La Administración de Justicia existe para resolver los conflictos en los que no se han puesto de acuerdo los ciudadanos, bien mantengan esos conflictos con otros ciudadanos, bien con empresas o entidades, bien con el propio Estado y sus Administraciones.

También se realiza a través de la Administración de Justicia la función de sancionar conductas constitutivas de delito o falta.