8 de junio de 2007

El Gobierno de La Rioja ha aprobado una Orden que establece las subvenciones para inversiones en inmobilizados o bienes inmuebles, realizadas en común, destinas a la producción agrícola.

Las entidades asociativas forman una fundamental del tejido social y productivo agrario de La Rioja, contribuyendo al desarrollo económico de las zonas rurales, y fijando la población al territorio a través de producciones sostenibles ligadas al medio rural. Además, juegan un papel fundamental en la concentración de la oferta del sector agrario, la cual sirve para hacer frente a la cada vez mayor concentración de la demanda.

Con el objetivo del mantenimiento y conservación de este tipo de entidades en el medio rural riojano, se pone en marcha un nuevo régimen de ayudas, que buscan que estas entidades se hagan más competitivas a través de la introducción de nuevos elementos que mejoren sus condiciones productivas y que se traduzcan en una mayor sostenibilidad y valor añadido de sus producciones.

Estas ayudas se dirigirán a subvencionar inversiones que deberán tener como fin la reducción de los costes de producción, la gestión de determinados subproductos ganaderos, la mejora de las condiciones de vida y trabajo, así como la mejora de las condiciones de higiene en este tipo de explotaciones.

Podrán beneficiarse de estas ayudas:

1. Las Entidades asociativas agrarias y sus Uniones. Las sociedades agrarias de transformación deberán tener al menos 5 socios.

2. Las Agrupaciones Agrarias sin personalidad jurídica propia, basadas en un pacto contractual reconocido por el órgano de la Administración que gestione la ayuda y suscrito por un mínimo de siete titulares de explotaciones agrarias.

El porcentaje de subvención sobre la inversión aprobada será de hasta el 30%. Este porcentaje se incrementará en:

a) Un 10%, cuando el solicitante este clasificado como Organización de productores de Frutas y Hortalizas o como Agrupación de Productores de patata para consumo humano.

b) En un 10%, cuando el solicitante se encuentre ubicado en una zona calificada como zona de montaña u otras zonas con dificultades.

La cuantía máxima por solicitante y año no podrá superar los 50.000 euros.