Kilt de orgánica

Uno de los principales problemas que se encuentran las plantas de tratamiento a la hora de gestionar la materia orgánica son los impropios que ésta pueda contener. La presencia de estos dificulta su gestión, incrementa los costes de tratamiento y daña la calidad del compost obtenido.

La utilización de la bolsa compostable en este tipo de recogida permite reducir los costes de tratamiento al no ser necesario retirar las bolsas de plástico del material ya sea antes o después del compostaje.

Además, el uso de las bolsas compostables junto con los cubos aireados, presentaba una serie de ventajas como la reducción de la masa de agua presente en este tipo de residuos. El material del que están hechas las bolsas compostables (almidón de maiz) junto con la aireación que permite el cubo de basura facilita la transpiración del líquido contenido en la materia orgánica en forma de vapor de agua, por lo que se evita la aparición y acumulación de lixiviados, malos olores y se reduce el peso de los residuos que deben ir a las plantas de tratamiento.