30 de julio de 2004

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto de Guarderías Infantiles que regula los requisitos específicos para el funcionamiento y la construcción de las guarderías infantiles en la Comunidad Autónoma. La nueva norma actualiza el Decreto 74/94 y aumenta las garantías de seguridad e higiene de las instalaciones, así como el bienestar del niño durante su estancia en el centro.

Las medidas de seguridad e higiene que deben cumplir las guarderías para proporcionar al menor una estancia confortable y carente de riesgos se han contemplado en un Anexo, que especifica los requisitos de ubicación, instalaciones, personal, seguridad e higiene de obligado cumplimiento para la autorización de guarderías infantiles.

El Decreto también se adapta a la nueva realidad social, surgida como consecuencia de la incorporación de la mujer al mercado laboral, con el fin de satisfacer las necesidades de atención de los niños de cero a tres años. De hecho, se ha redactado conforme a los principios de igualdad de oportunidades de las personas trabajadoras contemplados en la Ley 39/1999, de Conciliación de la Vida Familiar y Laboral.

En este aspecto de la conciliación hay que señalar que deja abierta la posibilidad de fomentar la creación de guarderías en empresas mediante la financiación de su construcción.

Una de las novedades principales radica en el Título III, dedicado a las normas de funcionamiento, que contempla para todas las guarderías la necesidad de contar con un Reglamento de Régimen Interior (Artículo 8) que deberá estar en todo momento a disposición de los usuarios. Este reglamento regulará las normas de convivencia y funcionamiento del centro y, de forma específica, los siguientes aspectos: el calendario anual y los horarios de apertura y cierre, puntos en los que el centro deberá tener en cuenta las necesidades laborales de los padres; los precios por plaza; los criterios de admisión y expulsión; el régimen de reclamaciones y el programa de actividades que favorezcan el desarrollo integral del niño.

El reglamento será aprobado por la dirección del centro en el caso de las guarderías de carácter privado, y por la Consejera de Juventud, Familia y Servicios Sociales en el caso de los centros de titularidad pública gestionadas de manera directa.

Respecto a la admisión, el Decreto establece que las guarderías dispondrán de un sistema transparente de lista de espera, regulado reglamentariamente por la Consejería, que dará cabida a una actitud previsora de los padres, es decir, contempla la posibilidad de inscribir al menor antes del cumplimiento de la edad mínima de admisión, que es de seis semanas.

Con este Decreto, las guarderías se configuran como un servicio de primer nivel -se inscribirán en el Registro de Entidades, Centros y Servicios de Servicios Sociales-, cuya finalidad es servir de apoyo a las familias para posibilitar la conciliación de la vida laboral y familiar, así como garantizar el desarrollo integral de los niños atendidos.

Las guarderías infantiles que se encuentren en funcionamiento a la entrada en vigor del Decreto deberán adaptarse en el plazo de un año a las condiciones de seguridad establecidas en el mismo.