1 de junio de 2007

El Gobierno de La Rioja ha aprobado hoy los Decretos por los que se concede la Medalla de La Rioja a la Asociación Pro-Personas con Deficiencia Psíquica (ARPS) y a la Asociación de Atención a las Personas con Parálisis Cerebral de La Rioja (ASPACE-Rioja), de acuerdo con la Ley 1/2001, reguladora de los Honores, Distinciones y Protocolo de la Comunidad Autónoma de La Rioja y a propuesta del Presidente, Pedro Sanz.

Esta Ley establece que la Medalla de La Rioja es el grado máximo de condecoración que puede otorgar el Gobierno a instituciones que, por sus actividades de investigación científica, desarrollo tecnológico, literarias, culturales, artísticas, sociales, económicas, docentes, deportivas o de cualquier otra índole, hayan favorecido de modo notable los intereses públicos regionales.

Con la concesión de esta distinción, el Gobierno reconoce la importante labor que, de forma solidaria y altruista y desde hace más de 25 años, llevan a cabo estas dos asociaciones riojanas para mejorar la vida diaria de las personas con discapacidad intelectual y parálisis cerebral y apoyar a sus familias.

La dedicación constante de las dos asociaciones, y de las personas que forman parte de ellas -padres, profesionales y voluntarios-, para lograr la promoción del desarrollo personal, la igualdad de oportunidades y la integración social de las personas que padecen deficiencias son cualidades que, el Gobierno de La Rioja, considera merecedoras del reconocimiento de toda la sociedad riojana.

Además, el Ejecutivo regional destaca la atención integral que prestan a las personas con deficiencia psíquica y parálisis cerebral en las residencias, centros de día y centros especiales de empleo, incidiendo en la educación y promoción laboral como camino hacia la plena integración de estas personas.

ARPS

La Asociación Riojana Pro-Personas con Discapacidad Psíquica (ARPS) se constituyó en enero de 1964 como respuesta a la inquietud de un grupo de padres con hijos con discapacidad intelectual (D.I.), que consideraban fundamental la ayuda mutua y el compromiso de todos para poder satisfacer las necesidades de las personas con esta enfermedad y de sus familias.

Desde entonces, ARPS desempeña una impresionante labor de concienciación ciudadana y defensa de los derechos de las personas con D.I, además de colaborar con las administraciones públicas para crear servicios que permiten prestar un apoyo individualizado a las personas que padecen esta deficiencia.

APRS creó el primer centro educativo en 1965, la primera residencia de semana y centro laboral, en 1975. En 1980 implantó una delegación en Calahorra, creó el primer Centro Especial de Empleo de La Rioja y fue pionera en la creación, en 1990, de una residencia permanente. También ha creado programas de garantía social y de vivienda protegida especializada.

En estos momentos, más de 275 personas reciben servicios de ARPS, que cuenta con 301 socios activos, 354 socios colaboradores y 98 trabajadores.

La Asociación, declarada de Utilidad Pública por el Consejo de Ministros en 1970, ha recibido el premio Riojanos del año en 1983, el premio Bienestar Social de la Comunidad de La Rioja en 1996 y el reconocimiento a la labor realizada en pro de las personas con discapacidad psíquica del Ayuntamiento de Logroño en 2001.

Además, ARPS ha participado en la fundación de dos entidades jurídicas independientes en las que participa activamente: Feaps-La Rioja y la fundación Tutelar-Futurioja. Es miembro activo de entidades de promoción, reivindicaciones y representación del colectivo de personas con discapacidad, como CERMI-La Rioja, AEDIS y AFEM.

ASPACE

Por su parte, ASPACE-Rioja se creó hace 25 años a iniciativa de padres y profesionales que deseaban cubrir las carencias que entonces existían en nuestra Comunidad en la atención, tratamiento y educación de las personas con parálisis cerebral y deficiencias afines.

En 1984 crearon el Centro Educativo de ASPACE que prestó servicio a 15 niños durante los cursos 1984-85 y 1985-86, dado que en 1986 el Ministerio de Educación y Ciencia se hizo responsable de la educación y atención de los niños con parálisis cerebral en sus centros escolares.

Ante esta situación, ASPACE inicia una nueva etapa y comienza a trabajar en la integración laboral, con la apertura en 1987 del Centro Ocupacional; en la atención temprana mediante tratamiento ambulatorio y en la creación de servicios de ocio y respiro familiar. En esta época, ASPACE-Rioja organiza los Campeonatos Regionales de Deportes para personas con parálisis cerebral en 1990 y el Campeonato Nacional en 1991, con la participación de más de 300 deportistas de toda España.

La inauguración del nuevo Centro de Atención Integra en 1993 permite ampliar los servicios que ofrece la asociación al incluir un centro de día, al que se sumarán sucesivamente la Escuela de Padres, el Equipo Médico y el Servicio de Fisioterapia, el Centro Especial de Empleo (1996) y la Casa Residencia en el Casco Antiguo de Logroño en 2003, entre otros. Además, en 2005 creó la Fundación ASPACE-Rioja.

También hay que destacar la Marcha ASPACE, que se celebró por primera vez en 1985, y en estos años se ha ido convirtiendo en un referente de solidaridad y deporte para muchos riojanos.

ASPACE, que recibió el Premio Mercurio a la Mejor Entidad en 1998, cuenta con 364 socios y en 2006 prestó servicio a 260 personas con parálisis cerebral y deficiencias afines, sobre un censo total de 416 personas.