18 de marzo de 2005

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy el proyecto de Ley que regula los Sistemas de Protección de la Calidad Agroalimentaria, cuyo objetivo es lograr el incremento de las rentas del sector agrario, alcanzar la diferenciación basada en la calidad, ligada o no al origen geográfico, y conseguir la máxima satisfacción de los consumidores (calidad y seguridad alimentaria). En definitiva, el texto pretende la organización de los sistemas de protección como diferenciación de calidad basada en un control o certificación de determinadas normas reguladoras.

El proyecto de Ley establece dos niveles de protección:

1. Figuras de calidad en base a reglamentaciones europeas o nacionales de carácter específico del sector agrario: DOPs, IGPs, ETGs, agricultura ecológica e indicaciones geográficas de productos de origen vínico. Dispondrán de órganos privados o públicos de gestión, que podrán denominarse Consejos Reguladores. Disfrutarán de personalidad jurídica propia, plena capacidad de obrar y autonomía económica. Su funcionamiento será autónomo e independiente (Estatutos, reglamentos de régimen interno) y se regirá mediante normas internas. Se encargarán de la promoción, publicidad y comunicación de marcas y podrán llegar a acuerdos privados con los Órganos Externos de Control.

2. Figuras de calidad basadas en reglamentaciones de carácter general:

Ø Por una parte, las marcas de garantía, cuyo titular será la Comunidad Autónoma de La Rioja. No será obligatoria la existencia de agrupación de operadores y la gestión corresponderá a la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico. Podrán alcanzarse acuerdos privados entre Operadores y Entidades de control. Si existe Asociación de operadores usuarios de la marca, sólo acuerdo con una entidad de control autorizada.

Ø Por otra parte, las Marcas colectivas, cuyo pliego de condiciones deberá ser aprobado por la Administración y precisarán una autorización previa del Órgano de Control y/o Certificación.

Los principios rectores que inspiran el texto se basan en la separación de funciones de operadores y entidades externas de control y/o certificación, y la coordinación, superior inspección y potestad sancionadora de la Administración.

Los operadores, integrados en Órganos de gestión, serán los promotores principales del sistema, proveen las materias primas y productos, gestionan la promoción de la figura de calidad. Su finalidad es la representación, defensa, garantía, investigación y desarrollo de mercados. Las funciones de los operadores se resumen en: Proponer reglamentos o normas técnicas y velar por su cumplimiento; promocionar los productos; determinar los límites máximos de producción y transformación, rendimientos, etc.; llevar los registros; elaborar estadísticas de producción, elaboración y comercialización; proponer requisitos mínimos de control; colaborar con las autoridades competentes.

Los Órganos de Control y/o Certificación precisarán la autorización previa de la Administración, si cumplen las normas 45.004 ó 45.011, según proceda. Sus funciones se referirán al control y/o certificación de los sistemas de calidad de acuerdo sus reglamentaciones concretas, con objetividad y confidencialidad. El incumplimiento supondrá una advertencia para enmendar las irregularidades detectadas. Si persiste el incumplimiento, hay un control insuficiente o una certificación incorrecta, se producirá la baja en el registro de Entidades Externas de Control y Certificación.

La Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico, competente en materia de Denominaciones de Calidad, Agricultura y Ganadería, tendrá como funciones: Supervisión, superior inspección del funcionamiento del sistema; coordinación de las figuras de calidad; asesoramiento y apoyo a los sectores; apoyo a la promoción de las figuras de calidad; control de fraudes, control de calidad y seguridad agroalimentaria, salud pública y calidad ambiental. Además, podrá ejercer el control y certificación directa y la autorización de entidades externas, públicas o privadas de control y certificación.

Se creará el Consejo Riojano de Calidad Agroalimentaria, que será un órgano colegiado superior de consulta y asesoramiento de la Administración Pública. Dependerá orgánicamente de la Consejería de Agricultura y Desarrollo Económico. Tendrá una composición representativa y proporcional en función de las figuras de calidad existentes.

Existirán tres registros:

1. Registro de Órganos de Gestión de Figuras de Calidad Agroalimentaria.

2. Registro de Marcas Colectivas.

3. Registro de Entidades externas de control y/o certificación.

RÉGIMEN DE INSPECCIÓN

1. Superior inspección de la Administración.

q Inspecciones en campo e instalaciones de los operadores.

q Supervisión a los órganos de control y/o certificación.

2. Control de las entidades externas.

q Comprobación de la adecuación de los operadores a la normativa.

q Comprobación de las condiciones de producción.

q Inspección de envases, publicidad, documentación, etc.

q Detectar fraudes, adulteraciones o falsificaciones.

q Verificar la trazabilidad de los productos.

q Comunicar a la Administración posibles infracciones.

3. Obligaciones de los operadores.

q Suministrar información que se solicite y permitir acceso a locales, vehículo y documentación.

q Permitir toma de muestras.

4. Autocontrol.

q Los operadores son los responsables primeros del cumplimiento de las normas.

q Ejecución de los Registros.

RÉGIMEN SANCIONADOR

q Infracciones:

1. Leves: En general, la inexactitud, omisión o falsedad de lo que establecen los Reglamentos.

2. Graves: Por ejemplo, el incumplimiento de normas higiénicas, el desprestigio de la figura de calidad, el uso de la figura en productos no producidos según los Reglamentos, etc.

3. Muy graves: Por ejemplo, el uso de nombres comerciales no aprobados, prácticas prohibidas, falsificar documentos o etiquetas, reincidencia.

q Sanciones:

1. Leves: Sanción de 150 a 3.000 euros

2. Graves: Sanción de 3.001 a 15.000 euros. Puede rebasar hasta el quíntuplo del valor de las mercancías.

3. Muy graves: Sanción de 15.001 a 500.000 euros. Puede rebasar hasta el décuplo del valor de las mercancías.

Además, cabe la posibilidad de imponer una sanción accesoria: el cierre temporal de la empresa (hasta un año para infracciones graves y hasta cinco años para infracciones muy graves).

Igualmente, existe la posibilidad de suspender temporalmente el uso de la denominación o marca.

Finalmente, podrán imponerse multas coercitivas (periodicidad de 3 meses, no superiores a 6.000 euros e independientes de la sanción correspondiente).

q Prescripción (infracciones y sanciones):

1. Leves: 1 año.

2. Graves: 3 años.

3. Muy graves: 5 años.

q Criterios para la graduación de las sanciones:

Ø Existencia de intencionalidad o negligencia.

Ø Perjuicios causados.

Ø Reincidencia.

Ø Volumen de ventas, valor de la mercancía.

Ø Importe del beneficio ilícito.

q Medidas cautelares (durante no más de 15 días):

Ø Inmovilización de productos.

Ø Paralización de vehículos.

Ø Retirada de productos.

Ø Suspensión de la comercialización.

q Procedimiento sancionador:

Ø Actas de control y toma de muestras:

Ø Inicio (Administración competente). En virtud de las actas, por comunicación de alguna autoridad o por denuncia de las autoridades).

Ø Instrucción. Separación de fase instructora y sancionadora.

Ø Resolución. Procedimiento sancionador general.

DISPOSICIONES

q Adicionales:

- Primera: El Consejo Riojano de Calidad Agroalimentaria se deberá constituir en el plazo de un año.

- Segunda: Las asociaciones titulares de marcas deberán ceder su uso al Órgano de Gestión correspondiente.

q Transitorias:

- Primera: Las Figuras de calidad que estén reconocidas ya, disponen de un año para adaptarse a la norma.

- Segunda: Inscripción de Oficio de las Entidades de Control y/o Certificación en el Registro.