A medida que la actividad humana se tecnifica y adquiere un mayor grado de complejidad, se hace también más sensible ante las adversidades meteorológicas. Ello ha supuesto que la demanda de información meteorológica especializada, enfocada a la adopción de medidas de prevención contra dichas adversidades, se halle en continuo aumento.

Se considera fenómeno meteorológico adverso a todo evento atmosférico que, alcanzando valores extremos, es capaz de producir, directa o indirectamente, daños a las personas o daños materiales de consideración. En sentido menos restringido, también puede considerarse como tal, cualquier fenómeno susceptible de alterar la actividad humana de forma significativa en un ámbito espacial determinado.

Potencialmente son también adversas aquellas situaciones susceptibles de favorecer el desencadenamiento de otras adversidades, aunque éstas no tengan, intrínsecamente, carácter meteorológico. Es incluso posible, que una situación que, normalmente, no sería considerada adversa suponga un grave contratiempo, en el caso de que concurran otras circunstancias imprevisibles. Es lo que sucede, por ejemplo, cuando acaecen determinadas catástrofes naturales o cuando se producen ciertos accidentes como consecuencia de la actividad humana.

Aprovechando los avances que en los últimos años han experimentado las técnicas de predicción, el Instituto Nacional de Meteorología ha puesto en marcha en 2006, en estrecha colaboración con los organismos responsables de Protección Civil, el Plan Nacional de Predicción y Vigilancia de Meteorología Adversa (Meteoalerta) que intenta resolver de forma estable el problema de la vigilancia “integral” (todo fenómeno adverso, toda época, todo el territorio), de forma que pueda darse respuesta eficaz a las variadas situaciones que puedan plantearse.

Objetivo de METEOALERTA

METEOALERTA pretende facilitar la más detallada y actualizada información posible sobre los fenómenos atmosféricos adversos que puedan afectar a España hasta un plazo máximo de 60 horas, así como mantener una información continuada de su evolución una vez que han iniciado su desarrollo. Para ello, los respectivos boletines de aviso se distribuyen de modo inmediato a las autoridades de Protección Civil, así como a los distintos medios informativos al tiempo que se actualizan constantemente en la página web de la AEMET.

Fenómenos Meteorológicos a considerar en la Comunidad Autónoma de La Rioja

Darán lugar a la emisión de boletines de Fenómenos Meteorológicos Adversos en La Rioja, superados ciertos umbrales, las situaciones relacionadas con:

    • Lluvias
    • Nevadas
    • Vientos
    • Tormentas
    • Temperaturas
    • Aludes

Valores umbrales y niveles de aviso en la Comunidad Autónoma de La Rioja

Con el fin de ofrecer la información más adecuada posible y en sintonía con los nuevos criterios europeos, se contemplan cuatro niveles básicos, a partir del posible alcance de determinados umbrales de adversidad. Estos umbrales se han establecido con criterios climatológicos y responden a un planteamiento de adversidad eminentemente meteorológico y cercano al concepto de “poco o muy poco frecuente” y que implican un riesgo para la población.

Es muy importante que los avisos de meteoalerta informen del modo más claro posible sobre el riesgo potencial de un fenómeno adverso previsto. Naturalmente, se trata de riesgo meteorológico ya que otro tipo de riesgos debes ser determinados por las autoridades de Protección Civil.

El riesgo meteorológico está directamente relacionado con la “rareza” del fenómeno ya que, cuanto mayor sea esta, menos preparada está la población para enfrentarse a sus efectos. Para determinarla, la AEMET ha desarrollado estudios para cada provincia española y a partir de ellos, y en sintonía con los criterios de los otros Servicios Meteorológicos europeos, ha establecido para cada fenómeno contemplado unos umbrales que a su vez determinan cuatro niveles de adversidad representados por sus respectivos colores. Así, un umbral “naranja” para un fenómeno dado se refiere a que los valores pronosticados para el mismo pueden alcanzarse en una provincia tres o cuatro veces por año. Por su parte, un umbral “rojo” se refiere a valores que pueden alcanzarse una vez cada tres o cuatro años. De acuerdo con ello, aparecen cuatro niveles de aviso:


    • Nivel "VERDE" : No existe ningún riesgo meteorológico
    • Nivel "AMARILLO" : No existe riesgo meteorológico para la población en general, aunque sí para alguna actividad concreta. Este nivel no genera ningún aviso pero hace una llamada para que se esté atento a la predicción meteorológica en vigor.
    • Nivel "NARANJA" : Existe un riesgo meteorológico importante.
    • Nivel "ROJO" : El riesgo meteorológico es extremo.


En consonancia con la AEMET, SOS Rioja sólo generará avisos específicos cuando se prevea alcanzar los niveles "naranja" o "rojo".


Los umbrales considerados para estos avisos meteorológicos de corto y muy corto plazo son los siguientes:

Variable Nivel Ribera del Ebro Ibérica riojana
Temp. Máx. (ºC) Amarillo

36

34

Temp. Máx. (ºC) Naranja

39

37

Temp. Máx. (ºC) Rojo

42

40

Temp. Min. (ºC) Amarillo

-4

-6

Temp. Min. (ºC) Naranja

-8

-10

Temp. Min. (ºC) Rojo

-12

-14

Vientos (Km/h) Amarillo

70

80

Vientos (Km/h) Naranja

90

100

Vientos (Km/h) Rojo

130

140

Precipitación en 12 h. (mm) Amarillo

40

40

Precipitación en 12 h. (mm) Naranja

80

80

Precipitación en 12 h. (mm) Rojo

120

120

Precipitación en 1 h. (mm) Amarillo

15

15

Precipitación en 1 h. (mm) Naranja

30

30

Precipitación en 1 h. (mm) Rojo

60

60

Nevadas (cm) Amarillo

2

5

Nevadas (cm) Naranja

5

20

Nevadas (cm) Rojo

20

40