Las actuaciones realizadas entre el hallazgo y el ingreso del animal en el Centro, son de gran importancia para su posterior recuperación. Así la manera de actuar ante un hallazgo debería ser la siguiente:

1º.- Avisar urgentemente del hallazgo al C.R.F.S. "La Fombera".

2º.- Realizar el transporte al lugar de estancia provisional en cajas cerradas lo más oscuras posibles y con aireación.

3º.- Adecuar la instalación provisional al tipo de animal, evitando que éste pueda romper la caja y escapar.

4º.- No someter al animal a estrés innecesario (mostrarlo a otras personas, fotografiarlo, ambiente ruidoso, otros animales, etc.

5º.- El habitáculo o caja en donde se deposite el animal deberá tener las dimensiones suficientes para que permanezca estirado y levantado, pero sin que pueda saltar o girarse.

6º.- En caso de que sean evidentes las fracturas de alas o patas en aves, conviene envolverfa el cuerpo del animal con algún material como tela o saco. En esta posición las alas permanecerán plegadas y pegadas al tronco y las patas estiradas, sobresaliendo sólo la cabeza, cuello y cola. La envoltura se cerrará con cinta adhesiva.

7º.- No atar nunca a los animales con cuerdas o cintas adhesivas por el pico, cuello o patas. De esta forma evitaremos asfixias, cortes de circulación sanguínea u otras lesiones.

8º.- Para grandes animales heridos (ciervos, corzos, etc.) conviene tapar la cabeza del animal impidiéndole la visión pero no la respiración. Ataremos en manojo tres patas, las dos traseras y una delantera, usando una cinta ancha que evite cortes de circulación sanguínea.

9º.- Cuidar siempre de no ponerse al alcance de dentaduras, picos, garras o cuernas.

10º.- No dar nunca alimento a los animales, tan sólo algo de agua introducida lentamente en la garganta con jeringuilla o artilugio similar.