El Centro de Recuperación desempeña otras funciones aparte de su labor "hospitalaria" en la atención de los animales ingresados. También se realizan actividades de conservación de la fauna silvestre de carácter preventivo fuera de sus dependencias, preferentemente en el medio natural. Es lo que se conoce con el nombre de conservación "in situ". Entre otras se colabora activamente en las siguientes actividades:

Descarga y mantenimeinto de nidos de cigüeña

Los nidos de las cigúeñas pueden ir adquiriendo con el transcurso de los años un volumen y peso considerable, puesto que cada temporada la pareja va aportando nuevo material. Para evitar problemas de sobrepeso en el edificio en el que se asientan, o peligros de caída se realiza una labor de desacarga de material, o de traslado de nidos a

emplazamientos estables. En ocasiones se complementa con la colocación de parrillas para mejorar la circulación de las aguas de lluvia en los tejados. Con ello evitamos de paso que algunos nidos puedan caer cuando están ocupados y se malogre alguna puesta o pollada.

Campaña de protección del aguilucho cenizo

El aguilucho cenizo es una especie amenazada que cría en el interior de campos de cereal, y que se ve afectada por las labores tempranas de recolección de la cosecha, que al realizarlas de forma mecanizada pueden destruir pollos y nidadas. Para favorecer su cría existe una ayuda para los agricultores que posponen la cosecha de sus fincas. Desde el Centro se colabora en la localización de los nidos, en informar al agricultor de como debe actuar y en el cuidado de aquellos pollos malogrados.

Conservación de los refugios de murciélagos

Los murciélagos son animales que de forma habitual pueden residir en construcciones humanas. Algunas de estas especies utilizan, durante los periodos críticos de la hibernación o de la reproducción, dependencias como desvanes, cobertizos, corrales o buhardillas. Sin embargo son animales que no gozan de mucha simpatía entre la gente, a pesar de esta cercanía al hombre y de que se trata de especies inofensivas y muy beneficiosas. Para evitar daños y perturbaciones en sus refugios, se conceden subvenciones a sus propietarios, con el objeto de que respeten estos lugares. El personal del Centro asesora al propietario en estos casos, realiza visitas a los refugios para valorar su interés, y comprueba el tamaño de la colonia.

Seguimiento de especies en peligro de extinción

Algunas de las especies de nuestra fauna se encuentran muy amenazadas y se han calificado como especies en peligro de extinción. Para ellas es necesario realizar Planes de Recuperación que incorporan programas de seguimiento de sus poblaciones. En este tipo de actividades también se participa, principalmente coordinando las labores que desempeñan los guardas forestales en la vigilancia delos nidos y hábitats de reproducción. Como ejemplos podríamos citar el control de los lugares de cría del águila perdicera en cortados rocosos mediterráneos, o la detección en los cultivos extensivos de cereal de territorios ocupados por el sisón común.