19 de abril de 2002

El Gobierno de La Rioja ha aprobado el Decreto que establece las ayudas autonómicas complementarias al Plan Nacional de Vivienda 2002-2005, en el que se recogen nuevas medidas para facilitar el acceso a una vivienda a los sectores de población que tienen mayores dificultades para lograrlo como los jóvenes y familias numerosas, monoparentales, familias en riesgo social, personas con discapacidad y mayores de 65 años.

En el caso de los jóvenes con edad no superior a 35 años, en La Rioja y como médida especial, además de la subvención concedida por el Ministerio, el Decreto contempla una ayuda que permitirá por primera vez que los jóvenes no paguen intereses del préstamo de su vivienda durante el primer año de su adquisición. Además, los jóvenes se beneficiarán de una subvención del 9% del precio de la vivienda que figure en la escritura de compraventa y las familias monoparentales, personas con discapacidad o riesgo de exclusión, de una ayuda del 8%.

El nuevo Decreto impulsa también las actuaciones de rehabilitación, especialmente dentro de los cascos históricos y de las zonas rurales. En concreto, la Consejería de Obras Públicas, Transportes, Urbanismo y Vivienda concederá un subvención del 10% del presupuesto de las obras de rehabilitación que se lleven a cabo en edificios o viviendas. Uno de los requisitos para poder acceder a estas ayudas será la eliminación de barreras arquitectónicas.

Por otra parte, el Decreto aumenta la oferta y potencia el acceso a la vivienda en alquiler protegida, tanto nueva como rehabilitada, y establece ayudas al promotor que construya o rehabilite viviendas para alquiler.

Otra de las novedades introducidas en dicha norma es la adecuación del precio máximo de la vivienda y de las correspondientes ayudas a los distintos factores sociológicos y geográficos de la región. Para ello, se ha declarado Logroño como municipio singular grupo "C". Esta calificación se establece por orden ministerial para aquellas localidades donde el precio medio de la vivienda libre esté por encima del precio máximo de la vivienda protegida, con el fin de incrementar el precio máximo de la vivienda protegida, adecuándola a la situación territorial. De esta forma, se incentivará su construcción de forma que aumente la oferta tanto por parte de los promotores públicos como privados.

Finalmente, se potenciarán las construcciones que constituyan experiencias piloto de fomento de desarrollo sostenible, incentivando el diseño de viviendas bioclimáticas protegidas.