31 de enero de 2003

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto que establece las normas relativas a la formación de manipuladores de alimentos y al procedimiento de autorización de empresas y entidades de formación. La norma señala que, a partir de ahora, son las propias empresas alimentarias las responsables de facilitar la formación en prácticas higiénicas que, según datos de la Dirección General de Salud y Desarrollo Sanitario, requieren anualmente alrededor de 3.000 trabajadores de este sector.

Las empresas deberán asegurar la existencia de un programa de formación en higiene y seguridad alimentaria adecuado a sus necesidades y garantizar que los manipuladores de alimentos dispongan de formación en un plazo no superior a 30 días desde que se incorporan al trabajo.

Además, a partir de ahora, los nuevos certificados de formación no podrán tener vigencia más allá de cinco años, con el fin de que se renueve y actualice periódicamente la formación adquirida. Los documentos expedidos hasta la fecha mantienen su validez durante el período establecido.

Los requisitos que deben cumplir las empresas y entidades para poder impartir los programas de formación son disponer de un titulado superior con formación en ciencias de la salud o con licenciatura específica en tecnología e higiene de los alimentos y de personal docente con formación en higiene alimentaria; de recursos pedagógicos y medios técnicos de apoyo, y de programas de formación aprobados por la Dirección General de Salud y Desarrollo Sanitario. Las 17 empresas que hasta ahora estaban autorizadas para impartir esta formación deberán renovar el permiso en el plazo de seis meses.

Los programas de formación deben permitir que los manipuladores de alimentos adquieran conocimientos básicos sobre los peligros alimentarios, las principales enfermedades de origen alimentario y su prevención, las prácticas correctas de higiene en la manipulación de alimentos, las normas de higiene personal y la legislación alimentaria. La duración de estos programas será, como mínimo, de seis horas que se desarrollarán en, al menos, dos días. El número de alumnos no podrá ser superior a 20 personas por curso.