Estrategia digital

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en la Administración son una herramienta indispensable para mejorar el bienestar de los ciudadanos, agilizar la interrelación entre la administración y el ciudadano, y constituyen un elemento primordial para mejorar la productividad y competitividad de la economía. Esta estrategia pretende impulsar un uso intensivo e inteligente de las TIC en el ámbito de la administración pública que implique beneficios para ciudadanos, empresas y otras administraciones, y permita un mejor aprovechamiento de la sociedad digital para la modernización permanente de la administración y conseguir nuevas eficiencias en la gestión pública.

La sociedad avanza y debe ser cada vez sea más competitiva, y por ello, es imprescindible invertir en tecnología y potenciar la capacidad de nuestra Comunidad. Las TICs son la pieza clave, y se constituyen como elementos motores en el desarrollo socio-económico de la sociedad.

La Ley 11/2007, de 22 de junio, de acceso electrónico de los ciudadanos a los Servicios Públicos, reconoce a los ciudadanos su derecho a relacionarse electrónicamente con las administraciones públicas, así como la obligación de éstas a garantizar ese derecho.

Por otro lado, la Ley 17/2009, de 23 de noviembre, sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, tiene por objeto garantizar el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio reduciendo las cargas administrativas a ciudadanos y empresas, impulsando la utilización de medios electrónicos en sus relaciones con la Administración y fomentando la interoperabilidad entre las Administraciones de los Estados Miembros.

Esta perspectiva implica la necesidad por parte de la Administración de disponer de herramientas TIC que faciliten la prestación de servicios públicos, de modificar la actividad administrativa identificando las necesidades de los ciudadanos y empresas y, en consecuencia, desarrollar nuevos servicios, modernizando y mejorando la eficiencia de los procesos internos mediante la evaluación de la calidad del servicio público, tanto desde el punto de vista del grado de satisfacción de los destinatarios como desde la perspectiva de la propia organización.

El incremento de la cooperación entre Administraciones para resolver problemas comunes mediante un uso adecuado de las TIC, permitirá también crear nuevos modelos de funcionamiento más eficientes y más eficaces que generen ahorros para el sector público.

La Administración Riojana conoce la situación y asume el reto, comprometiéndose a fomentar el progreso a través de todas las herramientas que estén en su mano, construyendo los cimientos del futuro de nuestra región sobre una base segura como es la tecnología y dando un paso más hacia la prosperidad.

En el proceso de elaboración de esta Estrategia es necesario destacar la participación de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de La Rioja , la Federación de Empresarios de La Rioja (AERTIC) y la Asociación de Ingenieros de Telecomunicaciones de La Rioja (AITER) que han presentado sus propuestas y opiniones sobre la misma.

Esta Estrategia Digital para una administración electrónica se constituye como el eje fundamental para la modernización de la Comunidad Autónoma durante los próximos años y, en consecuencia, está integrado por la relación de iniciativas, proyectos y actuaciones que se ha considerado necesario llevar a cabo en el horizonte temporal previsto. Además plantea proyectos de innovación tecnológica que suponen un cambio en las relaciones con los ciudadanos de modo que puedan tener lugar a través de medios electrónicos.

Todas las actuaciones recogidas en el presente documento se encaminan también a producir en la sociedad un cambio cultural, que nos permita adaptarnos al cambio tecnológico que se nos presenta, de tal manera que consigamos aprovechar las oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías, repercutiendo en la mejora el bienestar de la ciudadanía, la productividad del tejido empresarial y la competitividad de nuestro sector TIC.

Las líneas de actuación encaminadas a posicionar a nuestra Comunidad en esta línea se estructuran en diez objetivos.