2 de julio de 2004

El Gobierno ha aprobado el decreto por el que se regula el Libro del Edificio en La Rioja y que comenzará a funcionar a principios de 2005. El documento se plantea como una pieza clave para recoger de forma ordenada toda la documentación relacionada para facilitar los sistemas de inspección y supervisión.

Los promotores tienen la obligación de redactar y entregar el libro en un plazo de seis meses a partir de la publicación de la norma en el Boletín Oficial de La Rioja.

Esta medida, novedosa en la Comunidad Autónoma, tiene como objetivo mejorar el servicio ya que les permitirá conocer la documentación técnica y jurídico-administrativa con la que se encuentran los usuarios y propietarios de los edificios, y en particular las viviendas, a la hora de mantener, reparar o reformar sus inmuebles.

El libro quedará a cargo de las comunidades de propietarios, que serán las encargadas de su gestión. De este modo, pasará a ser una herramienta fundamental a lo largo de la vida últil del edificio ya que servirá como un archivo vivo, que se completa a medida que se suceden las distintas acciones.

Además, el Libro del Edificio identificará a todos los profesionales y empresas contratadas y subcontratadas que hayan intervenido en el proceso edificatorio, así como sus correspondientes garantías.

En cuanto al contenido del Libro del Edificio, recogerá los datos generales del inmueble, el archivo de documentos, los proyectos y documentos técnicos y los registros de incidencias y de operaciones de mantenimiento y rehabilitación. También incluirá los datos generales del edificio y los jurídico-administrativos. Asimismo, se integrarán los intervinientes en el proceso edificatorio: promotor, autores del proyecto o proyectos con los que se ejecutó la obra, la dirección facultativa, el constructor o contratista y subcontratistas e industriales instaladores.

En el apartado de garantías y seguros, se harán constar los períodos correspondientes a las siguientes garantías por daños materiales ocasionados por vicios o defectos de construcción; y otros que afecten también al edificio.