Águila azor-perdicera

Cuando el invierno toca a su fin, el águila-azor perdicera se dedica al arreglo de sus nidos. Generalmente mantienen en su territorio varios nidos en uso, que pueden utilizar en años alternativos. A finales del mes de febrero las parejas realizan una puesta de 2 huevos, aunque a veces pueden poner un sólo huevo y muy rara vez tres, siendo las puestas de sustitución excepcionales.

La incubación dura unos 38-39 días, por lo que las eclosiones suelen producirse en La Rioja en la segunda mitad del mes de abril. La eclosión es "asincrónica", es decir con un intervalo de 2-3 días, lo que permite, en caso de escasez de alimento, que el primer pollo más desarrollado sobreviva a su hermano. De esta forma se asegura que al menos un pollo pueda llegar a volar. No obstante, si el alimento es abundante y no existen interferencias humanas, es frecuente que lleguen a volar dos pollos de cada nido.

En La Rioja los pollos del águila-azor perdicera vuelan del nido en junio, presentando como todas las aves nidícolas un tamaño similar al de los adultos. Por término medio, la productividad de las parejas de La Rioja es de 0,83 pollos/pareja controlada. Estos pollos "volantones" permanecen en sus territorios natales ("período de dependencia parental") hasta el mes de septiembre y ya a partir de esas fechas se dispersan.

  • Celo: febrero
  • Puesta: febrero - marzo
  • Incubación (39 días): febrero - abril
  • Crianza / estancia de los pollos en el nido (65 días): abril - junio
  • Dependencia juvenil: junio - septiembre
  • Emancipación / dispersión: agosto - octubre