Una vez ingresados en el Centro de recuperación de fauna silvestre "La Fombera", existe un protocolo a seguir con todos los animales que tiene unas pautas comunes que se detallan a continuación.

Atención y curación

Una vez recibido el animal se somete a un reconocimiento por el personal especializado y se diagnostica su situación. La atención primaria y primeros auxilios se realizan en el propio Centro, siendo suficiente en la mayoría de los casos con esta actuación. En casos de mayor gravedad o que requieran algún tipo de intervención quirúrgica, el animal es enviado a la clínica veterinaria donde recibe las atenciones necesarias para su lesión. Las condiciones en que se produjo la captura y el transporte al Centro habrán hecho que los animales hayan acumulado gran estrés debido al contacto con el hombre. En esta fase del ingreso, se hace necesario ubicarles en los espacios más apropiados para su descanso.

Estancia y rehabilitación

La estancia de los animales en el Centro es sólo por el tiempo necesario para la recuperación de sus lesiones o de las causas que motivaron su ingreso. Así, el personal se encarga de realizar un seguimiento diario de cada uno de ellos hasta su liberación. Las actuaciones en esta fase van encaminadas a facilitar su readaptación en el medio. Y en el caso de que hayan ingresado como pollo o cría, se les alimenta con animales vivos para facilitar su aprendizaje en las técnicas caza.

Suelta

Los animales recuperados son liberados en el medio natural atendiendo a sus necesidades ecológicas. El personal del Centro se desplaza hasta los hábitats adecuados que ofrecen las mayores posibilidades de supervivencia. En las aves, con la intención de poder obtener información tras su liberación, se procede a la colocación de una anilla metálica en una de sus patas. Este tipo de marcaje permite que, en el caso de que volviera a ser capturada, pueda ser identificada por la numeración inscrita en la anilla.

Animales irrecuperables

Conseguir una recuperación de los animales que permita su puesta en libertad, es el objetivo último de todo el proceso. Desafortunadamente esto no siempre es posible, de modo que quedan animales irrecuperables para la vida en el medio natural. Los animales con mutilaciones, o aquellos que ingresaron como crías y que se han acostumbrado irreversiblemente a la presencia del hombre, no tienen garantizada su supervivencia en su medio. Para estos casos irrecuperables se buscan destinos en instalaciones zoológicas que deseen acogerlos o para programas de cría en cautividad, ya que el Centro no está preparado para ello.

Desde su creación en 1985

El Centro lleva un registro de entradas y salidas. Los datos obtenidos han servido para conocer muchas de las circunstancias sobre los animales que han llegado. También hemos podido saber por estos datos, y gracias a la experiencia acumulada, que el índice de recuperación de animales obtenido ha ido aumentando con los años. En el momento actual se encuentra al nivel de los mejores Centros de Recuperación de Fauna Silvestre españoles y alrededor del 60% de los animales que ingresan son liberados en buenas condiciones de supervivencia.