillas utilizadas en las plantaciones experimentales que se están llevando a cabo dentro de las acciones preventivas del Plan de Recuperación. Este ejemplar reproductor mide 7 metros de altura, tiene una edad avanzada y, a causa de ello, comienza a mostrar podredumbres internas. El segundo ejemplar es un individuo juvenil, y su altura no llega a los 2 metros.

Estos dos ejemplares de loro atraviesan una situación límite. Por un lado, se enfrentan a la amenaza de incendios, avenidas de agua, arrastres de ladera, construcción de infraestructuras o cualquier otro factor que pueda suponer una alteración o destrucción de su hábitat. Pero además tienen que hacer frente a los peligros que implica su más que reducida población, como ausencia de renuevos, problemas de deriva genética, o algo tan simple como que si uno de los dos loros enferma o tiene problemas de cualquier tipo, la mitad de la población riojana de loros estaría en peligro.



Factores de amenaza de origen humano

  • Construcción de infraestructuras.
  • Presión ganadera o cinegética de la zona.
  • Incendios provocados.
  • Recolección abusiva.

Factores de amenaza de origen natural

  • Arrastres de ladera
  • Avenidas de agua.
  • Incendios no provocados.
  • Fragilidad ante perturbaciones.
  • Ausencia de renuevos.
  • Deriva genética.
  • Podredumbres.