22 de abril de 2005

El Consejero de Hacienda y Empleo, Juan José Muñoz, ha informado al Consejo de Gobierno sobre el contenido de la primera memoria de actividades aprobada por el Servicio Riojano de Empleo, correspondiente al año 2004. La publicación de esta memoria supone el colofón del primer año completo de andadura del Servicio Riojano de Empleo, en el que se ha conseguido situar a nuestra Comunidad Autónoma en los primeros puestos en cuanto a cifras de empleo y calidad.

La Rioja se consolidó en el año 2004 como la Comunidad Autónoma con menos paro, tal y como se desprende de los datos de la Encuesta de Población Activa que el Observatorio de Empleo ha recogido en la memoria del SRE. Según datos de la EPA, esta Comunidad cerró 2004 con la menor tasa de desempleo de toda España, no sólo para hombres, tradicionalmente con menos problemas para acceder a un empleo, sino también para las mujeres, datos que sitúan a La Rioja como única región con pleno empleo femenino. Esta circunstancia es relevante por un doble motivo: por presentar las cifras más bajas de desempleo de España y por ser la avanzadilla y modelo en un objetivo que se marcó la Unión Europea hace cuatro años.

En cuanto a la estabilidad en el empleo, también tenemos que destacar la posición privilegiada en la que se encuentra La Rioja, como una de las Comunidades con mayor porcentaje de contratación indefinida. Así, el 72% de los efectivos riojanos cuentan con un contrato indefinido, que se incrementaría a casi un 80% si sumáramos los trabajadores de las Administraciones Públicas.

Esta meritoria posición de La Rioja, con una situación de práctico pleno empleo, se ha alcanzado gracias a los esfuerzos que este Gobierno está dedicando a la promoción del empleo y a otras políticas públicas, más orientadas a parámetros cualitativos y a programas dirigidos a colectivos específicos o con especiales dificultades de inserción laboral.

De este modo, 4.749 personas se han beneficiado de alguna de las actuaciones del Servicio Riojano de Empleo, a las que se han destinado 12,27 millones de euros. A estas cifras habría que sumar los 8.000 trabajadores desempleados y en activo que han recibido formación en actividades a las que se han destinado 7,17 millones de euros.

La memoria del Servicio Riojano de Empleo es un compendio de las actuaciones realizadas por este organismo durante el año 2004, desde al ámbito de gestión y administrativo, hasta las actividades de inserción laboral y desarrollo local, la intermediación laboral o la formación profesional para el empleo.

Asimismo, contempla los proyectos europeos que tiene aprobados el Servicio Riojano de Empleo para el periodo 2004-2007, cuyos objetivos prioritarios son la integración sociolaboral y la promoción de la calidad en el empleo. Para llevar a cabo estos proyectos La Rioja recibirá 1,85 millones de euros de la Unión Europea, lo que supone el 50% del coste total de los mismos, tal y como nos corresponde por pertenecer al grupo de regiones englobadas dentro del Objetivo 3, es decir, con PIB superior al 75% de la media europea.

El último apartado de la memoria incluye los objetivos futuros del Servicio Riojano de Empleo, como son el Plan Integral para la creación de Empleo y el Plan de Empleo Femenino que se pondrán en marcha a lo largo de este año y que son compromisos recogidos en el Acuerdo Social para la Productividad y el Empleo en La Rioja firmado el pasado mes de enero.

El Plan Integral para la creación de Empleo reforzará la aplicación de adecuadas políticas activas de empleo y dedicará especial atención a las personas con mayores dificultades, destacando, en particular, las acciones para promover el empleo de las personas con discapacidad, a través de los Centros Especiales de Empleo y de la inserción laboral en las empresas normalizada.

El Plan de Empleo femenino integrará programas como el de 'Mujer y empleo', con el que se intentará llegar a más de 600 mujeres. Este proyecto incluirá como novedad principal la ampliación de 6 a 9 meses de los contratos para aquellas mujeres con algún hijo discapacitado, cuando forma una familia monoparental o si el cónyuge fuera discapacitado, entre otros supuestos.

Pero además, incluye otros programas novedosos orientados a la mejora del empleo para el colectivo femenino y el acceso a un empleo de calidad. El impulso a los proyectos profesionales del colectivo femenino se articularán mediante la orientación, la formación y el asesoramiento, el fomento del espíritu de empresa, así como a través de programas concretos que ayuden económicamente a todas aquellas mujeres que decidan montar su propio negocio empresarial.

El Pacto impulsará medidas como formación especializada y concreta a la creación de su proyecto, aumentar su capacitación profesional mediante la formación en materias específicas a su proyecto o promover redes de mujeres empresarias.

Esta memoria fue aprobada por los miembros del Consejo de Administración del Servicio Riojano de Empleo, el pasado mes de marzo.